Por: Gloria Vélez

Cada vez es peor la situación en la carrera 42 entre las calles 50 y 51, ya que una bahía que se encuentra frente a dos edificios de uso residencial, ahora es utilizada como paradero de buses, lo que impide que sus habitantes, personas de la tercera edad y niños, puedan usar este espacio para ser descargados por sus transportadores o caminar libremente. ¡Solicitamos ayuda de Espacio Público!

Las opiniones, comentarios y sugerencias aquí expresadas no representan la opinión del periódico Centrópolis