Por: Roberto Jaramillo

Aún sin terminar las intervenciones en la avenida La Playa, ya los vendedores ambulantes volvieron a invadir las aceras en el sector del Edificio Coltejer. Es muy triste que en este renovado sector, que estaba pensado para el disfrute y tranquilidad de los peatones, el cúmulo de venteros ambulantes ocupa la mayor parte de la acera. Parece que las obras no son para el peatón sino para los venteros. De verdad necesitamos más control con el comercio informal.

Las opiniones, comentarios y sugerencias aquí expresadas no representan la opinión del periódico Centrópolis