Por: Víctor Vargas

Votar a conciencia es la única manera pacífica y coherente de realizar cambios políticos: no participar es dejar su destino en otras manos.

El abogado y docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, Andrés Úsuga, hace una cuenta muy sencilla para explicar por qué vender el voto, es el peor negocio democrático que puede hacer un ciudadano.

“Digamos que usted vende el voto por $100.000. Eso dividido en los 48 meses que tiene un presidente en el mandato, son como $2.000 por mes. ¿De verdad cree usted que vale la pena tener un mal gobernante por $2.000 al mes?”.

Y es que en una democracia participativa como la colombiana, los procesos electorales, es decir las votaciones, son el mayor ejercicio de poder al que puede acceder un ciudadano. Además, parafraseando al experto Jorge Humberto Botero, presidente de Fasecolda, votar es la manera de proteger nuestra democracia así esta no sea la más perfecta.

Votar es el derecho fundamental de cualquier ciudadano en Colombia

De allí que, cuando se acercan las votaciones para presidente de la República, la Escuela de Ciudadanía de CENTRÓPOLIS quiere recordar que el derecho y el deber de votar de todo ciudadano mayor de 18 años, es de gran importancia: es el momento de ser escuchado, de manifestar su opinión a través del sufragio (voto).

“Si se quiere que los cambios en una democracia sean legítimos, el voto es la vía. Las otras vías son las de hecho, por la fuerza, por las armas y esa no es la idea”, recalcó el profesor Úsuga.

A diferencia de otros países, en Colombia el voto es voluntario y los expertos consideran que es la mejor muestra de respeto por la voluntad del pueblo. Esta debería retribuirse con ciudadanos participativos. Aquí es cuando se hace necesario recordar la historia propia y la de otros países: la lucha por la democracia y los derechos ha sido tan dura y compleja, que no votar es una incomprensión.

Vender o comprar votos es un delito con una pena de cuatro a ocho años de prisión y multas entre 200 y 1.000 SMLMV

“El día de las elecciones es sublime. Es el día en que el concepto de igualdad se hace efectivo: su voto vale igual que el del empresario más poderoso o que el del mismo presidente”, expresó el abogado docente de UPB.

El voto nulo y el voto en blanco

En Colombia existe la posibilidad del voto en blanco. Es la opción del ciudadano de no votar por alguno de los candidatos en contienda.

En pocas palabras, es un voto de ‘rechazo’ que indica que, para esa persona, esos candidatos no son la opción correcta.

Para denunciar delitos electorales ingrese en www.pilasconelvoto.com, o contáctese a la Línea gratuita nacional 01 8000 112 101

Frente a esto hay un mito en Colombia: que el voto en blanco se suma al ganador y que con ello, en vez de manifestar un reproche, lo que se hace es ayudarle a triunfar.

“Ese rumor es falso. El voto en blanco no se suma al candidato que obtenga la mayor votación en las elecciones. Este se contabiliza independientemente, al igual que se hace con los sufragios alcanzados por cada candidato”, señala la Registraduría Nacional.

Antes de votar analice bien las propuestas de los candidatos y piense si ellas son realizables y si están acordes con sus intereses

Si gana el voto en blanco, se realizan de nuevo elecciones por una única vez. En ellas no pueden participar los candidatos que fueron ‘rechazados’ por los ciudadanos.

Ahora, cuando no es posible para los jurados identificar de manera clara la marcación por un candidato, ese voto se llama ‘voto nulo’. Marcar dos candidatos, no marcar ninguno, realizar tachaduras o salirse de las márgenes del candidato, también pueden agregar su voto a esa categoría.

Los votos nulos, así superen el número de votos válidos, no serán tenidos en cuenta para definir el ganador de las elecciones.

Beneficios para el votante

En Colombia votar, además del honor democrático, tiene una serie de beneficios adicionales.

Después de sufragar reclame al jurado el ‘Certificado Electoral’, la prueba de que usted votó. Conserve ese documento y tenga en cuenta que con ello usted puede obtener.

Medio día de descanso remunerado. Haga efectivo este beneficio antes de 30 días presentando el Certificado a su jefe inmediato.

Descuento del 10% en matrículas para universidades públicas.

Desempate a favor de quien haya votado en el concurso por un puesto de trabajo de carrera con el Estado.

De igual forma,  en caso de empate en un examen de ingreso a una universidad pública o privada, ganará quien haya votado. También aplica para desempates en subsidios de vivienda y becas educativas.