Con intervenciones livianas, llenas de colorido y evocación de naturaleza, la administración municipal afirma que se dan los primeros avances físicos para la prometida transformación de este corredor.

Por Alexander Barajas Maldonado

Desde el teatro Pablo Tobón hasta la Avenida Oriental, en las calzadas laterales de La Playa, recientemente el piso adoquinado exhibe cada tanto unas pinturas de pájaros y otros animales silvestres muy bien logradas, acompañadas de grandes materas.
Estas intervenciones ubicadas estratégicamente, hechas por talentosos grafiteros, no solo refrescan la vista sino que cumplen con la doble función de disminuir la marcha de los vehículos motorizados y facilitar el tránsito de peatones y ciclistas. Es lo que llaman los expertos “urbanismo táctico”.

Juan Camilo Gómez González, gerente de Movilidad Humana del Municipio de Medellín, lo explica mejor. “Con estos elementos se orienta el flujo de carros y motos, al mismo tiempo que se rescata espacio público para el peatón”.

Para Gómez, cada conjunto de pinturas en piso y materas es una isla de urbanismo táctico que no duda en llamar también “parques de bolsillo”. Y es evidente que cumplen con su objetivo. Es más, ya de eso se ha visto en otras partes de la ciudad como las calles aledañas al Parque Lleras y en los sectores de Carlos E. Restrepo y Conquistadores. De cualquier forma, por lo menos para La Playa, estas intervenciones livianas serán más efímeras de lo habitual y posiblemente su vida útil sea de máximo un par de años.

La causa para esto último no será el inevitable vandalismo (se está trabajando de la mano con la Secretaría de Seguridad y con la apropiación de la comunidad se espera que sea mínimo), sino que estas obras de urbanismo táctico son la fase previa para las obras duras que conformarán el corredor verde y semipeatonal de La Playa, anunciado por el alcalde Federico Gutiérrez el 30 de marzo, durante la presentación de su Plan Urbanístico y Ambiental para el centro.

El gerente de Movilidad Humana recalcó que estas intervenciones “harán que el peatón poco a poco vaya ganándose el espacio que tendrá, al igual que los residentes y comerciantes del sector se adecúen a la que será la futura dinámica del corredor”.

“Se respetarán los accesos a parqueaderos ya existentes, legalizados, de los apartamentos y negocios” agregó. Igual, La Playa no será totalmente peatonal, pues se dejará una franja de circulación central, rodeada de andenes arborizados de 15 metros a lado y lado, que conectará con un ritmo más pausado, el centro oriente alto con el centro oriente bajo.

Por lo menos eso se vio en los gráficos de presentación del alcalde, porque los diseños definitivos no están listos. “Los tendremos a finales del primer trimestre de 2018 y los trabajos empezarán a mitad de año. Si no hay inconvenientes, la nueva Playa estará lista en otros seis o diez meses después del arranque de las obras”.


Del Pablo Tobón a la Oriental se aprecia ya un vistoso abrebocas del futuro cambio de La Playa.