Si bien los tenis de contrabando no son la única mercancía aprehendida, sí es la más vistosa en ventas informales y locales intervenidos. Este año van cerca de 32 mil pares incautados.

Por: Alexander Barajas

La recurrente presencia de funcionarios civiles y uniformados en las calles del centro ha despertado un creciente interés entre los habituales visitantes del corazón de la ciudad. Se trata de operativos adelantados por funcionarios de la subsecretaría de Espacio Público, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), acompañados de la Fiscalía e incluso con abogados para la protección marcaria de firmas muy falsificadas como Adidas, Nike, Converse y Hugo Boss.

Abogados marcarios aseguran que en módulos del municipio se venden tenis falsificados y de contrabando.

Se les ha visto en los últimos días muy activos, principalmente en la zona comercial por excelencia del centro y de todo Medellín: el sector de Guayaquil. No se han “salvado” de estas acciones venteros informales ni centros comerciales. Según el mayor Miguel Castellanos, comandante de la Polfa Valle de Aburrá, “se han intervenido ocho centros comerciales: San Andresito, Medellín, Los Marinillos, Tres Vías, Megacentro, Palacio Nacional, Fénix y Metroplaza”.

Aseguró el uniformado que estos operativos se dan en desarrollo del plan de choque 100 días, “El que la hace la paga”, anunciado por el nuevo gobierno nacional. Y no es una sorpresa.

Empezando agosto, en una reunión en la Cámara Colombiana de la Infraestructura, el general Juan Carlos Buitrago, comandante nacional de la Polfa, convocó a voceros del comercio y funcionarios municipales y les adelantó lo que se está viendo y que parece ser un esfuerzo sostenido. El funcionario afirmó además que “las grandes mafias utilizan el tema de la informalidad para hacer un lavado de activos a través de grandes cantidades de mercancía ilegal”.

La Fiscalía continuará investigaciones que causarían extinción de dominio a inmuebles donde se comercialicen, fabriquen y almacenen estas mercancías ilegales.

Como dato adicional e interesante, el general Buitrago aseguró que se aplicará el polígrafo (detector de mentiras) a los policías involucrados en estas acciones para “combatir la corrupción y generar credibilidad y confianza en la institucionalidad”.

Criterios de legalidad

Al cierre de esta edición se presentó la sorpresiva salida, alegando motivos personales, de la subsecretaria de Espacio Público Beatriz Villegas. Semanas antes, la exfuncionaria reiteró en el comité de seguimiento a las ventas informales coordinado por la Procuraduría y del que hacen parte las asociaciones comerciales del centro, que la venta de mercancía ilegal sacaba a los venteros informales de los planes de reubicación y apoyo.

Ese ha sido siempre uno de los criterios a tener en cuenta para el estudio de vulnerabilidad con el que Espacio Público y otras dependencias municipales priorizarán las acciones para depurar y organizar las ventas informales. Es de esperarse que quien reemplace a Villegas siga por esa misma línea institucional, respaldada ahora con estas acciones que lideran la Polfa y la Dian.

Voceros de la Dian Bogotá comentaron que se hace “una lucha frontal contra el contrabando, fraude aduanero y lavado de activos” y que los operativos “no se centran en un sector específico, es para todas las mercancías y lugares, aunque el número de aprehensiones y valores más representativos se dan en confecciones, calzado, textiles, celulares y sus partes, gafas, productos cosméticos y aparatos eléctricos”.

Aparte de los operativos, seguirá la estrategia ‘Al día con la Dian’ que durante una semana se concentra en puntos de venta o acopio de alto riesgo.

Tanto desde la Polfa como la Dian, al igual que Espacio Público, se afirma que los operativos continuarán en el centro, inclusive en la temporada decembrina. “Priorizaremos zonas críticas como La Playa, Carabobo Norte, Carabobo Centro, Paseo Bolívar, Avenida Oriental y Junín. Para eso se cuenta con 22 móviles y 400 promotores divididos en diferentes cuadrantes”.

“Chiviada” y de contrabando

Luego de 1.446 procedimientos se aprehendieron 162.455 unidades de confecciones, 959 unidades de autopartes, 31.992 unidades de bisutería, 31.719 pares de calzado, 450 teléfonos celulares, 1.110 unidades de partes para computador, 108.579 unidades de elementos de aseo, 283.569 unidades de elementos de oficina, 92 unidades de electrodomésticos, 37.302 unidades de juguetes, 11.724 unidades de perfumes, y entre otras mercancías 616.347 unidades. Todo avaluado en $7.204 millones. Estas mercancías, según el artículo 637 del Decreto 390 de 2016, quedan a disposición de las autoridades nacionales para venta, donación, asignación, destrucción y/o gestión de residuos, chatarrización, y dación en pago.