Hace tan solo un mes, en el editorial de la edición de agosto, invitamos a nuestros lectores y ciudadanos que transitan el centro, a cuidar las nuevas zonas verdes que se han venido generando en el plan de intervención que la Alcaldía de Medellín desarrolla en toda la comuna 10. Hoy nuestro llamado cobra vital importancia, pues ya se presentan daños y robos a estas obras que tanto aportan al mejoramiento de nuestro centro.

Hasta ahora han sido entregados los corredores verdes de la Avenida Oriental, Los Huesos, Argentina y un tramo de Paseo Bolívar, zonas en las que ya es palpable el cambio positivo en el paisaje.

Las obras de intervención que se adelantan son ejecutadas gracias al pago de impuestos que los ciudadanos de Medellín hacemos, por ello todos somos gestores y a la vez responsables de cuidar las obras. Todos de alguna manera hemos contribuido con nuestro dinero a que haya mejoramiento de andenes, más zonas verdes, mejores vías y parques más adecuados para el disfrute ciudadano.

“Unamos fuerzas y protejamos el espacio público, ese que se viene transformando gracias al interés de la Alcaldía y al esfuerzo de los ciudadanos”

Sin embargo, en los últimos días se ha acrecentado el vandalismo a estas obras, especialmente sobre el corredor de la Avenida Oriental, el cual fue concluido hace un par de meses y entregado oficialmente por el alcalde Federico Gutiérrez el pasado 4 de septiembre.  La situación es preocupante, pues la obra ya muestra alto deterioro en diversos sectores como el Parque San Antonio y cerca al Centro Comercial Villanueva. Allí hay evidencia del robo de matas y arbustos y gran cantidad de basura. Adicional a esto, se han empezado a generar “pasos peatonales” no autorizados, en los cuales las personas ponen en peligro su vida al tener que saltar las barreras metálicas instaladas para proteger el separador y la integridad de quienes deben cruzar tan importante vía.

Sabemos del compromiso de la Secretaría de Infraestructura para continuar cuidando los espacios que se han afectado por las malas prácticas ciudadanas, pues permanentemente se hace mantenimiento del material vegetal, resiembra, fumigación y riego, con lo que se propende por su sobrevivencia, pero no se entiende entonces cómo un pequeño grupo de personas inconscientes, puede afectar el anhelo de toda la ciudadanía, no solo robando parte de las plantas ya sembradas, sino también pisándolas y generando focos de basura que echan al traste la cuantiosa inversión realizada que solo busca el beneficio de los medellinenses.

Unamos fuerzas y protejamos el espacio público, ese que se viene transformando gracias al interés de la Alcaldía y al esfuerzo de los ciudadanos, pues reiteramos que estas obras solo pueden llevarse a cabo con el pago de impuestos que realizamos, en el que tal vez unos pongan más que otros, pero que al final es el resultado del esfuerzo conjunto. Así que apropiémonos y juguémonosla por su protección.