Esta iniciativa les propone construir un proyecto de vida que se base en el estudio, el empleo o el emprendimiento, con oportunidades reales y confianza en el resultado.

Por: Íngrid Cruz Riaño

Son 1080 niños, adolescentes y jóvenes de la ciudad los participantes en el programa ‘Parceros’. Ellos tienen una oportunidad única, para elegir su futuro con educación, empleo o emprendimiento. Todos, de acuerdo con los estudios de la Alcaldía de Medellín, son precisamente población en riesgo de ingresar o permanecer en estructuras ilegales.

La primera cohorte de Parceros es de 365 jóvenes, de los cuales 284 se graduaron el pasado 21 de agosto y 81 están en proceso (etapa de acompañamiento). La segunda y tercera cohorte es de 720 chicos.

Conozca en este video cómo fue creada la estrategia de “Parceros”

“´Parceros´ es una estrategia definitiva para recuperar la confianza y vencer los lugares de miedo en Medellín. Se trata de una estrategia dirigida a los jóvenes entre los 10 y los 28 años de edad, dividida en dos grupos, los de 10 a 17, y los de 18 a 28, que por las dinámicas en las que han crecido o por los entornos en los que han participado han sido niños, niñas, jóvenes y adolescentes explotados por las estructuras criminales con un altísimo riesgo de pertenecer a estas estructuras”, dice el Secretario de Seguridad y Convivencia de Medellín, Andrés Tobón Villada.

Se compone de dos etapas, la primera dura seis meses en la que construyen su proyecto de vida y reciben formación en competencias psicosociales con énfasis en habilidades para la vida, como manejo de problemas y conflictos, relaciones interpersonales, toma de decisiones, empatía, autoconocimiento y control de las emociones, tensiones y estrés. Y la segunda fase es la construcción de oportunidades de educación, trabajo o emprendimiento.

Le puede interesar: Fondos Sapiencia acercan a la educación superior

“El día que llegaron no quería participar, pero cuando me dijeron de qué se trataba invité a mis amigos para que entraran. Soy parte del proceso, no desistí. De verdad cambió mi vida, estudié, me capacité, y voy a montar mi negocio propio. Superé los miedos, las inseguridades y me di cuenta de las opciones que tengo, de que sí soy capaz”, afirmó Jessica Johana Mosquera, una de las beneficiadas y que en solo unos meses logró sacar adelante su propio negocio de emprendimiento con un taller de confecciones. El programa, además, beneficia a su pareja y a su hijo.

Estos jóvenes cuentan con un acompañamiento de un profesional en psicología o trabajo social a nivel individual, familiar y grupal durante todo el proceso. Dicho profesor es como un padrino al que se le denomina parcero, cada uno de ellos tiene a su cargo un grupo de 30 chicos. Esa relación inicia desde que los profesionales recorren los barrios de la ciudad puerta a puerta para seleccionar a los adolescentes y jóvenes que harían parte de este proyecto basándose en el análisis de sus aptitudes y potencial para encaminar sus habilidades en el campo educativo y laboral.

“Parceros es un programa único en la historia de Medellín porque buscamos a los jóvenes uno a uno, o sea, tocando puertas casa por casa para arrebatárselos a las estructuras ilegales, las cuales los han incorporado basándose en un discurso constituido por el miedo. La Alcaldía de Medellín, el empresariado, la sociedad civil, la academia, tienen un discurso totalmente distinto basado en la confianza que queremos depositar en estos niños, adolescentes y jóvenes para que estén del lado de las oportunidades, de la legalidad. Este proyecto le apuesta a arrebatarle a la criminalidad esa triste mano de obra que han construido a punta de engaños, mentiras y destrucción”, explica el Secretario.

“Me han ayudado a ver que no somos rivales solo por ser de barrios diferentes. Me han dicho: hay fronteras de acá a allá, si usted pasa le ocurre algo. Acá la gente me ha enseñado que no es así, que yo puedo cruzar esas fronteras siendo amigos de esas personas sin necesidad de llegar a violentarnos”, dice Natalia, una de las graduadas y que ya está en su propio proyecto de emprendimiento.

La meta es que el programa Parceros sea una política pública de ciudad. Ya fue radicado el proyecto en el Concejo de Medellín para que sea un Acuerdo Municipal y, de esta manera, esta iniciativa pueda continuar en las administraciones que siguen.

Con “Parceros”, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de la ciudad tienen un camino sembrado de oportunidades para lograr sus sueños y para salir de ese espiral de violencia que, de una buena vez, Medellín quiere superar.