Los retos del Plan Habitacional de Medellín para la comuna 10

Dic 7, 2019 | Comunidad, Infraestructura, Principal

Este año culminó la actualización del plan que regirá la construcción y regulación de la vivienda en Medellín durante la próxima década. Estos son algunos de los aspectos que se abordaron desde el centro de la ciudad.

Por Valentina Herrera

Intervenciones físicas que respeten la arquitectura de casas y edificios y que procuren además garantizar la permanencia de los moradores tradicionales, así como la formalización de los inquilinatos, son los principales retos planteados para la comuna 10 en el Plan Habitacional de Medellín hasta el 2030.

Este documento contiene las recomendaciones y estrategias por implementar para la ciudad en los próximos 10 años, en relación con el uso residencial del suelo de la capital antioqueña, teniendo en cuenta las necesidades y características de cada territorio.

Este plan, es a su vez, un instrumento que estudia y crea un diagnóstico del subsistema habitacional de Medellín y se incorpora al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), como el componente que aborda aspectos de cobertura, calidad habitacional, desarrollo institucional y modelo de gestión, todo esto partiendo de la participación ciudadana y los derechos humanos.

El Plan Habitacional y el POT deben tener en cuenta proteger al morador tradicional del centro, que quiere permanecer como habitante de la comuna 10.

Así las cosas, para la construcción del plan, la ciudad se divide en zonas que incluyen varias comunas. La Candelaria hace parte de la tres. Lucía Franco, su coordinadora, contó que para esta nueva edición del plan se han adelantado varios talleres con los profesionales, líderes de proyecto y habitantes de la comuna. “Ha sido un proceso muy enriquecedor de parte y parte, una participación muy nutrida y con mucho compromiso de los habitantes, pues son en su mayoría, líderes empoderados de su territorio y que además han participado en otras mesas, por lo que tienen una visión muy crítica”, anotó Franco.

Según la profesional, durante estos encuentros se han analizado diferentes temas y problemáticas que hoy vive el urbanismo del centro o que podrían darse con las futuras intervenciones proyectadas.  “Hay una crítica muy fuerte al POT, pues en muchas ocasiones no se tiene en cuenta al morador que se ha quedado y quiere quedarse por su arraigo al lugar que ha habitado por generaciones o porque conoce el valor que tienen estos sitios. Por ello, es que los residentes prefieren hablar de una rehabilitación urbana más allá de la renovación”, relató la funcionaria.

También, una de las preocupaciones y a su vez peticiones de la mayoría de los residentes de la comuna 10 es que se protejan las fachadas y estructuras arquitectónicas, sin importar si son patrimoniales o no, pues las construcciones de los años 50 y 60, también hacen parte de un paisaje urbano que se debe proteger, pues habla de un momento histórico de la ciudad.

Los planes de protección arquitectónica deben ir más allá de los bienes patrimoniales e incluir aquellas obras que hablan de diferentes épocas de la ciudad.

El Plan Estratégico Habitacional fue construido con la comunidad y se ejecutará durante los próximos 10 años.

Cristina Poveda, coordinadora de la Mesa de Vivienda y Hábitat de la comuna 10, afirmó que durante los talleres y encuentros, también socializaron los perjuicios que dejaron algunas de las recientes intervenciones físicas o cambios en el POT como lo es el uso de suelos. “Son problemáticas que exponemos quienes vivimos acá y pagamos impuestos, pues no es justo que nuestra comuna tenga un uso mixto y no haya control sobre las discotecas o bares, por ejemplo. Eso no es coherente con la intención de querer que la gente siga viviendo o llegue a vivir al centro”, agregó.

Inquilinatos, otro foco de trabajo Con el pasar de los años, las casas grandes y amplias del centro pasaron de ser habitadas por familias numerosas a acoger a personas de diferentes partes de la ciudad y el departamento. Los inquilinatos, en su mayoría privados, son el común denominador de zonas como Prado o Niquitao.

Juan Camilo Ochoa, líder del equipo de Gestión Estratégica del Isvimed, resaltó que entre los hallazgos del diagnóstico está el reto de los inquilinatos, por eso, durante el proceso de actualización del Plan Habitacional, se logró la aprobación por parte del Concejo de Medellín, de la Política Pública de Inquilinatos.

Ante esto, Poveda aseguró que desde la comuna 10 no rechazan la presencia de inquilinatos, pero sí piden que estos tengan todas las condiciones

de vida que requieren las personas, como lo son la disponibilidad de baños, servicios y aspectos de salubridad. Lo que falta y lo que sigue Ochoa contó que esta actualización del plan comenzó a realizarse desde 2017, con el acompañamiento de la Universidad Nacional. En las primeras etapas se trabajó con diferentes actores territoriales e institucionales en levantar un diagnóstico y unos lineamientos, proceso en el que también participó un comité técnico que incluye el sector público y organizaciones no gubernamentales. “Luego pasamos a la consolidación de los documentos de trabajo, y a finales del mes pasado, se presentaron al Consejo Consultivo de La Política Pública Habitacional de Medellín, que articula a todas las instituciones que trabajarán en la implementación de los lineamientos establecidos”, puntualizó Ochoa.

1 Comentario

  1. Carlos M

    Sin duda falta mucha capacidad por parte de la cuidad para ejercer control sobre los territorios. Me quedo con la frase: “establecen usos mixtos del suelo y no ejercen control sobre bares y discotecas”. Igual pasa en el recién paseo de Bolívar, ayer pasé por ahí, está saturado de vendedores y algunos comerciantes con música a todo volumen en plena vía pública. Se pregunta uno cuál es la función de Espacio público.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Más noticias