Las leyes, decretos, ordenanzas, acuerdos y resoluciones, ayudan a regular la convivencia entre los ciudadanos y sus intereses particulares. ¿Cuál es la diferencia entre estos? Le explicamos.

Por: Víctor Vargas

Cada cabeza es un mundo, como dice una conocida canción. Y precisamente por ello es que desde que los hombres viven en comunidad, comparten espacios, recursos y actividades, se hizo necesario crear reglas para organizar esa convivencia.

Sin ellas, las necesidades, convicciones, derechos o intereses de una persona se pondrían sobre los de otra, o peor aún, sin esas normas y parámetros, no se sabría quién actúa dentro de lo considerado correcto o incorrecto, derivándose en abusos, desorden y violencia.

En Colombia, y siguiendo una tradición jurídica, tenemos diversos niveles de normas para organizar el funcionamiento de la sociedad y garantizar además los derechos de los ciudadanos. Se trata en su orden de las Leyes, los Decretos, las Ordenanzas, los Acuerdos y las Resoluciones.

Además de las normas legales, en las sociedades existen reglas religiosas, morales y sociales. Todas buscan regular la convivencia.

Las leyes

“Las leyes nos dicen lo que es permitido y lo que es prohibido hacer en Colombia. Así si todos las cumplimos podríamos lograr que existan menos conflictos en la población”, explica el Congreso de la República en su sitio web.

Pero, ¿de dónde nacen las leyes? Las leyes se crean para regular un tema en particular, por ejemplo el tránsito en el país. Esa Ley para poner normas a la manera en que funciona la movilidad en Colombia, por ejemplo, la puede proponer un congresista, un alto funcionario del Estado o los ciudadanos a través de una iniciativa popular. Para esta última se debe contar con el 5% del censo electoral.

El primer paso de una ley es cuando se presenta la iniciativa como ‘Proyecto de ley’ y para definir si puede ser aplicada en la sociedad debe estudiarse en las llamadas ‘Comisiones’, grupos de congresistas conocedores de determinados temas.

Para su aprobación se hacen cuatro debates, dos en la Cámara y dos en el Senado. Si la ley es aceptada en esos cuatro espacios, pasa a lo que se llama ‘sanción presidencial’, en la que el presidente firma que también aprueba la nueva norma y puede empezar a aplicarse.

En los casos de las leyes, ordenanzas y acuerdos, cuando los proyectos se presentan, se les asignan dentro del Congreso, Asamblea y Concejo, unos ponentes que serán quienes los estudien y gestionen dentro de sus organizaciones.

En ese orden de ideas, el proceso de una ley está integrado por las fases de iniciativa, debate y sanción.

Ahora, en Colombia hay un orden jerárquico de las normas. La regla máxima es la Constitución, luego le siguen las leyes, los decretos, las ordenanzas, los acuerdos y finalmente las resoluciones. Así las cosas, un acuerdo no está por encima de una ley, por ejemplo.

Es por ello que para derogar una norma, es decir ‘dejar sin efecto’, se requiere una de la misma categoría que lo haga: una ley se deroga con otra ley en la que además de poner las nuevas condiciones, se deja en claro que la anterior ya no será válida. Esto aplica en todos los niveles ya citados y puede tener efecto para la norma en su totalidad o para modificar algunos de sus artículos que requieran cambiarse.

Los decretos

Mientras las leyes son normas aprobadas por el Congreso, es decir la Rama Legislativa, los decretos son normas que expide la Rama Ejecutiva, es decir el presidente, y no requieren debates. Normalmente se usan para casos de urgente necesidad o para una situación especial.

Las ordenanzas departamentales

Si las leyes son gestadas a nivel nacional, las ordenanzas son creadas a nivel departamental por las Asambleas y solo tienen efecto dentro de su territorio. Este proceso requiere tres debates.

Los ‘Proyectos de Ordenanzas’ pueden ser presentados por el gobernador, los diputados y el contralor, si el tema es de su competencia.

Lea también sobre el papel de los alcaldes y gobernadores en la política colombiana

Los acuerdos municipales

Son las normas a nivel municipal, aprobadas por los Concejos Municipales y con efecto exclusivo en su territorio. Los ‘Proyectos de acuerdo’ pueden ser presentados por el alcalde, las bancadas de los partidos, concejales, personero y contralor del municipio en asuntos de su interés. También pueden ser presentadas por las Juntas Administradoras Locales (JAL) o por iniciativa popular. En el caso de los acuerdos, se requieren dos debates para ser aprobados.

Los Planes de Desarrollo de los municipios deben ser aprobados por Acuerdo Municipal y en este caso los presenta el alcalde.

Las resoluciones

Las resoluciones se asimilan al decreto, pero son dictadas por el jefe de un servicio público, como por ejemplo un Secretario de despacho en los municipios, para regular temas específicos.

Es decir, tienen un alcance limitado a su ámbito de servicio, sin embargo, por su flexibilidad pueden tener alcance nacional o local, e impactan de gran manera a los ciudadanos  ya que llegan a los asuntos más cotidianos de la sociedad y son menos rígidas que las leyes.

Lea también “hablemos sobre partidos políticos en Colombia”