Se estableció para el martes, 24 de abril, el día sin carro y sin moto en la ciudad y sus corregimientos, el cual iniciará desde las 7:00 a.m. y se extenderá hasta las 7:00 p.m.

Esta medida, que se hace en el marco del Día de la Tierra, se realiza desde hace 10 años.

Se recomienda hacer uso de medios de transporte sostenibles como el Metro, Metroplús, Tranvía, buses, taxis y bicicletas.

Los carros particulares con tres ocupantes o más y motocicletas con sus dos ocupantes estarán exentos de la medida del día sin carro y moto. La medida del pico y placa no aplicará para este día.

Las vías exentas del día sin carro y moto son: Av.Las Palmas, La Triada, el sistema vial del río, Autopista Norte, Autopista Medellín – Bogotá y la calzada Norte y Sur paralelas a la quebrada La Iguaná desde Autopista Sur hasta la vía al Túnel de Occidente.

Recuerde que el incumplimiento del día sin carro y moto se sancionará con la infracción C14 del CNT, correspondiente a 15 SMLDV que equivalen a $390.615 e inmovilización del vehículo.

Lea también: ¿Por fin habrá carril exclusivo de Metroplús en la Avenida Oriental?

Algunos de los vehículos exentos son:

• Vehículos particulares en los que se transporten tres personas o más, de acuerdo con la capacidad autorizada.
• Motocicletas en las que se transporten dos personas.
• Vehículos de emergencia y los requeridos para la atención de siniestros, siempre que se encuentren demarcados con identificación permanente.
• Vehículos particulares y oficiales que usen  gas natural vehicular o energía eléctrica, siempre y cuando lo acrediten.
• Vehículos de transporte público.
• Vehículos de transporte especial debidamente acreditados ante la autoridad competente, demarcados con identificación permanente.
•  Motocicletas que presten servicio de asistencia jurídica por parte de aseguradoras legalmente establecidas, de domicilios, de mensajería o que transporten mercancía, y que acrediten la pertenencia a una empresa certificada, cuyos conductores se encuentren identificados.

También le puede interesar: Del chocolate de Las Palmas a las comidas callejeras del centro