Search
Generic filters

Hay vida, hay estudio, hay centro  

Nov 15, 2020 | Comunidad, Educación

De las 85.000 personas que viven en la comuna 10, cerca de 20.000 están en edad escolar. Conozca la historia de tres de ellas y por qué consideran que el centro de Medellín es un lugar ideal para vivir y estudiar. 

Por: Juan Moreno 

Aún hay gente que vive y estudia en el centro de Medellín. No tiene que salir prácticamente de la Comuna 10 en su día a día, no tiene que “bajar al centro” ni tomar dos o tres buses o una ruta escolar para atravesar la ciudad en busca del conocimiento. Es gente que no llega aletargada a clase, que camina, y que está feliz de vivir en esta zona y de estudiar en ella. Las hay que, incluso, estudian dos carreras, que pasan en estas instituciones los mejores días de sus jóvenes vidas porque afuera la calle está dura. Hay vida, hay estudio. Hay centro.  

Reportaje gráfico: ¿Es posible un centro sin estudiantes?

En los 73.563 metros cuadrados que conforman lo que se denomina geográficamente como el centro de Medellín tienen asiento múltiples centros educativos públicos y privados, desde el preescolar hasta las instituciones universitarias, y como si fuera poco, los primeros edificios para este menester datan de hace 185 años con la sede de la Universidad de Antioquia donde hoy es el Paraninfo, ahí en la Plazuela San Ignacio. 

En los 17 barrios de la Comuna 10 viven cerca de 85.000 personas según la más reciente Encuesta de Calidad de Vida del Municipio de Medellín, de ellas, cerca de 20.000 en edad escolar de algún tipo. Según información de la Secretaría de Educación, en el centro de Medellín hay 31 establecimientos educativos para la educación inicial, mientras que existen 58 instituciones para la educación regular y 20 más que ofrecen educación superior y, a través del desarrollo del Mapaguía educativo del centro de Medellín, CORPOCENTRO también ha mapeado 58 centros de estudios técnicos laborales. De ellos, recogimos tres historias.  

El centro tiene cerca de 85.000 habitantes en 17 barrios, casi 20.000 de ellos están en edad escolar, desde prescolar hasta universitaria. 

Catalina, cultura y academia  

Como gestora cultural, Catalina Orozco sabe que La candelaria es un epicentro de las manifestaciones artísticas en Medellín, donde las academias, los grupos, colectivos y diferentes organizaciones que cuentan la expresión de los pueblos se dan silvestres por toda la zona. Tal vez por eso, en parte eligió vivir en la Comuna 10. “Vivo en la calle Bomboná hace cinco años, pero llevo 12 trabajando en el centro, así que gran parte de mis amigos, mi circulo cercano, y algunos familiares, residen en esta zona. Por eso y por la facilidad de llegar a la oficina y a la universidad elegí vivir aquí”.  

En su afán de conocimiento, Catalina estudia dos carreras: gestión administrativa en el ITM de Boston y se prepara para ser asistente de mercadeo digital gracias al curso que adelanta en el Politécnico Andino Iberoamericano, en Bolivia con Girardot.  “Lo mejor de estudiar en el centro es que mis desplazamientos son cortos, así optimizo mucho el tiempo”.   

Sin temores 

Catalina es también una defensora de habitar masivamente la Comuna 10. “Mientras más habitemos el centro, se desplaza la inseguridad y podremos hacer uso de todos los equipamientos y disfrutar de la vida nocturna de esta zona. Eso para mí sería ideal”. También resalta la cercanía de todo lo que requiere en su vida diaria como supermercados, teatros, centros comerciales, aunque se lamenta que en días como los domingos cuando busca alternativas para realizar alguna actividad lúdica o de esparcimiento, todo está cerrado. “Pero el centro es un lugar mágico que te permite ver todas las realidades en un solo lugar. Recomendaré siempre vivir y/o estudiar aquí”.  

Lea también: Las maquinas de escribir que liberaron a las mujeres. 

Sara, lo bueno de tenerlo todo cerca

Con su voz de niña tranquila, Sara Guisao dice que hace 12 años vive en el barrio Boston, el más habitado de la Comuna 10.  “Mis padres eligieron este sector de la ciudad porque es un sitio que queda cerca a todo y, aunque no lo crean, es muy tranquilo. Es un barrio callado y con mucha historia, aquí vivieron mis abuelos y casi toda mi familia y eso es muy importante para mí”. Ella destaca también que queda cerca a todo y que no tiene que usar mucho el transporte público. Recuerda con alegría su reciente infancia, la vida de barrio de Boston que aun permite los juegos de la calle como ponchado, yeimi, escondidijos. “Tal vez lo menos bueno es que ya hay muchos habitantes de calle, lo cual es molesto para los vecinos porque riegan la basura y  aumentan los daños”.  

Sara estudia fonoaudiología en la Fundación Universitaria María Cano (FUMC), una carrera que eligió luego de dejar otra que ya adelantaba en la Universidad de Antioquia. “La FUMC era la única universidad que tenía la carrera de fonoaudiología y aparte me queda cerca a la casa, o sea, tenía todos los pro para estudiarla allá. Me encanta porque tengo muy buen acceso y hay muchas formas de llegar… puedo salir con mis compañeros de clase e ir a un montón de sitios cercanos sin dudarlo ni pensarlo mucho”, agrega. . 

Para ella el centro es un sitio ideal para estudiar por la practicidad en los desplazamientos, aunque la atemoriza un poco el tema de la inseguridad en la zona cercana a la universidad. “Sobre todo por las calles Bolivia y Argentina. 

Su visión actual del centro 

Como muchos habitantes de la zona, Sara tiene varias formas de ver la comuna menos poblada de Medellín. “Es bonito si lo miro con los ojos desde lo cultural y lo histórico. El centro es un sitio que se está reinventando, que quiere mejorar cada día. A diario se ven cosas diferentes y eso me parece muy bonito. Por otra parte el centro va más allá de El Hueco, de la algarabía y los atracos. El centro es tranquilidad, es paz, es cultura. Es una bonita experiencia. El hecho de ver y encontrarse con la gente y escucharle sus historias es muy bonito, Eso me llena el alma”. 

Manuela, la nostalgia   

Hasta hace un mes y medio Manuela Correa vivió en el centro, cerca a Buenos Aires. Lo hizo mientras estudió su carrera también en la María Cano. O sea, eligió primero la universidad y luego la vivienda. Por motivos familiares ahora está en La Ceja y añora la vida en esta zona de Medellín. “Mi mamá escogió el centro para que a mí me quedara cerca la universidad y a ella sus diligencias de salud pues se encontraba un poco enferma”. (Hace poco falleció). 

Dice Manuela que le encantó la experiencia de vivir y estudiar en el centro. “Es un lugar donde confluyen un montón de situaciones, de personas, y todo se logra armonizar en cuanto a la vivienda, a la convivencia, a la transformación que ha venido teniendo el centro. Hay situaciones buenas y malas que te enseñan todo el tiempo, para mí eso es lo mejor de vivir en el centro. Eso y la cantidad de lugares para salir, visitar, escuchar música…Yo soy muy de salir, de sentarme en las aceras y ciertos lugares del centro te permiten eso”.  

Todo cerca 

Como nuestras anteriores entrevistadas, a Manuela lo que más le gusta de vivir en el centro es la cercanía a todos los lugares que necesita ir, comenzando por la propia universidad. “Yo aprovechaba mucho el centro para caminarlo, sobre todo en La Playa, en la Oriental, por el Coltejer, el Paseo Junín. Me encantaba para caminar y ver cosas diferentes todos los días”. 

Finalmente para Manuela el centro es un buen lugar para estudiar por la cantidad de opciones educativas, que permiten contrastar y escoger. “También es un lugar para reflexionar, sobre todo ahora en épocas de pandemia, porque el centro es un lugar que permite evaluar y mejorar la convivencia de las personas con su ciudad. El centro es un lugar enigmático, 100% recomiendo vivir y estudiar en el centro. Mi sueño es vivir en uno de esos apartamentos de La Playa en el último piso. Me encanta porque siempre se está a la vanguardia de todo cuando se vive aquí”.  

Hay más de 50 opciones de centros educativos para escoger dónde estudiar en la Comuna 10.  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Más noticias