El 31 de octubre se celebra Halloween en muchos países alrededor del mundo. Los disfraces se ven por doquier y la creatividad de los niños y sus padres se puede apreciar a simple vista y aunque la diversión es parte esencial en esta tradicional fecha, tomar precauciones, saber cómo actuar en diferentes escenarios y tener la información pertinente puede ser determinante para evitar incidentes.

A continuación podrá encontrar algunas recomendaciones para vivir un Halloween más seguro.

Antes de salir

• Tenga presente si va a salir con un menor, que este debe tener un disfraz cómodo. Hay adornos o telas que pueden causar alergias, mucho calor o incomodidad.
• Verifique que tenga la documentación necesaria, tanto suya como la del menor con el que saldrá a las calles: documento de identificación y de salud.
• Es recomendable que introduzca en los bolsillos del disfraz del pequeño una nota donde especifique su nombre y el número de teléfono del adulto que lo acompaña.
• Converse con el pequeño y explíquele cuál será el protocolo, a dónde irán y, nunca está demás, comentarle qué hacer en caso de extravío.
• Acuerde con el menor un lugar de encuentro en caso de pérdida.
• Si los menores tienen muy corta edad procure salir a pedir los dulces durante el día. En la noche estarán muy cansados y no disfrutarán.

Si va a un centro comercial

• Nunca suelte a los menores de la mano.
• Procure hacer los recorridos en grupo y, de ser posible, organícelos con antelación.
• No deje a ningún menor al cuidado de un desconocido, así sea solo por algunos minutos.
• Haga un control adecuado de la cantidad de azúcar que consumen los niños, el exceso puede enfermarlos.
• Verifique que los dulces que reciben los niños estén bien sellados y antes de consumirlos revise el color y el olor, esto le dará pistas si están en buen estado.

Si va a transitar por las calles, recuerde:

• Use los cruces peatonales para pasar la calle y respete el semáforo.
• Evite transitar por lugares oscuros o solitarios.
• Notifique a la policía sobre personas sospechosas y enseñe a los niños cómo llamar al 123 en caso de que se pierdan.