Por Carlos Quevedo

Es penoso ver cómo están los adoquines de la carrera Palacé entre las calles Colombia y Primero de mayo. Muchos de estos están sueltos, otros rotos y el estado de la calle en general es lamentable y resulta hasta peligroso para quienes transitamos por la zona. Con una calle así, un accidente es bastante probable.

Las opiniones, comentarios y sugerencias aquí expresadas no representan la opinión del periódico Centrópolis