Hacia una ciudad caminable

Abr 10, 2019 | Abril 2019, Edición 240, Espacio público, Movilidad

Ocho principios para una Ciudad Caminable fue el tema central del WorkShop realizado el pasado 20 de marzo por FundaPeatón con apoyo del Área Metropolitana. Aquí los resultados de este importante encuentro.

Por Ana Carolina Sánchez

William, como llamaremos a un niño de aproximadamente 10 años que vive en el barrio Niquitao, hizo parte del recorrido central del WorkShop: Ocho principios para una Ciudad Caminable, que se realizó por las calles de su barrio. Con la simpatía característica de la edad, nos contó cómo, por esos andenes irregulares del Palo, comparte espacio con motos y productos exhibidos cada vez que sale a comprar algunos insumos que le encarga su madre, camina hacia su escuela e incluso corre, cuando juega con su hermano “rin rin corre corre”, juego tradicional en el que los menores tocan la puerta y salen corriendo.

Y es que la importancia del espacio público y las rutas camineras en el centro de Medellín no son solo para los miles de visitantes que llegan cada día a trabajar, visitar el médico o realizar alguna diligencia. El centro sigue siendo una comuna con gran cantidad de familias y menores que, en su día a día, hacen maromas para disfrutar de un espacio público limitado. Se trata de una necesidad social y económica.

Para el concejal Daniel Carvalho Mejía “el centro es el lugar más visitado en la ciudad y donde más desplazamiento peatonales hay, por eso es importante pensarlo desde la mirada del peatón. Mientras más peatones haya le va mejor al comercio e incluso hay más seguridad”. Pero esta mirada es relativamente nueva en la agenda pública de la ciudad. A principios de este milenio, en Medellín, llovían las críticas cuando la administración hablaba de ciclorrutas, para muchos era “botar la plata” o un capricho del alcalde del momento. Hablar de rutas camineras era más extraño todavía. Hoy, sin duda, son un tema obligado para cualquier administración local o metropolitana, pues además de ser una gran opción para contribuir con el cuidado del medio ambiente y la movilidad, es una inversión de desarrollo sostenible.

En el pasado WorkShop, Eugenio Prieto, director del Área Metropolitana, expuso los avances en la inversión que se viene realizando en cuanto a movilidad activa, con infraestructura incluyente y segura. Solo en Medellín la meta son 80 kilómetros, de los cuales el Área Metropolitana pondrá 20, además de cultura y estímulos para las empresas que se vinculen a promover el uso de la bicicleta y a la caminabilidad.

Por su parte, el arquitecto Armando Arteaga Restrepo, de la Universidad Nacional, expresó “es importante que la gente quiera volver a vivir en el centro, para lo cual no se requiere solo una oferta inmobiliaria interesante, hay que sumar diferentes iniciativas como lo que acaba de pasar en el Paseo Bolívar: acondicionar el espacio público, no cobrar los servicios de cercanía y mejorar las condiciones de seguridad. Devolverle al centro lo que algún día tuvo, y eso toma su tiempo”.

Como invitado especial del encuentro estuvo el Inglés Jim Walker, fundador de Walk21 y asesor internacional de políticas públicas, quien incitó a los asistentes y en especial a los funcionarios públicos, a pensar en ocho puntos:

  1. Movilidad inclusiva: El 80% de la movilidad peatonal se da en los estratos bajos.
  2. Espacios diseñados para la gente: Un ejemplo de esto es Copenhague, donde se mide la apropiación y el disfrute del espacio público, según el número de personas que se besan en este.
  3. Mejor integración con las redes de transporte público: El 80% del tiempo que los usuarios del transporte público asignan para su desplazamiento, lo gastan caminando.
  4. Planeación especial y usos del suelo favorable: Las intervenciones propeatón aumentan en un 40% las ventas del comercio.
  5. Disminución del riesgo vial: 1790 peatones mueren al año en Colombia.
  6. Crimen y miedo: Muchas mujeres se sienten más seguras caminando que en el transporte público, por el acoso de algunos usuarios.
  7. Apoyo de las autoridades.
  8. Cultura de Caminar: Es el resultado de implementar los anteriores pasos.

Paseo Bolívar es un ejemplo de ciudad caminable. Allí el peatón es el protagonista.

Para complementar esta intervención, el arquitecto Diego Mauricio Echeverri, experto en movilidad y Seguridad Vial de FundaPeatón, presentó una iniciativa única en el mundo, a través de la cual se está realizando un plan piloto en el barrio Niquitao, para estudiar los pasos de 50 menores, registrar 2500 experiencias y tener en cuenta sus necesidades para documentar sugerencias que posteriormente se presentarán a la administración. De esta forma se generarán soluciones consensuadas, teniendo en cuenta una población vulnerable y que es más grande en la comuna 10, de lo que muchos creen.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Más noticias

Suscríbase a nuestro boletín mensual

Ya está suscrito