Luego de un 2016 de diagnósticos y socializaciones, la administración municipal prepara las primeras medidas para reorganizar las ventas informales en el corazón de Medellín.

Por: Alexander Barajas Maldonado

 

En noviembre y diciembre del año pasado, la Subsecretaría de Espacio Público y la Gerencia del Centro adelantaron un registro de comerciantes informales del que se vienen consolidando las conclusiones para ser presentadas próximamente por el alcalde Federico Gutiérrez, durante el anuncio de lo que sería su plan de acción integral para la Comuna 10 desde 2017.

Por eso, oficialmente es poco lo que entregan esas dependencias a los medios. Sin embargo, desde finales de enero se vienen dando reuniones de socialización con los mismos venteros. Centrópolis asistió a una de ellas en el auditorio del Hotel San Ignacio, a unos pasos de las oficinas de Espacio Público en las Torres de Pichincha y Bomboná, convocada por la Unión de Venteros Informales de Medellín (Uvimed) y el capítulo antioqueño de la UGTI (Unión General de Trabajadores Informales), ambas entidades lideradas por el comerciante Guillermo Giraldo.

En presencia de unas 600 personas, el delegado por Espacio Público para dicho encuentro fue Carlos Chaparro, quien adelantó algunos datos relevantes y los pasos gruesos a seguir por parte de la administración municipal. En primer lugar, dijo que el registro entregó una cifra de 13.009 venteros informales de todo tipo en el centro, pero aclaró que hubo muchos que no se dejaron encuestar. “Eso fue un error, porque con quienes lo permitieron es con quienes estamos ahora comprometidos a entregar alternativas, siempre concertadas, con diálogo y sin atropellos”.

Agregó que luego de este registro de venteros, el pasado 3 de febrero empezó otro para los módulos de ventas al aire libre. “No piensen que es que van a ver cómo los sacan de ahí. No, lo que pasa es que hace mucho no se intervienen y está lista la sustitución de los más deteriorados con el apoyo de Nutresa, sin ningún compromiso con ellos de publicidad o de compra de sus productos para que se surtan”.




s sobre esta vía para saber cómo se va a trabajar con ellos en su reubicación temporal. Estamos a tiempo, pues estas obras se demorarán varios meses para empezar”. Para el último tramo, que va de De Greiff hasta La Minorista, añadió que “vamos a recuperar la plazoleta de Zea, invadida por habitantes de calle, y para eso se necesitarán módulos, ventas y actividades para que la gente se apropie de ese espacio”, lo que levantó aplausos del auditorio.

Reiteró que seguirán abiertas ofertas laborales, de capacitación e institucional de la alcaldía, como el Banco de la Oportunidades con créditos y capital semilla, para evitar que los venteros caigan en manos de los prestamistas gota-gota. “Ofrecemos todas las alternativas y ni siquiera es obligación tomarlas, pero sí queremos recuperar el centro y sabemos que lo podemos hacer con diálogo y concertación. En eso no nos desviamos. Esto se puede hacer sin batallas campales”.

¿Volverán los permisos?

Carlos Chaparro, de la Subsecretaría de Espacio Público, informó que esta dependencia elevó al alcalde Gutiérrez la recomendación de que se levante la prohibición de expedir nuevos permisos para las ventas al aire libre, congelados desde 2011. “Hemos visto que ese veto explica el desorden porque da igual estar que no estar. En un ambiente regulado con concertación como el que estamos construyendo, hay que darle garantías a quienes realmente tienen la necesidad y se comprometen. Además, la aplicación del nuevo Código de Policía hace que estos permisos sean necesarios”. Reconoció que el burgomaestre está estudiando el tema para saber qué pasos seguir.

¿Qué opinan los venteros?

Guillermo Giraldo, representante de las agremiaciones Uvimed y UGTI, reconoció el afán de concertar que tiene esta administración y está a la espera de que esta actitud se mantenga, al igual que las alternativas para ellos. “Siempre estaremos prestos a defender nuestros derechos, pero también reconocemos que tenemos unas obligaciones y que debemos empezar por autorregularnos”. Señaló además que este tipo de reuniones “son muy importantes porque le dan información al gremio y sirven para que tengan unas alertas tempranas de lo que se viene. Nos encantó que se esté pensando en volver a expedir los permisos”. Finalmente dijo que “esperamos que trabajen más de la mano con las agremiaciones y no cojan a los venteros uno por uno”.