domingo, noviembre 19, 2017
Home > Edición 224 > Estudiar en el centro: decisión con muchos atractivos

Estudiar en el centro: decisión con muchos atractivos

Completa oferta académica, costos accesibles y facilidades de movilidad, son solo tres de los factores seductores para escoger el corazón de la ciudad como lugar para formarse.

Por: Víctor Vargas

Que el centro de la ciudad de Medellín acoja cada día a más de 130.000 estudiantes repartidos entre colegios, instituciones de educación superior y de formación para el trabajo no es para nada una casualidad, pues las ventajas para hacerlo son numerosas y contundentes.

Tal vez la principal, y en la que coinciden muchos de los directivos de las instituciones educativas de la ciudad, es la facilidad de llegar al sector usando las distintas modalidades de transporte de la ciudad y el área metropolitana, incluso intermunicipal.

“En el caso de Uniremington, estamos ubicados al frente de una estación del Metro. Entonces los estudiantes solo tienen que acceder al sistema masivo de transporte y están en un tiempo muy corto en su universidad”, explicó Giovani Orozco Arbeláez, vicerrector académico de esta tradicional institución que ofrece 84 programas de formación.

En ese sentido también los estudiantes que llegan procedentes de otros municipios del área metropolitana, incluso del oriente cercano y otros puntos cardinales próximos a Medellín, generalmente solo deben tomar un bus para llegar al Centro, lo que representa un beneficio en tiempo y dinero para las economías familiares y del alumno. “Muchos de nuestros estudiantes proceden de municipios distintos del área metropolitana y esa facilidad de acceder es muy motivante, les facilita las cosas”, dijo Carlos Barrera, rector de Centro de Estudios en Salud - Edesa, institución con 20 años de presencia en el centro de la ciudad.

Las tecnológicas, técnicas y demás cursos de formación para el trabajo son una opción con gran demanda en el mercado laboral.

A esta ventaja se suma la oferta comercial del centro de la ciudad, una que, aunque no está directamente relacionada con el aspecto académico, sí aporta en bienestar. Carolina Taborda, estudiante de Censa, explicó que así se pueden combinar las compras personales con el momento de ir a estudiar. “Uno en el centro consigue de todo, entonces yo vengo, hago mis compras de ropa por ejemplo y luego voy a clase o viceversa”, comentó.

“El centro no necesita más policías, sino que los universitarios permanezcan de día y de noche en el sector”, expresó Orozco Arbeláez, vicerrector de Uniremington. Agregó que así se desarrollan económicamente estos sectores en otras ciudades del mundo.
Pero si estás razones para escoger al centro como el lugar para adelantar sus estudios pueden parecer de forma, hay otras de fondo que refuerzan el atractivo del centro como punto integral de formación en la ciudad. Se trata de la amplia oferta educativa. ¿En qué lugar de la ciudad o el área metropolitana se pueden hallar en unos pocos kilómetros cuadrados un centenar de opciones?

Además de la educación superior, de la cual hay cerca de 20 universidades, también se encuentran las instituciones de formación tecnológica, técnica y para el trabajo por citar un ejemplo, lo que les permite a las personas escoger lo más conveniente para su futuro, recursos y comodidad.

“Hay que recordar que no todos podemos estudiar una carrera profesional y en ese sentido las demás modalidades se convierten en una opción muy importante”, indicó María Clara Ramírez, directora de la Agencia de Educación Superior de Medellín, Sapiencia.

Ramírez afirmó que desde la administración se le está dando mucha fuerza a estos programas cortos que no deben, en ningún caso, ser subestimados y que por el contrario “no solo permiten que los chicos salgan más rápido al mundo laboral, sino que estén más demandados que incluso los profesionales”; aseguró al abordar el caso de la oferta académica del centro.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *