Un encuentro casual con la CIDH en Bogotá

Jun 14, 2021 | Columnas, Destacado 1, Opinión

Texto y fotografías: Omar Portela

“Ay Juemadre!, verdad que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos viene para acá, y no solo a reunirse con el presidente; se va a hospedar en el mismo hotel que estoy yo!!!”, ese fue mi primer pensamiento en la mañana del pasado domingo 6 de Junio.

Una corta estadía en el icónico hotel Tequendama, en pleno corazón de Bogotá, se transforma en algo diferente el fin de semana del 06/06 del 21, un número particular como particular sería el cambio de actividades dentro y fuera de los históricos muros de esta edificación por esos días. Construido en la década de los 50 del siglo pasado, el Tequendama ha sido habitado por personajes históricos así como también escenario y recinto de numerosos sucesos de esta misma línea, es un hotel que cuenta con habitaciones que más que números tienen un nombre y un apellido, donde el 1707 se transforma en la Suite Fanny Mikey o el 1706 que lleva por nombre Suite Piero de Benedicts. Por mi parte, yo, un reportero grafico y fotógrafo de Medellín, me encontraba habitando por este fin de semana la 1442, una habitación más de este particular hotel cargado de lugares curiosos y recintos reconocidos, como el Salón Rojo de Bogotá o el Restaurante el Virrey y, que en cada piso tiene algo para contar y mostrar, como por ejemplo al final del pasillo donde se encontraba mi habitación tenía como vecino un letrero grande que decía sobre una gran puerta: “Suite Presidencial”.

El sábado 5 de junio como cualquier otro, fue un día de fotografías para mi, esta vez a varios cientos de kilómetros de mi Medellín, recorriendo la agitada y “ruidosa” capital del país con sus sonidos artísticos en la séptima, sus ruidos caóticos de autos en la 26 y los suaves y armoniosos  ecos de un piano de cola en la recepción del hotel. Cerca de la entrada, y en varios costados del Tequendama, es habitual ver militares y policías, algo que quizá nos dice entre líneas la importancia de este y de quienes pueden llegar a hospedarse en él, pero la cantidad y distribución de estos agentes es algo que pronto iba a cambiar. Ese sábado inicié muy temprano en la mañana ya que quería aprovechar al máximo mis recorridos por Bogotá, después de subir a mi habitación tras desayunar en El Virrey, marqué *1 en el teléfono de mi cuarto, no para un room service sino para molestar a Jenny en la recepción, para que me permitiera subir al último piso del hotel y tener una bonita vista del Centro Internacional y hacer fotos allí, buscando siempre las alturas para hacer mis fotos, tal como puede decirlo gran parte de mi trabajo como fotógrafo. Jenny gestiona el acceso al último piso ya que la terraza no estaba disponible, y no podía visitarla como hice dos años atrás que también estuve en el hotel, pero subí hasta el piso 17 donde están algunos de los salones de reuniones, y comienzo a percibir que algo particular comenzaba a sentirse en el ambiente del hotel.

Subo a un salón alfombrado, con ventanas de piso a techo y con una hermosa vista del Centro internacional y la Torre Colpatria, y veo que casualmente no está vacío y se prepara para algo a pesar del momento que atravesamos por la pandemia, donde lugares de reuniones no están siendo usados; hay allí varios caballeros resanando y pintando algunas paredes, que si no es porque los veo haciéndolo, para mi pasarían desapercibidas estas imperfecciones en los muros; para subir a esta parte del edificio me acompañó alguien de seguridad, que una vez se encuentra con estos trabajadores cruzan palabras precisamente de esas labores estéticas que adelantaban en este salón, lo cual me generó curiosidad, pero por prudencia hice caso omiso a dicha conversación y me concentré en mis fotos, vi que en el salón había cierta cantidad de sillas acomodadas que respetaban el concepto de distanciamiento social, atriles y micrófonos, algo que si me llamó la atención y me detuve a observar, pero que la razón por la que estaban allí no la sabría sino hasta el día siguiente.

Comienza el domingo y nuevamente arranca también mi afán por salir a retratar la ciudad; pero el día comienza de una forma diferente al anterior; afuera escucho percusión, flautas de pan, cánticos y rimas similares a las que se han escuchado en las calles por estos días de paro, me asomo y veo a la minga venir por la séptima hacia el hotel, cuando bajo corriendo para hacer algunas fotografías me encuentro con que ya no solo había algunos militares en inmediaciones del hotel sino que ya estaban custodiando la recepción, salgo y me encuentro de frente con un letrero que dice en mayúsculas “Duque pare la masacre, Bienvenida la CIDH”. Efectivamente viene la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y me toma por sorpresa, ya que estos días eran para mí de descanso en Bogotá y los estaba aprovechando para leer, hacer fotos y caminar por la ciudad, tal vez un poco ausente de leer y escuchar noticias.

Este mismo día almuerzo en el Virrey y veo que hay una zona del restaurante adecuada de una forma diferente a los días anteriores, me mata la curiosidad y pregunto; si, esa sería la mesa de la CIDH por esos días. Subo a mi cuarto tras el almuerzo a recoger mi cámara y ahora si salir en “plan de fotos”, pero la salida ya no sería la misma, la entrada principal no estaba abierta de par en par como cuando llegué, ahora había militares y policías y me tocaría salir por otro lado del hotel. Comienza a caer la tarde y tras haber dado una caminata hasta la plaza de Bolívar me devuelvo para el hotel, y a pesar de que me vieron salir hacia unas horas con mis característicos expansores y algunos tatuajes, no me dan la bienvenida por mi apellido como el sábado anterior, me preguntan el numero de habitación y me piden que les enseñe la tarjeta de acceso a esta. Ya estando en el Lobby veo llegar cerca de 20 personas, de diferentes edades, diferentes tipos de piel y diferentes acentos. Así es, la Comisión había llegado al hotel, por eso había tantos militares, y me había tenido que identificar.

La curiosidad me mataba, pero entendí que quizás venían de un día muy agitado y que no sería cómodo que llegaran extraños con preguntas y demás. Al día siguiente bajo a desayunar y la mesa grande y de mantel blanco donde ellos desayunarían ya estaba recogida, se notaba que no estaba hospedados para “turistear” como yo, era temprano y ellos ya se habían ido. Al mediodía me encontraba en la recepción esperando poder hablar con Jenny para agradecerle el espacio para tomar las fotos y veo que llega una mujer con chaleco que decía CIDH y un joven rubio hablando en inglés; si, eran ellos delegados de la Comisión, fue ahí donde tuve la oportunidad de cruzar lo que serían unas palabras y que en realidad se extenderían y se tornarían en una extensa conversación. De forma cordial recibieron mi saludo y me dijeron que si venía de prensa debería seguir un canal y hablar con Corina, quien era la encargada del área de comunicaciones. Pero, en realidad estaba yo ahí un poco más como un huésped curioso, que como un reportero con una simple finalidad de escribir algo sobre el momento.

Estos dos chicos me comentaron un poco del viaje, y cosas poco profundas para finalmente contarles yo acerca de mi trabajo como fotógrafo, donde he retratado fuertes y álgidos momentos de las manifestaciones, y que con mi cámara que a veces a captado imágenes incómodas para muchos o videos que hablan del momento y punto cero donde se dan muchas movilizaciones que terminan en fuertes enfrentamientos; ellos se quedan sorprendidos del material que les comparto y con asombro sale un interrogante que por estos días quienes ven mis fotos me hacen:

-¿No te da miedo estar ahí donde caen piedras, gases y hay disparos de bombas aturdidoras y otros artefactos?

Mi respuesta que es casi tan habitual como estas preguntas fue:

-Obviamente es un riesgo, porque muchas veces caen a mi lado los gases que a veces están vencidos y te dejan ciego por un rato, pero es un trabajo que hago con mucha pasión y que trato igualmente de cuidarme.

El muchacho, alto y rubio con acento un tanto particular me dice que le impresiona todo el momento y sobre todo ver un registro no tan formal como puede ser el difundido en diversos medios y redes.

Finalmente me preguntan que si haría registro de la movilización del día miércoles en la ciudad de Bogotá ya que ellos de forma personal querían asistir, pero penosamente tuve que responderles que ese día viajaría a Medellín y que hubiese sido una oportunidad única compartir con ellos en ese momento. Me despedí, compartimos contactos y creí que ese miércoles volvería a Medellín y quedaría al margen de dicha movilización, pero no fue así. Esa mañana del miércoles 9 de junio, de camino al aeropuerto se siente esa sensación particular de que pasa algo en la ciudad como consecuencia del paro, esa atmosfera propia que hay en las capitales desde el 28 de abril cuando inició el Paro Nacional y ciertamente fue así, en la avenida El Dorado un grupo de indígenas trataba de hacerse sentir interviniendo las estatuas de Cristóbal Colon y la Reina Isabel I, en inmediaciones del aeropuerto, lo cual llevó a un cierre parcial de esta vía y a que hicieran presencia el ESMAD y la Policía Nacional para “controlar” dicha situación, la cual terminó por hacernos correr a cientos de personas para no perder nuestros vuelos. A toda carrera, a la par mujeres, niños, y hombres con trajes ejecutivos, iba un fotógrafo y reportero grafico de Medellín que creyó que al viajar muy en la mañana se perdería de esas manifestaciones de ese miércoles, pero que terminó haciendo parte de ellas corriendo con un grupo de viajeros desesperados por que no los dejaran sus aviones.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

También le puede interesar

Notarías de turno este sábado en Medellín

Notarías de turno este sábado en Medellín

Por medio de la resolución 00610 de 2021, la Superintendencia de Notariado y Registro (SNR) determinó los turnos en los que las notarías del país prestarán servicio al público durante los sábados de 2021.  Para determinar estas jornadas se tiene en cuenta la...

leer más
Vivienda nueva, la casa que sueñas en la ciudad que quieres

Vivienda nueva, la casa que sueñas en la ciudad que quieres

A través del subsidio municipal de vivienda, miles de familias de Medellín reciben no solamente un lugar donde vivir, sino también un hogar.   Tener casa propia es el sueño de la mayoría de colombianos. Ser propietario de un lugar donde construir futuro, hacer...

leer más
Planee la semana de Receso

Planee la semana de Receso

Aquí le contamos que hacer durante esta semana de receso escolar:   Visita las UVA  Las Unidades de Vida Articulada (UVA) son zonas recreativas que llevan luz y actividades divertidas a diversas comunidades en la periferia de Medellín. Sin costo alguno, los...

leer más
El centro requiere más toma de decisiones

El centro requiere más toma de decisiones

El centro no va bien. Puede sonar desalentador pero muchos aspectos concernientes a la comuna 10 requieren la toma de decisiones contundentes para evitar que el territorio siga perdiendo competitividad y que, por el contrario, sea más llamativo para empresarios,...

leer más

Suscríbase a nuestro boletín