Desde recoger los residuos en la puerta de su casa hasta lavar puentes peatonales, son actividades que realiza Emvarias para mantener la ciudad limpia.

Por Laura López

Cuando usted como ciudadano saca la basura, puede desconocer la labor logística y operativa que hay detrás y que hace posible la recolección y transporte de los residuos generados. Para Emvarias, esta es la razón de ser del desarrollo sostenible de la ciudad y de los diferentes territorios.

Un dato que dimensiona el amplio alcance de esta actividad, es que en la operación de aseo para la ciudad de Medellín hay involucradas directamente más de 2.600 personas, quienes todos los días contribuyen a que los habitantes, no solo en el hogar, sino también en el trabajo o en la calle, puedan tener excelentes condiciones de limpieza y sanidad.

Diariamente hay un equipo de ingenieros que revisan el crecimiento urbanístico, de la población y la dinámica de las zonas verdes, para diseñar los recorridos de los camiones que recogen la basura. Además, identifican las zonas que necesitan una mayor frecuencia en la recolección. Para dar respuesta a esta demanda de recoger los residuos, Emvarias cuenta con 511 rutas y en 2018 logró una cobertura del 100 % en las zonas que hace presencia con su labor de limpieza.
“A la mayoría de los usuarios, principalmente residenciales, les recogemos dos veces a la semana, dependiendo de la ubicación geográfica del barrio o de la zona. Es importante que el ciudadano identifique el día de recolección para que tenga la disciplina de sacar sus residuos en el tiempo correspondiente”, señala Juan Pablo Fonseca Cruz, Jefe de Operaciones de Aseo de Emvarias Grupo EPM.

En 2018 Emvarias recogió un total de 662 mil toneladas de residuos.

Para el año 2018, el total de toneladas recogidas en todas las áreas de prestación de servicio de Emvarias alcanzó las 662 mil, que incluyen los residuos ordinarios, de barrido y limpieza urbana, entre otros. Además, esta labor se ha venido realizando de una forma constante y eficiente. Prueba de esto es que entre 2015 y 2018 se incrementó en 8% la cantidad de residuos recolectados. En cuanto a residuos peligrosos se recogieron un total de 24.908 kilogramos.

Un barrido eficiente y constante

En 2018, cerca de 1 millón 382 mil 928 kilómetros fueron barridos de forma manual en la ciudad. Y en los últimos cuatro años hubo un incremento de 17% en este kilometraje. En cuanto al barrido mecánico la cifra total fue cerca de 112.839 kilómetros con la fuerza de las siete barredoras, incluyendo la novedosa máquina Eagle, adquirida recientemente para este importante trabajo. Además, hubo un incremento de casi 15 % en esta cobertura entre 2015 y 2018.

“Tenemos más de 830 rutas para la recolección de la basura que es producto del trabajo de barrer de manera manual o mecanizada. Si el municipio va incrementando su malla vial nosotros estamos pendientes para crecer las micro rutas de barrido. Esto también se hace cuando hay novedades en la vía por alguna reparación, condición de alcantarillado o solicitud de los ciudadanos”, detalla Fonseca Cruz.

Inversión en equipos

Teniendo en cuenta las necesidades actuales y futuras de la ciudad para la prestación de servicios públicos de aseo, Emvarias enfocó sus esfuerzos en la optimización de los recursos para hacer más eficiente su labor de aseo. Por eso, hizo una inversión total de $2.340 millones en equipos para mecanizar el servicio y lograr eficiencias operativas, mejoras en la calidad de trabajo del personal de operaciones, y brindarle a la ciudad sistemas necesarios para una adecuada separación y disposición de los residuos, con disminución en olores, exposición y generación de lixiviados.

“La empresa siempre busca la integración de nuevas tecnologías para la prestación del servicio de aseo. En ese orden de ideas, por ejemplo, logramos incorporar a nuestro parque automotor un vehículo de tracción novedoso y único en el país, que permite una mayor calidad y rendimiento en la acción de barrido de las vías principales del municipio. Además, adquirimos unos sistemas de recolección que permiten almacenar mayor cantidad de residuos y disponerlos de una forma más adecuada. Otro equipo en el que se invirtió fue el Skip Loader, que contribuye a que el almacenamiento de residuos pesados de construcción como las arenillas o de demolición se hagan con mayor eficiencia”, explica el Jefe de Operaciones de Aseo.

Cabe destacar que Emvarias cuenta hoy con 130 vehículos compactadores, de los cuales 65 funcionan bajo el sistema de gas natural vehicular. La decisión de tener una flota con estas características es consecuente con las apuestas estratégicas del Grupo EPM y las políticas impulsadas por la Alcaldía de Medellín para consolidar territorios sostenibles y alcanzar una movilidad limpia.

Aprovechamiento de residuos

Esta empresa no se ha quedado con la labor de recoger los residuos, sino que además, ha incursionado en la actividad del reciclaje desde 2018, con resultados positivos, puesto que se logró captar mediante la Ruta Recicla en El Poblado, los Puntos Naranja móviles y el Punto Limpio Centro, un total de 395 toneladas de residuos aprovechables. Esto significa que el relleno sanitario La Pradera dejó de recibir dichas disposiciones y, de esta manera, se evitó que fueran arrojados desechos que tardan miles de años en descomponerse.

“Contamos con un diseño que está focalizado en el sector de El Poblado, pero esperamos después de un tiempo expandirlo a toda la ciudad. Hoy tenemos alrededor de doce rutas de reciclaje para el sector residencial y cerca de cinco para el sector comercial. Enseñamos cómo se debe separar en la fuente, qué tipo de residuo o material tiene que tener un tratamiento diferencial al orgánico y de ahí conformamos un esquema de recolección seleccionada”, especifica Juan Pablo Fonseca.

Acciones en espacios públicos

El transeúnte de la ciudad puede percibir que las cestas públicas fueron cambiadas para la disposición de sus residuos. En 2018 se instalaron cerca de 1.700 canastillas, clasificadas en nuevas y por reposición.
“Instalamos una cesta con un color que refleja alegría, pero también compromiso con el medio ambiente, por eso, se eligió un tono verde vivo que incentiva a que el ciudadano deposite la basura que tenga en el transcurrir peatonal o vehicular. Insisto en el llamado a que se cuide este elemento como un activo de la ciudad”, expresa el líder de las operaciones de aseo.

Para el lavado de las áreas públicas en Medellín, Emvarias dispone de carrotanques que realizan las actividades diariamente en tres turnos. En 2018, estos vehículos lavaron cerca de diez millones y medio de metros cuadrados pertenecientes a los puentes peatonales, puntos críticos sanitarios y parques públicos del municipio. De igual manera, un total de 153.766 m² y 66.516 metros lineales fueron intervenidos con hidrolavadoras en los puentes vehiculares.

“Lo hacemos con equipos especializados y usamos insumos certificados que son biodegradables. También tenemos un esquema para que el vertimiento del agua contaminada se haga de forma adecuada”, afirma Fonseca.

Las acciones anteriores son muestra de que la labor de Emvarias se hace cada vez más bajo un modelo de eficiencia, y bajo la apuesta de invertir en tecnología para la innovación, se busca un mayor desarrollo sostenible para la ciudad.