¿Y los que viven del diario qué? 

Abr 19, 2021 | Comunidad, Principal

Es lunes en Medellín, y al igual que los dos pasados lunes, José Aurelio Vásquez sale de su pensión en el barrio Niquitao más temprano que de costumbre. Sabe bien que si no consigue para pagar una semana de arriendo antes del jueves, pasará hambre y frío cuando llegue el toque de queda continuo durante el fin de semana.  Cabizbajo y resignado emprende su camino por El Palo mientras comienza a ofrecer sus kits de costura en aceras, restaurantes y buses.  

Si bien los cierres totales en los municipios de Antioquia fueron pedidos a gritos por el sector salud, luego del aumento de contagios por COVID-19, y son necesarios para controlar la alerta roja hospitalaria por ocupación de UCI en el departamento, para la población vulnerable que vive del ‘diario’ estos han generado más terror que el mismo virus.  

“Prefiero la muerte que el hambre, pago a diario 20 mil pesos por la pieza y otros 20 mil por comida para mí y mi familia, yo me lleno cuando ellos se llenan así yo no coma, pero consígaselos pues. El gobierno no puede decir ‘ah que estos no salgan a la calle a conseguirse la comida porque está la pandemia’ sabiendo que es más desesperante todavía el hambre que la muerte,” comenta Vásquez con amargura.  

¿Qué se está haciendo? 

Si bien en el 2020 la Alcaldía de Medellín informó acerca de la realización de una caracterización en la Comuna 10, en la cual se identificaron unas 33.000 personas en condición de vulnerabilidad y cuyo objetivo era hacer llegar ayudas económicas a estos individuos y familias durante el tiempo de crisis, hoy la Secretaría de Inclusión Social dice que son 5.128 los establecidos como beneficiarios en La Candelaria.  

“Emilia Gómez – Vendedora ambulante tiene su chaza a un lado de la clínica Soma, sobre la playa, afectada por los toques de queda continuos y nocturnos, su hijo vive también del dinero que genera este puesto.”                                                  Foto: Jorge Calle / @EverydayHomeless

Según la Secretaría, este beneficio es un proyecto que surge en el 2020 a raíz de la pandemia, que se encuentra dentro del Plan de Desarrollo en el programa canasta básica de derechos, línea 3 de Medellín Me Cuida. Se trata de la entrega bimensual de 200 mil pesos a través de Davivienda por la Red Efecty de la ciudad de Medellín. El primer pago del 2021 se hizo finalizando el mes de marzo. Sin embargo, ¿qué pasó con las otras cerca de 25.000 personas que también necesitaban del beneficio?  

Fundaciones sin ánimo de lucro se han puesto la tarea de colaborar con todo lo que puedan, repartiendo mercados y ayudas monetarias, que aunque traen sonrisas a los rostros de quienes las reciben, no dejan de parecer una gota de agua en un incendio.  

Lea también: Fernado Botero: el artista universal que pinta antioqueños

Jorge Calle es fotoperiodista y líder del colectivo Everyday Homeless, un proyecto que nace inicialmente en el centro de Medellín con la intención de visibilizar la población vulnerable del territorio, según él “El centro es un sector donde se acumulan las problemáticas sociales del país, hay personas en todo tipo de situaciones vulnerables migración, desplazamiento por conflicto armado, narcotráfico, consumo, estas personas viven de las actividades que el centro mismo genera […] recordemos que son personas que viven el día a día y es bastante costoso vivir así, es complejo porque ya no pueden salir a nada, aparte de que hay un toque de queda, hay un centro vacío.”  

¿Pero qué acciones podrían mitigar el impacto negativo de los cierres?, en palabras de Calle “Nadie está diciendo que se les regale dinero directamente, pero ¿podría el Estado ir a los inquilinatos y pagar durante los días de encierro la habitación de quienes que ya están acomodados? Son soluciones sencillas que se pueden ver, pero creo realmente que estás personas están en el olvido, nadie se percata de ellas o sus dificultades. Veo la situación muy compleja.”  

En países tan desiguales como el nuestro, donde derechos fundamentales como la alimentación y la vivienda digna no están asegurados, los cierres sin garantías seguirán suponiendo para muchos una enfermedad peor que el COVID.  

1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Excelente artículo que expone un factor visible y nuevamente nos hace preguntarnos si los remedios son mejores o peores que la misma enfermedad. Para un país como Colombia, que no tiene los mismos recursos que los países mayoritariamente socialistas de Europa, mantener una población vulnerable es una tarea titánica y mas como lo escribe el artículo: “Una gota de agua en un incendio”.
Quizá la única alternativa es un esfuerzo conjunto de ONGs con sectores privados y gobierno que puedan generar un proceso sostenible hacia a la población vulnerable.

También le puede interesar

Priorizar la vida también es gratitud por las madres

Priorizar la vida también es gratitud por las madres

Proteger la salud de nuestras madres y seres queridos es la mejor forma de honrar sus vidas durante el mes de mayo. Tradicionalmente, en Colombia el Día de la Madre es una fecha que no suele pasarse por alto. El segundo domingo de cada mayo, millones de familias se...

leer más
Una generación que crece en las calles del centro de Medellín

Una generación que crece en las calles del centro de Medellín

Así es la situación de la infancia migrante venezolana que debe desarrollar su individualidad en las calles del centro de Medellín. Más abajo del Parque Bolívar, las calles del centro se convierten sin desearlo en un escenario que reúne las más complejas problemáticas...

leer más
Pico y cédula en Antioquia 13 de mayo

Pico y cédula en Antioquia 13 de mayo

La Gobernación de Antioquia ha tomado la decisión de mantener el toque de queda y pico y cédula en todo el departamento, esto con el fin de continuar reduciendo el índice de contagios por Covid-19. De esta forma, hoy miércoles 12 de mayo, solo podrán ingresar a sitios...

leer más
Cinco lugares icónicos que sobreviven a la pandemia

Cinco lugares icónicos que sobreviven a la pandemia

Se confía en que en el segundo semestre la situación económica será mejor para todos.   Desesperanza, incertidumbre, el pago de multas y pensar en el cierre definitivo o en el cambio de actividad productiva, son sentimientos y situaciones que han tenido los...

leer más
Los problemas del centro se volvieron “paisaje”

Los problemas del centro se volvieron “paisaje”

Hace un par de semanas las marchas del Paro Nacional se trasladaron hacia el sur de la ciudad, impactando no solo el comercio del centro sino también el asentado sobre la carrera 43 A, desde la glorieta de San Diego hasta el parque de El Poblado.   En uno de esos...

leer más

Suscríbase a nuestro boletín