Comenzó la primera parte de esta intervención, entre Boyacá y Colombia. En este sector habrá más espacio peatonal y solo se conservará un carril “para tráfico pausado”.

Por: Alexander Barajas

Si bien obreros, contenedores, barreras, mallas y arrumes ya eran vistos desde semanas previas en la esquina sur de La Playa con Junín, estos no tienen que ver con el nuevo frente iniciado el 21 de agosto, que por $2.900 millones renovará el tramo de la emblemática carrera 49 entre Boyacá y Ayacucho, obras que demorarán seis meses.

Omar Mauricio Giraldo, subgerente de Ejecución de Proyectos de la EDU, explicó que la nueva obra sobre Junín se dividirá en dos tramos. El primero, que ya empezó e irá hasta diciembre, comprende los 250 metros lineales que hay de Boyacá a Colombia. Una vez concluido se completará el tramo faltante de Colombia hasta Ayacucho, el cual debe estar listo en febrero de 2019.

El proyecto contará con módulos comerciales, pero no se conoce su número, que será definido por la Subsecretaría de Espacio Público.

Como ha venido sucediendo en otras intervenciones, esta fortalecerá la arborización de la zona, ya que “se pasará de 12 árboles existentes a 39. De cero m² para especies vegetales menores, a 433 m²”. También priorizará la circulación peatonal y regulará el transporte motorizado con la reducción del doble carril vehicular a uno solo entre Colombia y La Playa, el cual tendrá tránsito lento para proteger al viandante y al transporte no motorizado.

Fachadas en el Junín peatonal

Del otro lado, pero en la misma Junín, el embellecimiento de 21 fachadas entre La Playa y Caracas, a finales de agosto, contaba con tres de ellas terminadas, 14 en proceso y cuatro todavía sin empezar. “El compromiso es entregarlas todas listas a finales de septiembre”, dijo Omar Giraldo, subgerente de la EDU.

Entre las ya acabadas están las fachadas de Coltejer, Tennis y el centro comercial Los Cámbulos. En el global, el avance de esta intervención financiada en parte con recursos de los propietarios, es del 65% e involucra el compromiso de los arrendatarios de 85 locales comerciales que directamente o dentro de un centro comercial dan hacia el Junín peatonal.

Seis bienes patrimoniales están a lado y lado en este segmento de Junín, como los edificios Fabricato, Luis M. Mejía y Seguros Bolívar.

Este es considerado por la administración municipal como un proyecto piloto para “la cualificación del paisaje urbano”, que busca resaltar lo arquitectónico y patrimonial de los edificios, regulando además los avisos de identificación comercial y manejo de publicidad exterior (unificación de tamaños y proporciones, disminución de contaminación visual por publicidad excesiva).

Al momento de cerrar esta edición, funcionarios de la EDU seguían concertando con algunos de los propietarios o comerciantes la reubicación de aires acondicionados que tienen visibilidad sobre Junín. “Tienen un gran impacto sobre el paisaje, buscamos que sean adecuados de alguna manera, dependiendo de las condiciones técnicas de cada predio, pero la idea es encontrar una solución visual, no retirarlos”.

El embellecimiento de fachadas seguiría en otro contrato hacia el entorno del vecino parque Bolívar. Sobre este particular, desde la Agencia APP, entidad líder de la iniciativa, afirmaron que los diseños están listos “al 100%, con presupuestos definidos predio a predio y en estos momentos se adelanta el proceso de socialización con cada propietario. Todavía no hay cronogramas, a la espera de ajustes en el presupuesto”.

Habrá más pisos blandos para acoger más árboles y plantas, al igual que la instalación de bancas, basureras, luminarias y señalización.
Se espera que las fachadas de Junín estén todas listas a finales de septiembre.

Queja por afectaciones

En las nuevas obras en Junín, entre Boyacá y Ayacucho, se promete respetar suficiente espacio para el desplazamiento de los compradores. Como es habitual, la EDU socializó con los comerciantes el alcance de las obras y al cierre de esta edición no se registraban reclamos. Las quejas se escucharon en el Junín peatonal. La administración de uno de los centros comerciales aseguró que la afluencia de compradores bajó un 35%, “el peor mes en dos años y los comerciantes no ven la hora de que acaben”. Critica que “se haya picado mucho, primero aquí, luego allá y eso espanta a la gente por los andamios y las telas”. Comentaron además la falta de previsión al dejar sin vigilancia nocturna los andamios, pues habitantes de calle aprovecharon para subirse en ellos y robar elementos externos como las piezas de cobre de algunos aires acondicionados.