Por: María Isabel Arbeláez P

Comprometida con su filosofía fundacional y con un amor profundo por el corazón de la ciudad, la Corporación Cívica Centro de Medellín –CORPOCENTRO- celebra este mes su aniversario 25.

La defensa del centro, de los comerciantes, de los habitantes, la promoción de este sector como el más importante de la ciudad, la realización de proyectos e investigaciones que han aportado a su desarrollo, entre otros, hacen parte de la herencia que Corpocentro ha dejado a Medellín durante cinco lustros.

Corpocentro es una corporación cívica, sin ánimo de lucro, que agrupa entidades del sector privado en la búsqueda de la recuperación, mejoramiento, desarrollo y promoción de la comuna 10, con acciones que contribuyen a la construcción de un mejor centro metropolitano para todos.

La historia de esta entidad comenzó el 15 de abril de 1993, como una idea de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, Alcaldía de Medellín y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, quienes vieron la necesidad de tener una organización que desde el sector privado velara por los intereses y el desarrollo del centro de la ciudad.

La logística para su creación fue abanderada por la Cámara de Comercio, quien realizó una convocatoria a las grandes empresas con asiento en la zona, 81 de las cuales aceptaron entusiastas hacer parte del aquel naciente proyecto.

Las huellas

Jorge Mario Puerta, director ejecutivo de la entidad, resalta cómo Corpocentro ha ido trazando huellas con su accionar firme y constante  “más que logros de la Corporación, yo considero que pueden llamarse hitos” contesta orgulloso cuando se le pregunta por el trabajo de la entidad.

Corpocentro ha contribuido en grandes gestiones a favor del corazón de Medellín. Entre ellas está la defensa de la permanencia del Museo de Antioquia en el centro, pues en algún momento se había pensado en trasladarlo; pero en 1998, con el apoyo de la Corporación, el antiguo Palacio Municipal es elegido como nueva sede del Museo y este se queda enriqueciendo la vida cultural y el turismo en la zona.

Asimismo, promovió y apoyó la recuperación de la Casa Barrientos (conocida como la Casa de la Lectura Infantil) y también del Teatro Lido, ambos en un avanzado estado de deterioro, que luego fueron puestos al servicio de la comunidad, tal y como funcionan hoy en día.

 “El Día del Centro” es otro hito que se obtuvo gracias a la entidad, quien con su gestión logró que por decreto el 25 de abril de cada año sea un día para llevar a cabo acciones que sirvan de evaluación al plan de intervención del centro y actividades de tipo recreativo y cultural en los diferentes lugares que conforman la comuna 10. Hasta la fecha se han realizado 12 versiones con innumerables actividades para toda la ciudadanía.

Otra contribución de carácter cívico y educativo es el programa “Tras las Huellas”, en el que a través de tótems ubicados en diferentes lugares se cuenta el origen de los nombres de más de treinta calles en los ejes de Junín y La Playa.

Entre las variadas e importantes investigaciones y estudios técnicos realizados por la corporación se cuentan también “La indigencia como un estilo de vida”, “Una aproximación al sistema estructurante del espacio público central” y “El Centro Imaginado: oportunidades económicas, sociales y culturales para el centro”. 

 “Si Corpocentro no existiera, habría que crearla”

En los últimos cinco años la Corporación ha tenido una reorganización en su estrategia de trabajo. Ahora Corpocentro hace un acompañamiento y seguimiento a todo el Plan de Intervención del Centro para proteger y defender los intereses de sus habitantes y comerciantes.

Asimismo se dedica a la promoción del centro a través de diferentes estrategias como el periódico Centrópolis,  Mapaguías, Centroguías y la organización de espacios de participación ciudadana como “Foros desde el centro”, entre otros.

Sergio Restrepo, gerente del Claustro Comfama, expresó que “es una organización que ha estado presente en la vida diaria del centro desde el periódico, desde los mensajes que emite por sus canales digitales y por la señalización misma de la ciudad. Algunos entendimos los nombres de las calles leyendo textos de Corpocentro. Asimismo, la Corporación reivindica la palabra civismo; es un actor cívico del centro y eso me parece muy importante”.

Jorge Melguizo, por su parte, dijo que “desde hace 25 años Corpocentro ha sido espacio de análisis, protestas y propuestas, y escenario de concertación sobre los proyectos de mejoramiento integral del centro de la ciudad.  25 años de diálogo, de presencia, de perseverancia. 25 años de búsqueda de puntos comunes entre comerciantes, empresarios, comunidad y entidades públicas. 25 años, también, de ansiedades y desencuentros, de frustraciones. 25 años de sueños y compromisos. Si Corpocentro no existiera, habría que crearla”.