A menos de 11 meses de acabar su mandato, el alcalde Federico Gutiérrez tiene aún importantes asuntos pendientes con el centro de Medellín, que sin duda preocupan y son temas de conversación en todos los ámbitos.

En cuanto a la seguridad, programa bandera del alcalde Gutiérrez, la comuna 10 siguió presentando los mayores índices delictivos en 2018: homicidios (108 casos), extorsión (71 denuncias), lesiones personales (982 casos), violencia intrafamiliar (225 situaciones reportadas), a lo que se suma 90 armas incautadas y 4959 personas capturadas en toda la comuna. A ello hay que agregar el déficit de policías asignados a la Estación Candelaria y la delegación de muchos de ellos para cuidar a los detenidos que se encuentran allí. En este sentido se requiere el apoyo de la Dirección General de la Policía para incrementar el personal hasta tener el necesario para mantener el control del centro que hoy está en manos de la ilegalidad.

La recuperación del espacio público es otra de las tareas pendientes y una de las que más reclama la ciudadanía. Por un lado se han incrementado las ventas informales en todas las calles de nuestro centro, por el otro la reubicación de venteros de los corredores que se han intervenido hacia sectores estratégicos de movilidad peatonal, complican la circulación de miles de personas. En este aspecto son necesarias y urgentes tres acciones: la creación y ejecución de programas sociales de capacitación y formalización para las personas que trabajan en la calle, la autoridad ante quienes incumplen las normas y que además venden productos de contrabando, y la reinvención del modelo de control del espacio público que en la actualidad no es efectivo. Estas tareas deben ir acompañadas de la protección de los espacios intervenidos, los que no pueden llegar nuevamente a ocuparse indiscriminadamente como viene sucediendo en La Playa y en algunos sectores de Paseo Bolívar.

Igualmente, siguen pendientes las definiciones sobre la reubicación de los venteros informales que fueron retirados del Bazar de los Puentes en 2014 para la demolición de las estructuras. Para ello quedó consignado en el plan de renovación del centro de esta administración que en el lugar se haría la “Plaza de los Puentes” pero que hasta la fecha no hay noticias al respecto.

Con respecto a la movilidad, quedan múltiples acciones por realizar, más aún cuando varios corredores intervenidos por obras de infraestructura han disminuido la capacidad para soportar buses, vehículos, buses y motocicletas. Esperamos que a lo largo de este año se presenten los cambios en las rutas de servicio público en el “centro tradicional”, se fortalezcan los operativos para disminuir el parqueo indiscriminado en zonas prohibidas y corredores peatonales, se modernice el sistema semafórico y se conserven los 50 agentes de tránsito que fueron destinados al centro.

La troncal de Metroplús por la Avenida Oriental, que desde Corpocentro hemos solicitado desde hace más de cuatro años, por fin tuvo sus primeros anuncios oficiales a mediados del año pasado, cuando se informó que antes de finalizar 2018 se iniciaría la construcción del carril exclusivo por esta importante vía y que en el último trimestre de 2019 ya estarían circulando buses por allí. Pues bien, hasta inicios de febrero, los diseños aún no están listos y la totalidad de los recursos no se han asignado. Se espera que al menos la obra quede contratada y en ejecución antes de finalizar el año para, por fin, descongestionar la principal vía del centro.

Así como estos aspectos, también quedan 11 meses para lograr resultados contundentes en temas como habitantes de calle, construcción de viviendas (la promesa fue de 5000 nuevos espacios), recuperación del barrio Prado, entre otros. Esperamos que este tiempo sea suficiente y que al finalizar el año el alcalde Gutiérrez y su grupo de trabajo entreguen a los medellinenses el centro que nos hemos soñado.