Cómo se vive en uno de los barrios menos habitados de Medellín 

Nov 22, 2020 | Comunidad, Destacado 1

De los 17 barrios de la zona, hay tres con menos de 100 habitantes: Calle Nueva, Guayaquil y Corazón de Jesús. Le contamos cómo se vive en uno de estos barrios.  

Por: Juan Moreno 

El centro de Medellín tiene 17 barrios inscritos en la comuna que lo conforma, la  10. Hay unos tradicionalmente habitados y que siempre han tenido vocación de vivienda, como Prado y Boston, y otros, paradójicamente los más antiguos, que han ido cambiando su sentido familiar para convertirse en centros de comercio que hierven de gente en el día y adquieren un halo fantasmagórico en las noches, cuando cierran los comercios y solo quedan los bares y algunos hoteles en funcionamiento, manteniéndolos con vida mientras amanece.

la zona donde todo comenzó hace 345 años, según el perfil demográfico de la Gerencia del Centro, tienen vivienda hoy 85.587 personas, 43.846 mujeres y 41.741 hombres, la mayor parte en el rango comprendido entre 27 y 59 años (22.401 personas).  El barrio más habitado del centro es Boston, donde viven 20.328 personas. Por el contrario, en el que menos gente duerme es en Calle Nueva, que comienza en la calle 37 (Av. 33) y va hasta San Juan,  entre Carabobo y la Avenida del Ferrocarril. Allí se registran 38 habitantes, 19 hombres y, 19 mujeres. En esta zona se ubica el sector conocido como La Bayadera, lleno de gente buscando autopartes en el día y vecino de los centros de poder (La Alpujarra) en Medellín. Por sus vías pasan miles de pasajeros al día, pero en la noche, el silencio es el compañero de los pocos vecinos.  

Por el centro de Medellín, Comuna 10, pasa diariamente más de un millón de personas, solo cerca de 85.000 de ellas tienen aquí su sitio de residencia. 

En ese mar estadístico también encontramos datos curiosos, como el de Guayaquil, que hace cien años era el barrio más importante de Medellín, epicentro de la fiesta, los negocios, la conversación y una que otra puñalada, y donde un tienen vivienda en el barrio 43 personas y es el único con más hombres que mujeres. Por otra parte, en el barrio más antiguo de Medellín, San Benito, son 1.766 los habitantes.  

¿Qué es lo que motiva a permanecer en el centro a sus habitantes? ¿Por qué no sucumben ante los encantos de las laderas del oriente y el occidente, la expansión y calidad de vida del sur  o las nuevas soluciones de vivienda del norte? 

José Fernando, testigo de una transformación 

Comunicador social, sicólogo, magister en educación y desarrollo humano y próximamente doctor en ciencias sociales y además docente, José Fernando Londoño Mejía vive con una hermana y la madre de ambos, desde que nació, hace 43 años, ha vivido en la torre Los Libertadores, un emblemático conjunto de apartamentos, la primera unidad residencial cerrada que tuvo Medellín, con zona de oficinas y locales que conoció un enorme apogeo en los años 70 tras su construcción en 1969 por parte de Fraternidad Caritativa. El conjunto residencial está donde alguna vez tuvo asiento la feria de ganados de Medellín, hace poco más de cien años y luego el cobertizo para los vagones del antiguo tranvía, en la carrera 59 (Av. Del Ferrocarril) con la calle 49, donde termina, o empieza según se le mire, el barrio Corazón de Jesús, “Barrio Triste” para los amigos, que a comienzos del siglo pasado se llamó precisamente, “Los Libertadores”.  

Yo no elegí este lugar para vivir, este lugar me eligió a mí”, sorprende de entrada José Fernando con la respuesta. “Mi familia lleva más de 50 años en este sector, nunca he conocido otro lugar para mi vivienda salvo un año en el que estuve viviendo en el Amazonas por cuestiones de trabajo   

A nuestro invitado la experiencia de vivir en el centro de la ciudad le ha parecido muy común, al fin y al cabo casi todos sus días han pasado allí, aunque resalta lo que casi todos los habitantes del centro abonan como ventaja, la interacción con el resto de la ciudad teniendo como epicentro, el centro. “Desde aquí puedo desplazarme hacia las periferias, tengo cerca todo el transporte, los equipamientos de ciudad y desde aquí he sido testigo de sus propios procesos de urbanización y transformación a través de las intervenciones físicas recientes del centro”. Relata que le tocó la llegada del metro (la estación Cisneros está a unas cuadras), el Metroplús, la construcción del Centro Administrativo La Alpujarra y dice que todo eso ha formado su experiencia de vida como habitante de Medellín.  

De toda la vida 

En la torre Los Libertadores los habitantes son casi que sus mismos miembros fundadores. “Aquí hay gente que lleva 30, 40 y hasta 50 años, nos hemos visto envejecer juntos, nacer juntos y crecer juntos”, ríe. Y aunque la vida de los vecinos de su generación ha ido tomando otros rumbos en su desarrollo social y personal, todos siguen manteniendo un lazo afectivo con la unidad residencial en la que se criaron, formando una especie de hermandad solidaria que los lleva a festejar triunfos y logros de los copropietarios y sus familias. De la misma manera, cierran filas en torno a los vecinos cuando hay pérdidas y se sienten como propias.  

Los vecinos flotantes de José Fernando y los demás habitantes de Los Libertadores, son las empresas y locales de confecciones, que en un principio eran solo fábricas y ahora se han constituido también en vitrinas, motivando un gran flujo de personas en los alrededores. “Ya la interacción no es solo de vecindad sino que es barrial, con los propietarios de las empresas de confecciones, lo cual genera una dinámica comunitaria que es nueva dentro del panorama de convivencia, ya no es la vecindad de puertas para adentro sino que hay puntos de encuentro en los alrededores, a través de las tiendas y los lugares de reunión” 

De los 17 barrios de la zona, hay tres con menos de 100 habitantes, Calle Nueva, Guayaquil y Corazón de Jesús.  

José Fernando no cree que se haya desvalorizado su vivienda o que no se haya valorizado tanto. Dice que por la cercanía a la estación del metro, del Metroplús y la ampliación de la vocación comercial se ha vuelto atractivo el sitio. La inseguridad, un punto inevitable cuando se habla con los habitantes del centro, no es problema tampoco para él. “Yo creo que un punto paradójico para mí es eso de la sensación de inseguridad. Solo me han atracado por allá en el año 89, cuando Nacional quedó campeón de la Copa Libertadores, que me robaron una bandera del equipo, y en el 96, que me robaron un reloj mientras esperaba un bus aquí en la Avenida del Ferrocarril. Salir hacia el Puente Colombia y hacia el Hueco puede representar algún peligro pero aquí, por ejemplo, no hay fronteras invisibles, como en otros barrios”.  

“Sí, yo vivo en Barrio Triste”     

El profesor José Fernando recuerda con simpatía cómo en el colegio, al preguntarle dónde vivía, él decía que en Barrio Triste, para ver la reacción de sus interrogadores, que se quedaban incrédulos. “Siempre lo digo con humor y nunca me he sentido discriminado por eso. La gente reacciona con gracia”.  

Ve con buenos ojos la transformación de Medellín y resalta cómo la apuesta cívica de los colectivos comerciales, artísticos y culturales han hecho un papel recuperador de la historia, la memoria y la confianza, creando un espacio público y de encuentro que ha sido un eje central muy interesante en la recuperación de esta zona para la ciudad. 

Finalmente no está de acuerdo con repoblar el centro, “porque el centro es de tránsito, es para otro tipo de espacialidades y posibilidades. Traer más habitantes al centro con vivienda nueva, con equipamientos en altura, y además edificios, es traer congestión porque hay población de asiento y no de paso. Un centro de habitación trae otras dificultades de tipo urbano”, Aunque, paradójicamente recomienda vivir en el centro. “Porque no hacerlo, sería renegar de mi existencia,  lo que soy y lo que he hecho”         

La Unidad Residencial Los Libertadores, en la Avenida del Ferrocarril, fue el primer conjunto cerrado que tuvo la ciudad. 

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

También le puede interesar

Notarías de turno este sábado en Medellín

Notarías de turno este sábado en Medellín

Por medio de la resolución 00610 de 2021, la Superintendencia de Notariado y Registro (SNR) determinó los turnos en los que las notarías del país prestarán servicio al público durante los sábados de 2021.  Para determinar estas jornadas se tiene en cuenta la...

leer más
Vivienda nueva, la casa que sueñas en la ciudad que quieres

Vivienda nueva, la casa que sueñas en la ciudad que quieres

A través del subsidio municipal de vivienda, miles de familias de Medellín reciben no solamente un lugar donde vivir, sino también un hogar.   Tener casa propia es el sueño de la mayoría de colombianos. Ser propietario de un lugar donde construir futuro, hacer...

leer más
Planee la semana de Receso

Planee la semana de Receso

Aquí le contamos que hacer durante esta semana de receso escolar:   Visita las UVA  Las Unidades de Vida Articulada (UVA) son zonas recreativas que llevan luz y actividades divertidas a diversas comunidades en la periferia de Medellín. Sin costo alguno, los...

leer más
El centro requiere más toma de decisiones

El centro requiere más toma de decisiones

El centro no va bien. Puede sonar desalentador pero muchos aspectos concernientes a la comuna 10 requieren la toma de decisiones contundentes para evitar que el territorio siga perdiendo competitividad y que, por el contrario, sea más llamativo para empresarios,...

leer más

Suscríbase a nuestro boletín