Por Alexander Barajas

Todavía son inciertos los diseños para intervenir lo que fuera el Bazar de Los Puentes, aunque se habla de un énfasis en más espacio público. Entre tanto, se suman viejos reclamos que aún esperan respuesta.

En enero, las plataformas A y B del Bazar de Los Puentes cumplieron tres años de no ser más que una extensa placa de concreto y maleza sobre el deprimido de Echeverri con la Oriental, al frente del costado occidental de la estación Prado del metro. 

En mayo de 2014 se dijo que en ese espacio quedaría una estación de transferencia del sistema de buses Metroplús. En realidad, solamente se enmalló la gran losa de concreto, con los enormes extractores en el centro que alivian en algo la polución del deprimido. 

Empezando 2015, durante la administración municipal de Aníbal Gaviria, se demolieron sus 426 módulos; eso fue ocho meses después de haber desalojado a todos los ocupantes por la presencia allí de microtráfico y otras formas de delincuencia. 

A veces se poda la cizaña que allí medra, como en diciembre pasado, cuando la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) preparó una jornada de socialización que sirvió para presentar “Plaza de los Puentes”, un proyecto que sigue sin mayores detalles (ni siquiera el nombre está definido), por lo menos hasta junio. 

Así lo dijo a CENTRÓPOLIS Santiago Sierra, subgerente de Planeación Estratégica de la EDU, quien espera recibir en mayo o junio “la idea básica” del diseño contratado por $344 millones, para intervenir esos 5.000 m². La inversión total sería de $9.200 millones. 

“Si eso queda muy solo, no nos conviene”, dicen algunos de los hoy venteros en Bolívar

“Tendrá áreas comunes y zonas públicas con equipamientos. Un área para reuniones y capacitaciones, servicios sanitarios. Habrá una pérgola como gran elemento arquitectónico para englobar todo y complementar las ventas; la idea es generar un gran bazar de objetos antiguos”. 

Agregó que las obras deben arrancar en septiembre y se prolongarán por once meses hasta agosto de 2019. “No sabemos cuántos venteros podrán pasarse, estamos en la caracterización de vulnerabilidades, pero es claro que será para quienes están bajo el viaducto del metro”. 

Detalles y sorpresas

Según informes de Noticias Telemedellín, el canal oficial del Municipio, en junio pasado se decía que Plaza de los Puentes tendría 250 módulos, además de espacio público y zonas verdes. Hasta se hablaba de una cancha deportiva. La propuesta demandaría “entre tres mil y cuatro mil millones de pesos”. 

Ahora, juntando versiones, de lo poco que se sabe, se intuye que costará más y serán menos los módulos nuevos que los existentes hasta 2015. Asimismo, serían todavía más pequeños que los originales, que tenían 1.35 m² y cuatro metros de alto, según otros ciudadanos interesados. 

La Secretaría de Desarrollo Económico terminó en diciembre un proceso formativo con venteros de la Comuna 10, casi todos desalojados del otrora Bazar de los Puentes.

“No nos dijeron cuántos módulos serían, pero tendrían unidades de 2 m² para dos venteros, o sea, de un metro cuadrado para cada uno; en acero inoxidable, como las que hay sobre la Oriental”, aseguró Onofre Herrera, presidente de la Cooperativa de los Trabajadores en Ventas del Bazar de los Puentes (Cootradepuentes), luego de una reunión con funcionarios de la EDU y Subsecretaría de Espacio Público.

Herrera agregó que los módulos, ubicados en sentido sur-norte, serían asignados a los “chechereros” de Bolívar bajo el metro (que enfáticamente dice no representar) y que además “se entregarían en arriendo y no con promesa de compraventa, como acordamos nosotros por escrito con la Alcaldía”. 

Aquí vale la pena explicar cómo Cootradepuentes promete añadirle una variable más a este proyecto que sigue sin despegar pese a tan variados y antiguos anuncios. Sus voceros dicen representar a cerca de 400 venteros con los que el alcalde Juan Gómez suscribió en el año 2000 contratos de compraventa por los módulos de las plataformas A y B. 

Aseguran que tienen los contratos y que estos han sido desconocidos desde los gobiernos de Luis Pérez hasta la fecha. Explican también que a ellos los desalojaron en 2001, siendo reemplazados por los llamados “chechereros”, quienes a la postre fueron igualmente sacados. 

Durante estos 18 años han tratado de hacer valer esas promesas de compraventa, pero los juzgados y tribunales en Medellín y Antioquia negaron sus pretensiones por vencimientos. Apelaron al Consejo de Estado, que reconoció parcialmente el derecho, pero no lo amparó porque no fue presentado el recurso por el representante legal. 

“No nos quedó de otra que hacernos incluir como víctimas del Estado por desplazamiento forzado. Hace un año nos postulamos y nos dijeron que tendríamos respuesta en 24 o 36 meses. No vamos a renunciar a la reparación de los daños causados ni a la restitución de nuestro derecho, que puede ser en el viejo Bazar de los Puentes o en otro sitio que se disponga en acuerdo con nosotros”, concluyó Herrera.

Cootradepuentes, que agrupa a los primeros ocupantes del Bazar de Los Puentes, afirma que ese conjunto comercial se fundó como propiedad horizontal, sobre la cual alegan derechos adquiridos.