Se viene estructurando un proyecto de intervención integral para este bello sector, el único de preservación patrimonial con el que cuenta Medellín. Se llama Prado Vive y todos podemos aportar.

Por Alexander Barajas

La Fundación Patrimonio para el Desarrollo, ubicada precisamente en este barrio de bellas casonas y espaciosas avenidas arboladas, y la Agencia para la Gestión del Paisaje, el Patrimonio y las Alianzas Público Privadas (APP) adelantan una crucial misión enmarcada en el actual plan gubernamental de revitalizar el centro.

En pocas palabras, la tarea apunta a proponer cómo Prado puede cambiar su actual estigma de inseguridad y abandono por uno sinónimo de espacio para el disfrute ciudadano. Mónica Pabón, arquitecta restauradora y directora de la Fundación, explicó que esta labor empezó a mediados de marzo y se prolongará hasta fin de año, “ojalá con la participación de todos”.

En síntesis, en diciembre la Fundación deberá entregar dos productos técnicos “uno en lo urbano y otro en lo arquitectónico”. El primero tiene que ver con el acompañamiento de la formulación del Plan Especial de Manejo y Protección Patrimonial que está construyendo el Departamento administrativo de Planeación, ya que según reconoció el mismo alcalde Federico Gutiérrez, la legislación actual en este aspecto “es muy restrictiva y desestimula la conservación de los bienes de interés cultural”, incluidos los más de 200 declarados en Prado.

De la mano con lo anterior se propondrán alternativas de conservación y uso efectivo de este patrimonio. “Diremos qué tipo de actividades públicas y privadas se podrían hacer y en cuáles de estos inmuebles, con la idea de que se creen dinámicas favorables para Prado, como hoteles boutique, restaurantes, centros culturales, comercios y servicios no invasivos como joyerías o sastrerías”, dijo Pabón.


>Veo Prado, con trabajo en vivo de artistas plásticos y la adaptación de una casona como galería. En agosto, en la Feria de las Flores, habrá una “Sembratón” de flores en los jardines, recuperando las allí utilizadas hace casi un siglo. En octubre tendrá ocasión Oigo Prado, ruta sobre leyendas e historias de fantasmas en el barrio. Finalmente, en diciembre se hará una gran feria gastronómica.

Programación Siente a Prado, sábado 20 de mayo: