Este año el barrio Prado Centro, uno de los sectores con mayor memoria urbana y arquitectónica de Medellín, podría tener un nuevo parque para el disfrute de la ciudadanía.

Por: Daniela Jiménez González

Entre sus casonas de grandes ventanales, su arquitectura europea, sus fachadas elegantes y sus calles anchas, el barrio Prado Centro de Medellín no cuenta con un espacio público apropiado para el disfrute de sus pobladores. Esta situación podría cambiar gracias a un proceso de intervención en el que se espera revitalizar esta zona, que durante las primeras décadas del siglo XX fue la cuna de la élite antioqueña.

Así, la Agencia de Alianzas Público-Privadas (APP) de la Alcaldía de Medellín, en conjunto con la Fundación Patrimonio para el Desarrollo, ejecutó un plan de gestión integral que busca la recuperación de todo el barrio a través de la implementación de una serie de estrategias sociales, urbanas y arquitectónicas, enfocadas, principalmente, en la intervención del espacio público de la carrera Palacé, entre la Oriental y Echeverry. Dentro de estas estrategias, se encuentra la construcción de un nuevo parque para la comunidad, un proyecto liderado por la Secretaría de Infraestructura que se ubicaría entre las calles 66 y 67 (Manizales y Barranquilla), y las carreras 49 y 50 (Venezuela y Palacé).

La idea de llevar a cabo la construcción de este parque se remonta a más de una década atrás, pero el proyecto no había podido ejecutarse por diversos motivos, entre los que se encuentran las exigencias de la comunidad y la carencia de un verdadero proyecto de recuperación del barrio Prado Centro en administraciones anteriores.

“La comunidad de Prado es muy preparada y crítica. Ellos saben lo que quieren, saben cuáles son los riesgos que tienen las administraciones y han parado muchos procesos que consideran no son los adecuados o no son lo que ellos necesitan”, indica al respecto Mónica Pabón, directora de la Fundación Patrimonio para el Desarrollo.

Sin embargo, el objetivo es que para este año el parque pueda ser entregado a la comunidad. De acuerdo con la Gerencia del Centro, éste se encuentra en etapa de diseño y una vez sean aprobados los reajustes se iniciará la etapa de contratación.

Este proyecto ha traído consigo escepticismo y algunas preocupaciones por parte de los habitantes del barrio, que temen que no haya ningún control o vigilancia. “Frente a esos miedos la comunidad ha estado cediendo, ya están muy expectantes, ya están cansados de que les prometan. Yo pienso que ahora sí es una realidad porque hay recursos que están destinados y porque hay un proyecto integral”, indica Pabón.

Como parte de la construcción de este plan, la Fundación Patrimonio para el Desarrollo realizó con los habitantes del barrio una metodología llamada “Comunicación y participación social para el Patrimonio”. En estos procesos de cartografía social la comunidad indicaba dónde le gustaba estar y dónde no le gustaba estar en el barrio y, adicionalmente, se practicaron talleres de dibujo con los asistentes sobre cómo se imaginaban el nuevo parque.

Respecto a algunas aclaraciones relacionadas con el área total del parque, el presupuesto, las especificaciones y otros datos, Édgar Mazo, arquitecto encargado de este proyecto, indicó que hay reservas con la información y que aún no pueden darse detalles por tratarse de un proyecto especial. Sin embargo, se comprometió a darle detalles a CENTRÓPOLIS en cuanto sea autorizado.

Dentro de toda esta estrategia de recuperación del sector uno de los principales objetivos es visibilizar el barrio Prado en la ciudad, que todos en Medellín comprendan que se trata de un sector patrimonial, que no es un problema solo de sus habitantes, sino un asunto de todos.

“Medellín tiene muy poca memoria urbana y arquitectónica. Prado es el único sector que está declarado como patrimonio en su conjunto, porque allí no solamente están declaradas las casas, sino el urbanismo y el medio ambiente. Además, es cuna de mucha cultura, de personas que fueron importantes para el desarrollo de la ciudad: literatos, industriales, comerciantes, la gran empresa de Medellín se gestó con las familias del barrio Prado”, concluye Mónica Pabón.

El nuevo parque proporcionará modalidades de encuentro y espacios de reunión para generar actividades grupales.