Por: Alexander Barajas

Concejales, funcionarios de varias Secretarías, medios de comunicación y Corpocentro como única entidad cívica participante, le tomaron el pulso a las difícil situación de la noche en el centro.

La cita fue el jueves 12 de abril. El recorrido estuvo guiado por los titulares de las secretarías de Inclusión Social, Seguridad, Educación y Mujeres. Parte del recorrido se hizo en un bus eléctrico facilitado por EPM, que impactó por su funcionamiento y comodidad. El resto se hizo a pie, por el dormitorio social Continental y Centro Día II, los bajos del viaducto del Metro, Plaza Botero, Carabobo, Parque Bolívar y Echeverri.

Los servicios sicosociales son operados por 120 funcionarios especializados y se apoyan en una serie de convenios con entidades privadas que cuentan con instalaciones y personal capacitados.

El secretario de Inclusión Social, Luis Bernardo Vélez, explicó cómo operan los dos dormitorios sociales y dos Centro Día que atienden diariamente a cerca de 2.700 personas, pero la demanda rebasa la capacidad instalada. Por ejemplo, para los dos dormitorios sociales, que reciben 360 adultos mayores autónomos en situación de calle, hay una lista de espera de por lo menos otros 110 aspirantes. Allí se les brinda camas y habitaciones limpias, desayuno y cena, apoyo médico y sicosocial.

Ese mismo día, en la mañana, Policía y Fiscalía efectuaron otro operativo para incautar armas y drogas en San Benito, sobre la avenida de Greiff. En la noche todo estaba como siempre: lonas verdes levantadas que esconden ollas de vicio y sitios de consumo, amén de decenas de indigentes sobre andenes y zonas verdes. Fue unánime la conclusión de que se necesita la presencia permanente de fuerza pública para complementar el esfuerzo social de la alcaldía.

Es tortuoso e incierto el proceso para resocializar a la población de calle, pero solo puede iniciarse de manera voluntaria y para los pocos que deciden hacerlo, el primer paso es acercarse a un Centro Día, donde incluso pueden pernoctar.

 

Centro Día y dormitorios sociales son parte de los programas que Inclusión Social opera con recursos anuales por $25 mil millones. Incluyen cuatro hoteles en Guayaquil para recibir temporalmente a quienes empiezan su resocialización, que continúan en tres granjas ubicadas en San Cristóbal y en un centro de formación en el barrio Prado. También sostienen convenios con 14 hogares geriátricos (para 1.200 ancianos no autónomos), un albergue en Juanambú para enfermos de tuberculosis y otro en Corazón de Jesús para personas con discapacidad cognitiva severa.

En los Centros Día, ubicados sobre De Greiff y Echeverri, los habitantes de calle pueden bañarse, tomar alimentos, cambiarse la ropa, recibir atención médica, sicológica y de enfermería.