La disposición inadecuada de los escombros en el centro de Medellín se ha convertido en un grave problema para Emvarias Grupo EPM y para la zona. Conozca la alternativa que le ayudará a deshacerse correctamente de estos.

Por Víctor Vargas

Para las autoridades ambientales tienen un nombre técnico: Residuos de Construcción y Demolición, definidos con la sigla RCD, pero conocidos popularmente como escombros. Sin embargo, para Emvarias Grupo EPM, se han convertido en una compleja situación ya que algunos ciudadanos, comerciantes, residentes y contratistas de obras, están arrojando sus escombros al espacio público: ¡grave problema!

Y no es menor el asunto, según Edwin Jaramillo Duque, Administrador de la Zona centro de Emvarias, el cálculo es que diariamente en el sector se arrojan entre 5 y 7 m³ de escombros. Eso representa nada menos que la capacidad total de una volqueta tipo doble troque.

El compromiso debe ser de todos

Mientras la institucionalidad se ha dedicado a recuperar y embellecer el centro, algunos ciudadanos inconscientes no paran de atacarlo. “Tenemos que reconocer que realmente el problema está desbordado. Se agudizó con el cierre de las escombreras”, advierte el Administrador zonal de Emvarias.

“El tema de escombros realmente se nos volvió el pan de cada día y podríamos decir que se nos ha aumentado en un 80%. Eso genera que los recursos de los que disponemos no sean suficientes en algunos momentos para atender el problema”, explicó Héctor Jaime Restrepo, Auxiliar Operativo de Emvarias en el centro.

Desde finales de mayo y hasta finales de julio, cada miércoles se activará una campaña de cultura ciudadana en distintos puntos del centro, para concientizar sobre el daño que los escombros ocasionan a la zona y socializar el servicio de disposición que ofrece Emvarias.

Pero, ¿quién está arrojando los escombros en las calles del centro? Jaramillo Duque no duda en su respuesta y explica que son en su mayoría algunos comerciantes, aunque advierte que no todos son responsables del problema, muchas veces son engañados por varios contratistas que les construyen, reforman o demuelen. “Hemos investigado y la dinámica más frecuente es que el comerciante contrata, con buena fe las obras y en el valor de la mismas incluye la disposición de los escombros, pero el contratista que busca ganarse una cantidad mayor de dinero lo entrega a habitantes de calle o motocarros, que terminan por arrojarlos en cualquier esquina”, denunció.

Este problema puede agravarse si además del aspecto estético y sanitario que implica esa disposición inadecuada de los RCD, se considera desde el punto de vista del riesgo. Así lo advierte el director del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres, Dagred, Camilo Zapata Wills.

“Está claro que los escombros y residuos en las calles se puede prestar para que se generen obstrucciones de drenajes en la vía pública cuando llueve. Esto dado a  que, si tienes escombros, residuos, basuras, reciclaje en la vía pública y se viene una avenida torrencial o un fuerte aguacero, estos elementos van a ir a parar a los sistemas de drenaje urbano, a obstruirlos y al mismo tiempo se van a colmar y colapsar, lo que va a generar inundaciones en vía pública”, advirtió el funcionario.

Adicionalmente, recalcó Zapata Wills, los escombros dispuestos ilegal e irresponsablemente en la calle, cuando son en cantidades considerables, pueden generar accidentes para transeúntes, ciclistas, motociclistas y vehículos, porque obviamente van a estar obstruyendo parte de las vías. “Es un llamado a la conciencia ciudadana de que todos somos responsables y gestores del riesgo de desastres y emergencias y todos podemos prevenirlos, en este caso disponiendo correctamente de los escombros”.

Otra dinámica que viene afectando la operación de Emvarias y el correcto uso de la infraestructura instalada en la zona, es la de arrojar escombros en los Sistemas Soterrados o ‘islas’ que implementó la empresa en el corredor de Bolívar. Estos depósitos no deben ser usados para este propósito y lo más grave, señala Jaramillo Duque “es que los están arrojando sin las bolsas, por lo que los escombros quedan por fuera del contenedor, dejando como consecuencia operaciones y costos adicionales para limpiar el soterrado”.

Acciones para remediar el problema

Frente a este panorama, Emvarias hace un llamado a todos los actores del centro para tomar conciencia y usar adecuadamente el servicio que la entidad ofrece para deshacerse de los escombros a un muy bajo costo, que además se compensa con la satisfacción de mantener el centro limpio, de ser responsables y de actuar con conciencia cívica “por el módico precio de 3.150 pesos por bulto, estos escombros se recogen puerta a puerta por el personal operativo quien dispone adecuadamente del material” explicó Jaramillo.

“Señor comerciante, hágalo usted mismo. Llame directamente a Emvarias. Si cuenta con el presupuesto para su obra o reforma, este valor de la disposición debe estar incluido, no es para nada alto y sí muy positivo para mantener un centro lindo”, recalcó el Administrador de la Zona centro de la empresa pública.

La empresa agregó que necesita del compromiso de todos los ciudadanos y las autoridades para denunciar a quienes arrojan los escombros. “Todos tenemos que ser dolientes”, expresa Jaramillo Duque.

Agrega además que se viene adelantando una articulación con la Policía Metropolitana, la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) y la Secretaría de Medio Ambiente para monitorear y controlar estos espacios. Dentro de las acciones están la posible instalación de cámaras y sobretodo el empoderamiento de la Policía para sancionar a los indolentes. “Sabemos que su prioridad es el orden público y la seguridad ciudadana y que tampoco podemos tener un policía en cada esquina, pero esperamos que se respete el Código de Policía con la sanción a estas personas que arrojan escombros en el espacio público”, comentó Jaramillo Duque.

Diariamente en el centro de Medellín se arrojan entre 5 y 7 m³ de escombros.

Los puntos críticos en el centro

Los lugares que se ven más afectados por esta problemática ya están identificados por Emvarias.

  • Parrilla del ‘Hueco’: entre la Avenida de Greiff y La Paz.
  • ‘Bolívar Dos’ (denominado así por Emvarias): entre la Avenida Primero de Mayo y Barranquilla.
  • La Avenida Oriental con los Huesos
  • El sector entre la Plaza Minorista y Bolívar.