Search
Generic filters

El Museo de Antioquia dialoga con su entorno 

Dic 7, 2020 | Comunidad

Los últimos años de gestión del museo se han caracterizado por una intensa y constante conversación con su entorno, haciendo de este espacio uno de los más democráticos de la ciudad, según su directora. 

Por: Andrés Puerta 

Como parte del programa Diálogos con Sentido, el Museo de Antioquia llevó a un chef para que les enseñara a los niños a cocinar. El señor comenzó a mostrar cada uno de los implementos de cocina y les preguntaba para qué servían: el delantal ayudaba a que no se ensuciara la ropa; la cuchara, se usaba para tomarse la sopa. Cuando levantó el cuchillo, todos le respondieron que se usaba para robar y para matar, a ninguno se le ocurrió decir que se utilizaba para cortar los alimentos. El cocinero estaba muy sorprendido, nunca pensó en esa respuesta porque apelaba a la inocencia infantil de su público.  

El Museo convive con un entorno complejo, una gran cantidad de problemáticas gravitan en sus alrededores: desde robos, venta de estupefacientes o prostitución, hasta abuso de menores. Uno de los grandes propósitos ha sido habitar y transformar el espacio a través de su presencia permanente.  

Para María del Rosario Escobar, actual directora del Museo, la Plaza Botero es de los escenarios más democráticos de Medellín. Los turistas pueden encontrar un espacio abierto donde cohabitan las luces y las sombras de la ciudad. Se ha convertido en un eje articulador, a diferencia de las demás plazas construidas alrededor de una iglesia, esta gravita alrededor del arte y la cultura. Permanentemente hay enamorados tomándose fotos, niños de los colegios haciendo recorridos, artistas callejeros presentando sus funciones, culebreros tratando de vender pomadas para los dolores. De hecho, muchas manifestaciones culturales que antes eran propias del parque de Bolívar, hoy se congregan allí. 

El Museo siempre ha sido un espacio abierto para la conversación con el entorno. Ya Manuel Uribe Ángel reflexionaba en sus textos sobre las galleras, los bares y la vida comercial que, para él, interrumpían la presencia de la biblioteca y el museo como espacios educativos.  

Para María  del Rosario Escobar, el museo nunca ha sido indiferente a temas como la explotación sexual infantil, los habitantes de calle, las plazas de vicio. Para ella es una institución porosa, zona y museo cohabitan, por eso su estrategia es que esté abierto 360 grados, que interactúe completamente con el entorno. 

Desde cuando era la sede de la Alcaldía, cada puerta que se abría era una oficina de atención al público. En Carabobo con la Avenida de Greiff se rifaba la Lotería de Medellín y la gente se agolpaba en la calle para presenciar los sorteos, para imaginar un cambio repentino de la suerte con el girar de las tómbolas y la aparición de las balotas. Allí también tenían espacio los Bomberos, estaba la Secretaría de Educación, las Oficinas de Instrumentos Públicos y Catastro. Cuando la Alcaldía se trasladó a la Alpujarra, las puertas se cerraron y se convirtieron en murallas.  

Por esa época, muchos museos estaban concentrados en cuidar las colecciones que estaban dentro del edificio. Con la globalización, además, se intentó conseguir exposiciones de grandes pintores universales. Todos los museos importantes tuvieron este tipo de muestras para satisfacer las demandas del turismo cultural. No obstante, otras pinacotecas empezaron a ocuparse de su entorno y sus comunidades, en un proceso que María del Rosario Escobar denomina arte relacional. El Museo de Antioquia procura hacer grandes exposiciones, pero también se concentra en sus comunidades, trabaja por la transformación de la sociedad. 

El edificio cuenta con 82 puertas que están abiertas todo el tiempo con el propósito de no negar lo que ocurre afuera, de hacer más tangible la relación con el entorno. El objetivo es generar contenidos que se involucren con el espacio circundante, abrir el abanico, defender el espacio público. El Museo no es tolerante con las problemáticas, está activo y tiene los ojos abiertos con respecto a todo lo que pasa en sus alrededores: la explotación, la desprotección de la infancia, las plazas de vicio, las formas de ataque al patrimonio, los grupos ilegales que se toman el espacio público, las problemáticas derivadas de la migración. También hay una reflexión profunda acerca de los temas ambientales. En la zona se respira la peor calidad del aire de la ciudad, los empleados sufren los rigores y hay problemas de lluvia ácida que han deteriorado las esculturas. Por esto están potenciando alianzas con entidades como el Área Metropolitana. 

La pandemia de la COVID19 los ha golpeado fuertemente porque sus principales públicos son los turistas y los colegios ¿qué pasa con el Museo cuando no llegan los niños ni los foráneos? ¿Quiénes son las personas que deciden tomar su carro o el transporte público para ver las obras de Botero, de Francisco Antonio Cano los murales de Pedro Nel Gómez? Están tratando de responder a esos interrogantes. Habían realizado un trabajo muy importante de formación de públicos, que tendrán que recomenzar. Como estrategia, también están fortaleciendo los contenidos digitales. Por ahora, en la página web, no están disponibles todas las obras. 

Para mantener contacto con su entorno, el museo ha generado diferentes iniciativas, como el programa Barrios Amigos, que permitió a muchas personas conocerlo, también han realizado lanzamientos de libros, coloquios, proyecciones de cine, conciertos, talleres de arte.  

Hace cuatro años están desarrollando un proyecto con los niños del centro. Para María del Rosario, una de las poblaciones más excluidas, ya que en el corazón de Medellín hay pocas actividades para ellos: “No hay escuela de música, biblioteca infantil, solo había un jardín Buen Comienzo en San Benito”. Por eso están trabajando con los pequeños de los alrededores, algunos habitan los inquilinatos y otros acompañan a sus padres que llegan a las distintas zonas de trabajo, formales e informales. El propósito es que el Museo de Antioquia sea un entorno protector. De esta iniciativa surgió un Jardín Buen Comienzo (un programa que brinda educación inicial y promueve el desarrollo de los niños en sus primeros cinco años de vida), ya que muchos chiquillos comenzaron a faltar a los proyectos o cuando les daban el refrigerio no se lo comían porque lo guardaban para sus hermanitos más pequeños.  

El museo ha ido más allá y ha tratado de llevar las estrategias de protección a los hogares. Por eso han tratado de involucrar a los diferentes actores. La directora cree que es importante llevar más proyectos para la infancia al centro: las ludotecas, las Escuelas de Música, integrar todo el proyecto social público, en términos de infraestructura, pero también involucrar a la Secretaría de Cultura, la Biblioteca Pública Piloto, el INDER. Para ella, es necesaria una estrategia integral.  

Algunas empresas han propuesto proyectos para prevenir la vulneración de los niños, pero la realidad les ha mostrado que muchos ya han sido vulnerados. Desafortunadamente, muchos programas no pueden centrarse en la prevención sino en la atención.  

También han generado iniciativas para capacitar a mujeres trabajadoras sexuales. Por ejemplo, las enseñan a cultivar. En la zona, el tema de la prostitución está muy extendido. Se han acercado a ellas y han conocido realidades como que a los 35 años ya son mayores para ejercer su oficio, también han enfrentado historias de algunas mujeres que presionan a sus hijas menores para que también se prostituyan.  

Con el tema de la pandemia, menos gente está habitando el centro y eso ha disparado la inseguridad. Por ello, están intentando acciones para recuperar la calle. Hicieron una convocatoria para que los artistas generaran carteles que reflexionan acerca del coronavirus y la necesidad de protegernos. Junto con la Orquesta Filarmónica de Medellín, están preparando un concierto. Todas estas iniciativas tienen como fin que el Museo de Antioquia esté siempre abierto, en contacto permanente con su entorno.  

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

También le puede interesar

Carrera Bolívar cambia de sentido desde el lunes 25 de enero

Carrera Bolívar cambia de sentido desde el lunes 25 de enero

Después de realizar estudios técnicos en los que se analizaron diferentes escenarios en el centro de la ciudad, la Alcaldía de Medellín definió implementar el cambio de sentido vial de la calzada oriental de la carrera 51 (Bolívar), entre San Juan y la Avenida Las...

leer más
Colegios de Medellín iniciarán año escolar en alternancia

Colegios de Medellín iniciarán año escolar en alternancia

El Ministerio de Educación Nacional estableció la alternancia como contexto para el inicio del año escolar en todo el país. En el caso de Medellín no se adoptará un modelo único para todas las sedes y las condiciones se adecuarán según la infraestructura y contexto de...

leer más
Nuevo botadero de escombros y nido de plagas y roedores

Nuevo botadero de escombros y nido de plagas y roedores

Por: Anónimo Desde hace más de 6 meses un vecino decidió realizar unos arreglos en su casa, pero decidió dejar los escombros al lado de una pared de un lote donde ya los diferentes roedores realizaron su nido y este no los ha botado, pero los vecinos sí siguieron...

leer más
Carro abandonado sobre vía pública

Carro abandonado sobre vía pública

Por: Anónimo. Desde el mes de mayo la dueña del vehiculo de placas MMS 42O decidió dejarlo abandonado sobre plena vía pública en el Barrio Caicedo Las Pelas sin importarle que este está sobre la calle y a menos de 100 metros de una curva y que es un peligro para la...

leer más
Antioquia decreta nuevo toque de queda hasta el 11 de enero

Antioquia decreta nuevo toque de queda hasta el 11 de enero

El gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez, emitió este martes 5 de enero un nuevo Decreto de Toque de Queda por la Vida, que regirá desde el miércoles 6 de enero hasta el lunes 11 de enero, en horario de 10 p.m. a 5 a.m. Se encuentran exceptuados de...

leer más
Gerencia del Centro rindió cuentas a la comunidad

Gerencia del Centro rindió cuentas a la comunidad

Como es tradicional en todas las dependencias de la Alcaldía de Medellin, al final de cada año se lleva a cabo una jornada de rendición de cuentas. Esta semana fue el turno para la gerente del centro, Mónica Pabon, quien expresó “Como grupo de gerencia del centro,...

leer más