A lo largo de 214 años, la Universidad de Antioquia ha recopilado una serie de elementos patrimoniales que dan cuenta de la historia de Medellín y de sus habitantes. Esta colección llega al centro.

Por: Daniela Jiménez González

Documentos epistolares, álbumes fotográficos, tarjetas de visitas, máquinas de escribir antiguas y otros enseres recuperados. Todas estas piezas patrimoniales, entre otras, hacen parte de las 11 exposiciones itinerantes y una exposición de larga duración de la Colección de Historia de la Universidad de Antioquia, en la que se recopilan elementos y piezas representativas de los diferentes momentos históricos de la comunidad universitaria, pero también de Antioquia.

Desde su creación, la Colección de Historia ha sido itinerante. Nació en el Edificio San Ignacio hace aproximadamente diez años. Luego este espacio cambió de vocación y la colección migró a la casa donde antiguamente quedaba el Das. El lugar era propiedad de la Universidad de Antioquia y fue vendido, por lo que la colección quedó a la deriva, sin una sede o un espacio permanente.

Ante la necesidad de exponer al público esta colección, se realizó la adecuación del auditorio del Museo Universitario y se creó una sala para Historia, donde se encuentran algunas de sus piezas. Otras, en cambio, están guardadas en una bodega de la Sede de Posgrados de la Universidad de Antioquia.

Sin embargo, la premisa de tener una sede propia para la Colección de Historia se mantuvo siempre latente y, a partir de diciembre, esta llega de nuevo al centro, a las dos casas en donde antes operaba el Colegio Nocturno de Bachillerato de la Universidad de Antioquia, cerca a las Torres de Bomboná.



.

Si bien la inauguración del espacio es en diciembre, con un primer montaje, se espera que la colección de historia termine de trasladarse, en su totalidad, el año entrante, a finales del primer trimestre.