La Alcaldía de Medellín y el sistema Metro lanzarán tres puntos exclusivos para que las madres lactantes puedan alimentar a sus hijos con comodidad. 

Por: Valentina Castaño Marín

Los niños amamantados de manera exclusiva hasta los seis meses, tienen menor probabilidad de desarrollar alergias, cuentan con mejor protección contra infecciones comunes y un mayor índice de supervivencia en el primer año de vida.

La lactancia materna, una práctica que venía perdiéndose, ha vuelto a tener adeptos en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la leche de la madre contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante la primera etapa de su vida; además, previene la diarrea y enfermedades comunes de primera infancia como la neumonía, ya que fortalece el sistema inmunológico del infante. Se ha comprobado que la lactancia también trae beneficios a largo plazo: disminuye la probabilidad de sobrepeso y obesidad en la infancia y adolescencia; además, beneficia el desarrollo intelectual, por encima del de los niños que no son amamantados.

Aunque la OMS recomienda firmemente que la lactancia materna sea el único alimento exclusivo hasta los seis meses de vida y se extienda hasta alrededor de los dos años, el Ministerio de Salud indica que de cada 100 niños que nacen en Colombia solo 56 inician la lactancia materna en la primera hora de nacidos y que, además, el promedio nacional de duración de la Lactancia Materna Exclusiva (LME) es de apenas 1,8 meses.

La Organización Mundial de la Salud recomienda extender la lactancia materna hasta los dos años de edad.

Si tenemos en cuenta el impacto económico que genera en las familias la compra de fórmulas artificiales y el costo adicional por problemas de salud en el menor, asociados a la ausencia de leche materna, entendemos que la situación desfavorable de la lactancia en el país compromete a toda la sociedad colombiana. No sorprende entonces que el Ministerio de Salud se plantee, de forma constante, nuevos retos para que en los entornos en los que haya niños y niñas menores de dos años se desarrollen acciones para la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna.


Este es uno de los motivos por el que el programa Buen Comienzo de la Alcaldía de Medellín y el Metro hayan decidido lanzar tres zonas de lactancia materna en estaciones del sistema masivo de transporte, en una iniciativa que busca fomentar esta práctica como el acto de amor que más alimenta.

¿Cómo son y dónde se ubican los puntos de lactancia?

Los nuevos puntos de lactancia estarán ubicados a partir del 19 de septiembre en las estaciones San Javier, San Antonio y Hospital. Allí, las mamás lactantes tendrán asientos especiales, ergonómicos e higiénicos para alimentar a sus pequeños como un acto de gran importancia nutricional y afectiva. Este es un gran paso para generar una cultura, promover el desarrollo integral de los bebés y fortalecer sus lazos con la madre.

A pesar de que amamantar es una actividad normal, natural, inherente a nuestra especie, existe un tabú que lleva a las madres a tener que enfrentarse no solo a miradas de desaprobación y repudio, sino también a reclamos y hasta agresiones por parte de personas que ven la práctica como algo desagradable e inmoral. “Que se tapen”, “que hay niños”, “que hay hombres”, “que se vayan a un baño”, son algunas de las frases escuchadas por las madres. Por esta razón es importante este proyecto que la Alcaldía de Medellín, a través de Buen Comienzo y el Metro, entregarán a la comunidad.

¿Qué es Buen Comienzo?

Es un programa de la Secretaría de Educación de Medellín que provee atención y acompañamiento integral a niños, niñas y familias vulnerables, desde la gestación hasta los cinco años de edad. Se creó a través del Acuerdo 14 del 2004.  En un principio la atención se daba en cinco Ludotecas del Inder y actualmente cuenta con más de 400 sedes. El primer Jardín Buen Comienzo se inauguró en Moravia en el 2009 y hoy están en funcionamiento más de 20. Por su gran cobertura, rápido desarrollo y excelente desempeño, el programa ha sido galardonado con varios premios.

La composición de la leche materna cambia conforme el niño crece y tiene diferentes necesidades. Se adapta de manera especial a cada infante como ningún otro alimento.

Además, se articulan interinstitucionalmente la Secretaría de Educación, la Secretaría de Salud e Inclusión Social y Familia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF), el Inder, Metrosalud, el Ministerio de Educación Nacional y el sector privado.

Las familias llegan a Buen Comienzo incluso antes del nacimiento de sus hijos. Allí obtienen acompañamiento en salud, estimulación adecuada y atención psicosocial. Los centros y jardines infantiles Buen Comienzo atienden a más de 12.000 madres gestantes y lactantes anualmente, de todas las comunas y corregimientos de Medellín. La directora del Programa, Camila Gaviria Barreneche, expresa que las madres que participan de Buen Comienzo tienen el promedio de lactancia más duradero del país, con 4,4 meses de lactancia materna exclusiva.