En el centro de Medellín hay cerca de una docena de fundaciones para niños con escasos recursos o en riesgo de abuso y explotación. Hasta algunas de ellas llegó CORPOCENTRO para compartir una tarde de diversión y pintar junto a ellos la Navidad.

Por: María Isabel Arbeláez

¡Llegó diciembre! la Navidad en las casas ya está armada y el comercio empieza a moverse más de lo normal. En los supermercados abundan los panes navideños, los pavos y las cajas de natilla; mientras en las panaderías la venta de buñuelos se dispara.

Las grandes marcas se disputan en televisión y radio quién tiene el mejor comercial navideño y los padres empiezan a comprar los regalos de Navidad para sus hijos. Los niños siempre son los que más disfrutan de esta época del año. Las luces, los regalos, las vacaciones y festividades los hacen felices. Pero para nadie es un secreto que hay quienes no pueden gozar con las mismas oportunidades.

Pensando en ellos, CORPOCENTRO, La Corporación Cívica Centro de Medellín, eligió a dos fundaciones para compartir una tarde navideña y colorear junto a los pequeños las tarjetas que en próximos días serán distribuidas a empresarios y comerciantes de la comuna 10.