Algunos lo consideran una cultura, sin embargo, algo está claro: la No Violencia no es inacción, sino claramente acción.

Por: Víctor Vargas

“La no violencia propone, no impone”. Así define este concepto el Comunicador Social – Periodista e ‘instigador’ de múltiples iniciativas por la defensa de los derechos humanos y de la vida, Juan Fernando Mosquera.

Lo hace en medio de otros hombres y mujeres que, desde distintos ámbitos, disciplinas y roles, entregan mucho de lo que son para que la vida y los derechos de todos, de todas, sean intocables.

Ellos se reunieron en el marco de ‘Foros desde el Centro’ organizado por Corpocentro y el Centro Colombo Americano, cuyo tema central fue ‘La No Violencia: lecciones después de la guerra’. Allí, especialmente Mosquera y la también periodista, docente, investigadora social, consultora en No Violencia e integrante de la Fundación Gandhi, Luz Gabriela Gómez; dejaron claro que la dimensión fundamental de este concepto es la acción.

De qué se trata

Nada menos que de la determinación de buscar, promover, alcanzar cambios, ya sean políticos o sociales, de manera absolutamente pacífica. Históricamente se considera que esta ideología la originó el indio Mahatma Gandhi durante el proceso de independencia de la India frente al Imperio Británico. Dentro de las acciones no violentas del ahora legendario líder político y espiritual, estuvieron la desobediencia civil, las huelgas de hambre y una célebre: la Marcha de la Sal, realizada en 1930.

Buscando reivindicar el derecho de su pueblo a recolectar sal (un elemento de primera necesidad para ellos), que monopolizaban los británicos y mientras sectores indios pedían la confrontación armada para resolver situaciones como esta; Gandhi caminó 300 kilómetros para llegar a la costa de su país y recolectar con su manos, un poco de sal, un acto simbólico que luego de 60.000 detenidos -entre ellos Gandhi-, generó el reconocimiento del virrey británico de la imposibilidad de imponer la ley con las armas. Finalmente liberó a todos los prisioneros y reconoció a los indios el derecho a recolectar sal por ellos mismos.



la vida.


Frente a la violencia es necesario trascender de los diálogos a las acciones. Maira Duque, integrante del Movimiento No Matarás.