Un total de 50 jóvenes, en el centro de Medellín, reciben formación en liderazgo y en las labores propias de una Junta de Acción Comunal. Para que participen en estos escenarios y le aporten a su comunidad.

Por: Laura López

Para Lorena Briceño Villa, estudiante del grado noveno de la Institución Educativa Ana de Castrillón, ubicada en el barrio Las Palmas, una Junta de Acción Comunal (JAC) era “un grupo de adultos mayores” que se reunían para organizar temas “como salidas deportivas del Inder”, pero luego de participar en la iniciativa de semilleros juveniles para la promoción, participación y articulación a las JAC de la Comuna 10, se dio cuenta del rol que tienen estos escenarios para lograr avances en temas de convivencia, educación, cuidado del medio ambiente y seguridad en los diversos barrios de la ciudad.

“Este proceso ha sido para mí algo diferente, porque nosotros venimos al colegio a ver las materias académicas, mientras que con esta formación nos enseñan sobre temas externos a la institución, como la forma en que podemos ayudar a nuestra comunidad y a otras personas que carecen de medios para comunicar sus problemas y que ni siquiera saben qué es una JAC. Yo pensaba que en este tipo de espacios se sentaban simplemente a hablar de diversas cosas, pero ya nos han explicado que desde allí se pueden liderar proyectos para la juventud, que es la responsable de los cambios para la vida”, expresa la estudiante.

“Los jóvenes han recibido conferencias con sentido, que les ha permitido enamorarse de este proceso. Además, se ha generado una verdadera articulación entre la JAC y la institución educativa”, dice Héctor Mauricio Calle Gallego, rector de la Institución Educativa Ana de Castrillón.

Ella, y 50 jóvenes más, llevan cerca de tres meses en este proceso, en donde han aprendido que pueden aportar a un nuevo ambiente y que por estar dentro de la sociedad tienen la responsabilidad de ayudar a sus vecinos.

“Hemos visto que la participación en las 12 juntas que existen en la Comuna 10 son en un 90% adultos mayores. Por eso, estos talleres que se dictan en las instituciones educativas se realizan con miras a que la juventud participante quede con la capacidad de vincularse y reemplazarnos como líderes. Nosotros con esta iniciativa los formamos en temas como el presupuesto participativo, les enseñamos cómo gestionar los proyectos, los presupuestos que tienen y las becas juveniles de Sapiencia”, afirma Jorge León López Monsalve, presidente de la JAC Villanueva.

Se fortalecen lazos

Hernán Darío Quintana Valdés, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de Villanueva y responsable de la iniciativa, manifiesta que el proyecto surgió cuando varios miembros de la JAC se cuestionaron acerca de la baja participación de los jóvenes en esta organización. “Por eso, elaboramos un proyecto que fue presentado a la Secretaría de Participación Ciudadana de la Alcaldía de Medellín, con el objetivo de mostrar la necesidad de que los jóvenes sean formados en las competencias ciudadanas que tradicionalmente no se están trabajando en las aulas. Además, existe poca información en las instituciones educativas acerca de las acciones comunales. Creemos que es fundamental para Medellín que los estudiantes participen de este proceso, porque son quienes deben quedar con el legado de conocimiento sobre los temas de participación ciudadana que se trabajan en las juntas”, detalla Quintana Valdés.

En el proyecto se trabajan estrategias para que las JAC tengan una adecuada relación con los educadores, coordinadores académicos y rectores. Una de estas es hacerlos partícipes de sus reuniones, y así expandir este futuro discipulado para las JAC. Las instituciones educativas Ana de Castrillón y Tulio Ospina son las que hasta ahora se han sumado a desarrollar esta iniciativa.

50 jóvenes de las instituciones educativas Ana de Castrillón y Tulio Ospina cuentan ahora con formación en liderazgo y en labores de una JAC.

“Lo más enriquecedor ha sido la parte lúdica, porque a través del juego hemos logrado que los jóvenes se encuentren a sí mismos y manifiesten interés en la participación y en ser líderes. La energía de ellos es la fuerza de nuestra ciudad y nuestros barrios, es la que tenemos que aprovechar. Buscamos ganarle al liderazgo negativo y que estos jóvenes sean activos en las soluciones de las problemáticas de la ciudad”, asevera Edison Eduardo Zapata Arroyave, coordinador académico y de convivencia de la I.E. Ana de Castrillón.

Aprendizaje significativo

Para el estudiante Juan Pablo López Mejía, del grado décimo, el programa le ha cambiado la vida porque se ha podido fortalecer en sus capacidades de liderazgo, las cuales considera de vital importancia: “Un líder contribuye a que las personas puedan tener mayor iniciativa y, desde la perspectiva del ser, que tengan una buena forma de vida, para así evitar que se atente contra la integridad de otros y trabajar en esto, no solo con los amigos cercanos y familiares, sino también con vecinos de la comuna”.

Además, Juan Pablo se ha dado cuenta de que por medio de la democracia es posible incidir en temas como la educación, que es la base principal de los jóvenes.

En su colegio se ha venido practicando la pedagogía del acuerdo. Consiste en que todo lo que pase se habla y el estudiante se convierte en el responsable de sus acciones. Cuando aparece la propuesta de la JAC Villanueva a la institución, esta se convirtió en un complemento para dicha pedagogía. Porque se trabaja el liderazgo y la JAC como encargada de los temas sociales externos a la institución. Conversan con los jóvenes sobre lo que ellos hacen, los capacitan en valores y les muestran la junta como un escenario para formarse.

Se proyecta que para el próximo año se formarán por lo menos 50 jóvenes más.

“En la educación muchos aprendizajes no son significativos, porque el estudiante no sabe para qué sirven. En cambio, cuando se les enseña algo y se les muestra para qué sirve en la vida real este nuevo conocimiento se hace significativo. Es lo que ha sucedido con el proyecto, al invitarlos a ser parte de la JAC, formarlos en lo que hace este escenario, en la manera en que pueden ser líderes en el barrio, en su comunidad e institución y su responsabilidad con cada uno de estos ámbitos”, concluye Héctor Mauricio Calle Gallego, rector de la Institución Educativa Ana de Castrillón, inscrita a la Secretaría de Educación de Medellín.