Por Ana Carolina Sánchez

Ante la falta de oportunidades de empleo, muchos ciudadanos buscan en las ventas informales su forma de sustento diario, no obstante, la informalidad deja vacíos en términos de seguridad social, estabilidad y calidad de vida para aquellos que se dedican al llamado “rebusque”, además de las problemáticas que aparecen con la invasión del espacio público en ciertos sectores.

Según el Dane, (2018), en Colombia 4,9 millones de personas viven de actividades informales sin contrato, de las cuales unas 792 mil personas que trabajan por cuenta propia lo hacen en Medellín y su área metropolitana. El centro es el sector que más comercio informal concentra, y cada día crece por las necesidades de empleo de la ciudad.

Por lo anterior, buscamos a los diferentes aspirantes a la Alcaldía de Medellín, para que nos cuenten qué estrategias piensan implementar en esta zona para minimizar el impacto de la informalidad. Acá sus propuestas.

Beatriz Rave

Para promover la formalidad es necesario trabajar en algunas estrategias que aplican especialmente para la comuna 10:

  • Fortalecimiento de las herramientas institucionales que puedan servir de soporte a la formalización y a la generación de ingresos.
  • Actualización de la caracterización de oferta y demanda, que a su vez permite hacer mejor seguimiento del impacto de los programas.
  • Fortalecimiento de los CEDEZOS y de las redes de aliados tanto de la institucionalidad como de otros sectores económicos y productivos.
  • Acompañamiento en capacitación, orientación y asesoría, y simplificación de trámites a pequeños empresarios no formales para que consideren la formalización.
  • Promoción y acompañamiento del acceso a mercados a través de capacitación y encadenamientos con empresas de diversos sectores.
  • Vigilancia integrada desde las agencias del Estado, lo que supone articular instancias como la Secretaría de Hacienda y la Policía, para evitar la proliferación de prácticas informales, y también que el sector formal las involucre en sus procesos.
  • Fortalecer el Banco de las Oportunidades.
  • Un proyecto bandera será Medellín 24/7, que busca ampliar paulatina y concertadamente con los sectores económicos, las posibilidades de oferta de productos y servicios de la ciudad, ampliando oportunidades de generación de empleo.
  • Frente a los temas de seguridad social, la estrategia es identificar a la población e ingresarlos al régimen subsidiado en la medida que cumplan con los requisitos, y frente a la población venezolana, la mayor solidaridad y atención que se requiera buscando el concurso de la Nación para la financiación de los servicios, así como programas contingentes de promoción y prevención.

César Hernández

Indudablemente la comuna 10 es la que presenta más problemáticas asociadas a las ventas ambulantes, ya sean formales e informales. Nosotros partimos de la premisa de que cada ventero es un emprendedor y a partir de ahí hemos diseñado un plan de ordenamiento para la comuna, donde por calle o carrera se defina una tipología. Por ejemplo, la calle del calzado, la calle de las flores, etc., con el fin de generar calles emblematizadas y así atraer mayor comercio.

Este plan de ordenamiento de ventas ambulantes genera además sistematización de la información de esta población, y una ubicación permanente, conectándola con todos los procesos de la Agencia para las Alianzas Público Privadas – APP de la Alcaldía y en articulación con la Subsecretaría de Espacio Público.

Esto también nos permitirá detectar las ventas ilegales como el caso de pornografía infantil, las cuales deben salir del centro. Además de las ventas que superan dos o tres módulos, estos deberán realizar su transición a local comercial con el apoyo de un “capital semilla”. De esta manera se apoya el fortalecimiento del emprendimiento y al mismo tiempo se le abre un cupo a un nuevo ventero ambulante, lo que significa la generación de ingresos a una nueva familia.

Pero Medellín necesita este plan de ordenamiento de ventas ambulantes en las 45 centralidades identificadas en todo el territorio. Es necesario reorganizar la ubicación de los venteros, descentralizando la alta ocupación que hay hoy en la comuna 10.

Es muy importante ver a las ventas informales como un emprendimiento en potencia.

Daniel Quintero Calle

La informalidad laboral es una problemática estructural que sufre la economía colombiana y ningún gobierno reciente ha sido capaz de diseñar medidas eficaces para reducirla. Medellín no es ajena a esta problemática y el centro es el lugar de la ciudad que más la ha sufrido en los últimos años.

Con el objetivo no solo de reducir la informalidad, sino de crear miles de empleos bien remunerados, le proponemos a la ciudad un modelo de desarrollo económico que convierta a Medellín en epicentro de la cuarta revolución industrial. Para lograrlo necesitamos desarrollar una economía del conocimiento que permita insertar el talento humano en dinámicas de generación de riqueza y valor.

Adicionalmente hay medidas que deben ser tomadas desde el punto de vista administrativo para evitar que el comercio informal ahogue el comercio formal, como ha venido pasando en el centro. Es injusto que quienes pagan impuestos, cumplen las normas y generan empleo formal, sufran las consecuencias de inseguridad, desorden y apropiación del espacio público por parte del comercio informal. Nuestra administración adoptará estrategias integrales para que el centro de la ciudad recupere su dinamismo económico, el comercio crezca y los trabajadores puedan insertarse a la economía formal.

Jairo Herrán Vargas

La meta es buscar sacar la informalidad a la formalidad.

Se asignarán más lugares donde los venteros puedan ejercer sus actividades. Los nuevos acondicionamientos en el centro, se aprovecharán con más casetas bien adecuadas, con servicios y acondicionamientos para el comercio.

Para los jóvenes que llegan a la Informalidad, se deben diseñar programas de formación y generar incentivos para que puedan llegar a la formalización.  En el caso de las personas que ya llevan muchos años en las calles, que son responsables de sus familias y que son reacios a la formalización, hay que buscar ubicarlos en casetas adecuadas y zonas públicas, donde haya tránsito peatonal.

En los casos que nos encontremos con adultos mayores que trabajan en la calle para su sustento, y que no cuentan con familia que asuma con sus necesidades, que vemos muchos en el centro, hay que darles asistencia y ubicarlos en centros especializados para ellos.

Vamos a evitar que los controladores de espacio público atropellen a los venteros en la vía. Debemos hacer respetar el derecho constitucional al trabajo, tengan o no autorización del Estado, más aún si tenemos en cuenta que aunque la gente quiera hacer el trámite, el proceso está congelado y desde hace varios años no se dan nuevos permisos. Teniendo en cuenta lo anterior, no se les mandarán los camiones atropellando a la gente. Nosotros vamos a tener un tratamiento humano.

En nuestra Colombia Humana desarrollaremos diferentes programas y proyectos en los que se tenga en cuenta y se involucre a quienes dirigen las cooperativas y agremiaciones de los informales. Contaremos con su representación para que entre todos generemos las propuestas, y estas queden legitimadas, buscando siempre soluciones viables, con garantía de derechos, respetando la economía formal.

Jesús Ramírez

Propiciaré un gran acuerdo en torno a la recuperación y revitalización del centro de Medellín. Tengo en mente tres grandes intervenciones que espero den cuenta de los problemas de contaminación atmosférica y auditiva, informalidad, invasión del espacio público, seguridad y convivencia ciudadana.

Estas propuestas son:

Peatonalización creciente de vías, arborización, ampliación de aceras, construcción de senderos y bulevares.

Restricciones de circulación del parque automotor.

En asocio con comerciantes formales e informales, erigir el más grande centro comercial a cielo abierto del país.

Santiago Jaramillo

Dentro de nuestras más de 150 propuestas, está el desembolso de las compensaciones urbanísticas multimillonarias, en dólares, que tiene congelada la administración municipal, por oscuros vicios. Por eso pretendemos devolverle a Medellín y a los medellinenses lo que han pagado por su apartamento o su tributo.

Además, proponemos un Banco Medellín, no un Banco de los Pobres, que le preste a los ciudadanos a un interés más bajo que la banca privada y la banca cooperativa.

Víctor Correa

La informalidad hay que entenderla como la precarización del empleo en el país, en tanto la gente no tiene posibilidad de acceder a un empleo formal, de hecho, muchos de los venteros ambulantes del centro, en el pasado hicieron parte de la formalidad con un empleo tradicional en diferentes sectores.

Lo primero que debemos hacer para acabar con la informalidad es generar empleo, y la generación de empleo digno y decente debe darse desde la empresa privada. Para ello se requiere hacer un trabajo político importante para apoyar la industria, como por ejemplo, acompañar al sector textil que está amenazado, buscar en el gobierno nacional las ayudas que estos requieren. Pensar en los aranceles, que si bien no son competencia del alcalde, si puede hacerse el trabajo político para lograr disminución.  No debo pensarme solo como un Alcalde Gerente, sino también como un dirigente político que contribuya al desarrollo de la ciudad y abandere la defensa de su industria.

Debemos intervenir en algunos de los macroproyectos, como el de Río Sur que afecta de alguna manera la industria de este sector. Fomentar la promoción de empleo a través de una política de emprendimiento articulada con ciencia, tecnología e innovación, e implementar la germinación de emprendimientos en la academia, para que surjan desde el conocimiento. Esto hace parte de una apuesta grande que incluye, por ejemplo, impulsar la economía campesina con circuitos cortos de comercialización.

Incentivar el empleo, pero también promover el respeto de los derechos fundamentales de los venteros ambulantes, a ellos no se les puede desalojar si no se les brinda una alternativa, mientras no se puedan mejorar las condiciones, no voy a condenar a una familia a padecer más dificultades de las que ya padecen, pero si voy a trabajar fuertemente con policía y fiscalía para desmantelar las mafias que están cobrando rentas por el espacio público a los venteros ambulantes.


NOTA DE LA REDACCIÓN:

Con el fin de que nuestros lectores puedan conocer todas las propuestas de los aspirantes a la Alcaldía de Medellín, también nos contactamos con  Alfredo Ramos Maya, Jesús Aníbal Echeverri, Juan Carlos Vélez, Juan David Valderrama y Santiago Gómez, quienes por diferentes motivos no respondieron a nuestra invitación.