Por: Víctor Vargas

Evite lesiones, sobrecargas, enfermedades y hacerse daño en lugar de obtener salud: la clave es hacer deporte de manera dirigida.

Estar saludable y verse bien físicamente, son dos aspectos esenciales para las personas en la actualidad. Sin importar la edad o condición, ese estilo de vida saludable incluye hábitos como el ejercicio físico y la buena alimentación, es lo que actualmente se llama fitness.

Sin embargo, en ese afán de tener un mejor aspecto, perder unos kilos de más o simplemente estar en la moda de ejercicio físico, muchas personas afectan su salud por falta de conocimiento sobre cuál es el camino ideal para alcanzar ese propósito.

Si usted quiere empezar a hacer actividad física, cualquiera que sea su motivación, recuerde esta clave: no lo haga solo, no recurra a aplicaciones o videos en YouTube que prometen resultados en pocos días o semanas, puede salirle caro.

El calentamiento es un paso básico antes de iniciar la actividad.

“Antes de empezar lo esencial es evaluar si se tiene alguna enfermedad, patología o lesión osteomuscular que pueda contraindicar la actividad física”, advierte Carlos Andrés Niebles, médico cirujano y Especialista en Medicina de la Actividad Física y el Deporte.

No siempre esa evaluación será para negar la posibilidad de hacer fitness, pero sí para determinar un plan adecuado según su condición, sin importar la edad. Con ello se evitará que se agraven lesiones o enfermedades previas.

Ahora, luego de esa evaluación, el experto recomienda iniciar la actividad física entre cuatro y cinco días en la semana por al menos media hora diaria y “con una carga moderada, guiada siempre por un experto”.

Esa guía experta no es una aplicación o instructivo en las redes, sino un profesional en entrenamiento deportivo.

“Una aplicación no puede corregir la técnica con la que haces el ejercicio, el gesto deportivo. Tampoco determina las cargas e intensidades según tu capacidad para evitar lesiones o el desarrollo muscular ‘disparejo’”, explica Jacobo Masa Bedoya, licenciado en Educación Física, entrenador personal e instructor de planta del Centro Deportivo El Molino.

Otra de las advertencias básicas que hacen los expertos es el conservar el equilibrio entre ejercicio y alimentación, ya que uno de los errores más frecuentes de quienes buscan perder peso, es caer en los extremos: mucho ejercicio y poca alimentación.

Es muy importante el instructor para guiar la postura técnica de cada ejercicio y evitar lesiones.

“Se trata de un balance entre lo que comemos y el consumo del cuerpo en kilocalorías a través de actividad física. Alimentarnos de manera balanceada y tener cargas de actividad progresivas respecto al objetivo”, precisó Niebles.

En relación con las cargas, tanto en peso como en resistencia, ambos expertos señalaron que depende del objetivo de cada persona. Lo crucial es que estén determinadas por profesionales de acuerdo con la capacidad y el programa adecuado de acondicionamiento y entrenamiento de cada persona.

Finalmente, si quiere entrar en la ola fitness, estar saludable, tener un aspecto deportivo o solamente distraerse con la actividad física; acompáñese de un profesional que le guíe, evite lesiones, daños a su salud y efectos contrarios a los que busca al cambiar su estilo de vida.

Para tener en cuenta: el equilibrio es la clave

  • Mezcle el ejercicio cardiovascular con el muscular.
  • Hidrátese antes, durante y después del ejercicio.
  • Aliméntese bien: no deje de comer para perder peso.
  • Nivel inicial: mínimo tres a cuatro veces por semana. Carga moderada.
  • Nivel intermedio: cinco veces por semana, entre una hora y hora y media.
  • Avanzado: seis veces por semana. Intensidad alta. Un día de descanso para recuperación.
  • No omita una lesión por pequeña que sea. Aplique hielo y consulte de inmediato a un profesional idóneo