Por: Por Ana Carolina Sánchez

Sin duda alguna, una de las problemáticas que más afecta a la comuna 10 es el espacio público. Para muchas familias puede ser una oportunidad de supervivencia, pero en la cotidianidad son más las personas que padecen las dificultades de que algunos se apropien de un espacio que debería de ser para el disfrute de todos.

Para que ese ideal pueda darse, la administración municipal es la responsable de generar un orden y control de este.  Es por ello que quisimos profundizar en las decisiones que tomará el futuro gobernante de Medellín y que impactará la convivencia en calles, andenes y parques del centro de la ciudad.

Alfredo Ramos

Trabajaremos por formalizar el empleo en Medellín. Se autorizará el uso del espacio público, previa caracterización, obligando a que los productos que se vendan sean 100% legales y contando con la infraestructura adecuada.

Por su parte, la Subsecretaría de Espacio Público tendrá como prioridad ayudar a la formalización y capacitación de las ventas en la calle y posteriormente el control. El particular que cobre por dichos permisos, será drásticamente sancionado.

Beatriz Rave

Respondió al llamado, pero por motivos de agenda no recibimos información.

César Hernández

Debemos establecer el plan de ocupación del espacio público de Medellín, donde se tiene en cuenta el ancho del andén y la ocupación de las plazas, parques y plazoletas, para generar una mejor distribución del espacio público.

Este debe ir acompañado de un pacto ciudadano entre las agremiaciones de venteros ambulantes y el municipio, y el aprovechamiento de los espacios de oportunidad que tienen las diferentes comunas y corregimientos de Medellín. Importante carnetizar para controlar la ocupación de ventas ilegales o al margen de la ley.

El uso de la fuerza que se ejerce en el espacio público puede reemplazarse por un proceso social de participación y comunicación entre el Municipio y los gremios de venteros ambulantes que den como resultado pactos.

Los permisos van de la mano del ordenamiento de las ventas. El centro está atomizado por no tener políticas de descentralización. Entre más centralidades tengamos en la ciudad, menos presión ejercemos en el centro de Medellín. Daremos nuevos permisos en el plan de ordenamiento de las ventas en espacio público.

Se debe generar una fusión de funciones entre la Subsecretaría del Espacio Público y la Agencia del Paisaje y el Patrimonio. Esta última tiene competencias de planificación, incorporar el plan de ordenamiento de ventas del espacio público, establecer mesas de diálogo y concertación con diferentes organizaciones de ventas ambulantes, y regular el aprovechamiento económico del espacio público.

Daniel Quintero

Un objetivo importante es promover proyectos integrales de espacio público que mejoren el centro y a su vez le otorgue oportunidades a los comerciantes y habitantes de esta comuna. Sabemos la inseguridad que pueden generar, los problemas con los residuos y la competencia económica de los venteros ambulantes, pero eso no significa que ignoremos que miles de familias garantizan su sustento a través de las ventas informales.

Por eso trabajaremos para gerenciar el espacio público con inteligencia y efectividad, aumentando las vías peatonalizadas, sensibilizando, concertando con los venteros informales y los comerciantes formales, trabajando para la formalización y capacitación de los venteros y avanzando hacia la renovación del centro a partir de la creación de modernos edificios mixtos.

Se hace necesario hacer algunos cambios en la Subsecretaría de Espacio Público, buscando aumentar su capacidad de concertación, diálogo y sensibilización; reduciendo cada vez más su accionar represivo y consolidando escenarios de interacción frecuente con los actores territoriales.

Jairo Herrán

No respondió llamadas ni mensajes de texto de este medio.

Jesús Aníbal Echeverri

El espacio público en el centro de Medellín tiene un rey y es un rey ilegal. Por eso hay que trabajar en común con la Policía Militar y la Policía Metropolitana para quitarle ese espacio a los ilegales. Si aumentamos el pie de fuerza, cámaras y un trabajo articulado entre lo público y lo privado, recuperaremos la seguridad y el poder de gobierno en el espacio público.

La construcción de infraestructura del centro ayuda a que los ilegales se trasladen del lugar.

Se requiere un trabajo articulado y corresponsable de todas las secretarías, y se necesita un gerente que conozca el centro, la cultura y lo que se vive allí, que sea de alto perfil y conocimiento suficiente que le permita articularse con todas las dependencias.

Hay venteros ambulantes que son comerciantes buscando su forma de ingresos para vivir, otros que cuentan con 4 o 5 módulos, cada caso tendrá su análisis correspondiente. Lo que queremos es contar y organizar a los venteros, a los buenos.

Yo me sueño una Secretaría de Espacio Público con la responsabilidad de temas como cultura, medio ambiente, movilidad. Hay que recuperar la gobernabilidad y la confianza en el centro, e invitar a los empresarios para que construyan viviendas y centros comerciales.

Jesús Ramírez

La actual estructura de espacio público es ineficiente, está altamente clientelizada y hay prácticas corruptas generalizadas.

Consecuente con mi propuesta de gobernar el territorio, las comunas 10, 11 y 15, tendrán además del Secretario Territorial respectivo, una Subsecretaría de Espacio Público para la comuna que ejerza el control y defina los usos y aprovechamiento del mismo

En asocio con los comerciantes se construirá un gran centro comercial a cielo abierto, en el cual se reubicarán, por especialidades, los venteros ambulantes. No habrá permisos para ubicarse fuera de este.

Juan Carlos Vélez

No responde llamadas ni mensajes de texto de este medio.

Juan David Valderrama

Diseñaremos un nuevo modelo de control y ocupación del espacio público concertado con los comerciantes y los venteros. Tenemos que aprovechar el conocimiento de este gremio y su capacidad de trabajar en equipo para crear los mejores instrumentos de control que beneficien el trabajo digno y el disfrute del mismo.

Los funcionarios de la Subsecretaría de Espacio Público tienen que ser gestores de respeto por el espacio público y el trabajo digno, deben reconocer que ser vendedor informal no es sinónimo de ilegalidad, y lo que debe hacer la Alcaldía es brindarles mejores oportunidades a comerciantes y venteros con condiciones de seguridad.

Trabajaremos con los venteros, comerciantes y la Alcaldía en el nuevo modelo de asignación de permisos. Este modelo busca que se reconozca el conocimiento de los territorios y sus dinámicas comerciales para asignar un número indicado de venteros en cada zona de acuerdo con su vocación comercial. Adicionalmente, trabajaremos muy fuerte por la formalización de los venteros.

La Subsecretaría de Espacio Público necesita personas que tengan empatía, que conozcan los territorios, que no atropellen la dignidad de las personas, que lleguen a acuerdos con quienes ocupan el espacio público para que las personas tengan derecho al trabajo y las comunidades puedan disfrutar sin generar conflictos. Reformar la Secretaría es hacerla más humana y más cercana a las necesidades de trabajo digno y respeto.

Santiago Gómez

No responde llamadas ni mensajes de texto de este medio.

Víctor Correa

Las dos principales problemáticas están asociadas al número creciente de venteros ambulantes y los problemas con habitantes de calle. Son dos aristas con dos enfoques diferentes que deben trabajarse teniendo en cuenta el reconocimiento de las obligaciones constitucionales de los alcaldes.En el caso de los venteros informales hay una sentencia de la Corte muy clara que plantea que en tanto no se brinden otras alternativas, la respuesta no puede ser la represión, el bolillo, los gases y los decomisos, sino un trabajo para un proceso de formalización y creación de empleo formal, que en últimas es el problema.

Muchos de los venteros informales son consecuencia del deterioro industrial y productivo, cerca del 40%  de los más de 14.000 venteros, antes tenían un empleo, según datos de la Unión General de Trabajadores de la Economía Informal (UGTI). Ellos tienen derecho al mínimo vital. Los que abusan, son ilegales o tienen más de una chaza, deben irse identificando y tener otro tipo de accionar.

Se buscará un diálogo entre comerciantes formales e informales, para encontrar fórmulas de autorregulación del comercio informal y alternativas que no afecten el comercio formal, y generar una ruta de trabajo que nos lleve a la formalización de muchos de estos venteros, lo que indica que sí se generarán algunos nuevos permisos.

En cuanto a la Subsecretaría de Espacio Público, más que una institución encargada de perseguir a los venteros y decomisarles sus cosas, lo que queremos es que el personal de espacio público ayude a mantener pactos con los venteros ambulantes sobre ubicaciones, lugares, formas, en un ejercicio de autorregulación. Será una dependencia que no solo sea coercitiva, sino también con enfoque social.