Enriquezca su vocabulario para que la marcha no se lo lleve por delante

May 13, 2021 | Columnas, Comunidad

Cuando yo era imberbe e indocumentado la ingenuidad me llevó a pensar que, en el futuro, o sea en el año 2000, porque para toda nuestra generación pensó que el futuro era en el año 2000, todo sería muy distinto, todo sería mejor. Que ríos de leche y miel correrían libres por este paraíso que nos vendieron, que nadie se llevaría mal, que habría menos delincuencia, o no habría. En fin, que todo sería perfecto. ¿Por qué? Porque seríamos más educados, más civilizados, la brecha social sería cosa del pasado y todo sería mejor. Mejor dicho, como dijo Gaviría cuando tomó posesión de su cargo el 7 de agosto de 1990 “Bienvenidos al futuro”.

Qué risa. Nada de aquello fue así. Precisamente en esos 90 comenzamos un declive en los valores, en el respeto por las instituciones, por el establecimiento, que nos hundió como quien es tragado por un rio arremolinado. Claro, huelga decir que muchas veces ni las autoridades ni el establecimiento ayudan, pero todo es fruto del mismo mal, ese que no nos deja salir del atraso, del atolladero, de este subdesarrollo tan atroz. La total falta de buena educación.

En las recientes marchas que derivaron en hordas de bárbaros que arrasaban con todo a su paso, sin distinguir objetivos ni medir consecuencias, se evidenció como nunca ese tiempo desperdiciado, esa generación echada a perder. En esos muchachos bestializados y envenenados de odio, con la sangre en el ojo y el cuchillo entre los dientes, se materializó la condena que llevamos en esta zona del mundo: la pobreza en todas sus patéticas versiones. Pobreza mental, intelectual, física y espiritual. Esos pelaos son el reflejo que lo que hemos hecho con ellos como sociedad. Chicos pálidos para la máquina.

Es que el cuadro no podía ser más patético, atacando a pedradas la infraestructura de transporte, esa misma que los va a llevar a la casa a ellos y a sus padres, a sus abuelos, a sus familias. Destruyendo los paraderos que los guarecen de la lluvia, enfrentados a un semáforo arrojándole toda clase de guijarros, saqueando tiendas y almacenes donde trabaja gente igual o más pobre que ellos, robando televisores, computadores y hasta motos que nunca van a poder usar, ofreciendo el mensaje de “no necesitamos mejor calidad de vida, necesitamos un televisor”. Todos esos daños, todos, se reconstruirán nuevamente con plata que quien sabe si ellos, pero sí sus padres, hermanos y familiares tributarán en impuestos. ¿Entonces? ¿A qué juegan si yo, tu, él, nosotros y ellos vamos a pagar por todo otra vez?.

Quién estará detrás de esta gente, que, finalmente, es el último eslabón de una cadena de desaciertos que comienza desde la base de toda sociedad, el hogar.

Esa es la foto de parte de esta generación, de ese material que se va a perder. Vivir 18 o 20 años para verse así, tumbando una estatua de un prócer como Antonio Nariño, que, entre otras cosas, fue un luchador por la igualdad en los derechos del hombre y uno de los personajes más importantes en la libertad de Colombia. Tal es la ignorancia de estos pobres sujetos, que le roban a su vecino, a su compañero de colegio a quien quiere salir adelante, para que, juntos, se ahoguen en las nauseabundas aguas de la miseria. Ese no era el hombre nuevo, el ser del siglo XXI que yo me esperaba encontrar.

Columna Juan Moreno

Foto tomada por Omar Portela

Quién estará detrás de esta gente, que, finalmente, es el último eslabón de una cadena de desaciertos que comienza desde la base de toda sociedad, el hogar. Gente sin padres, sin asistencia familiar, creciendo como el orégano en el monte, criados por lo que ven y oyen sin filtros, presa del que les quiera llenar la cabeza con cuánta barbaridad se le ocurra.

Y los que van al colegio, quedan a merced de lo que allá les quieran decir, de los militantes infiltrados en las aulas generando odios, cizaña, ponzoña, resentimiento, reemplazando conocimiento por doctrina, religiosa, política, económica, la que sea. Formando extremistas, soldados de primera línea que van a arriesgar su vida y su integridad convencidos de que lideran una causa, de que son adalides de una nueva refundación de la patria tras una vitrina astillada, una parva robada, un negocio acabado, un hospital apedreado, un bus en llamas.

Le puede interesar: Los problemas del centro se volvieron “paisaje”

Juran que no son títeres del establecimiento, pero sus cuerdas las maneja una fuerza oscura, un nuevo orden que se alimenta de estas pobres almas, destrozadas también por la torpeza del propio Estado con sus actitudes infames, con su riqueza cochina para unos pocos, con sus componendas, con su congreso nauseabundo, con el pisoteo a los más elementales derechos, la salud, la alimentación y, claro, la educación, siempre la educación. A los estados atrabiliarios de cualquier sesgo político le conviene tener gente sin formación para manejarla a su amaño, pero ese es un bumerán que se devuelve, y se devuelve mal. Esta generación pobre y perdida puede pasar factura muy cara. Una cuenta que todos debemos pagar porque, ahí todos debemos algo.

3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Es la mejor descripción del momento actual, dice lo que muchos sentimos y vemos. Que pesar de los padres que no supieron educar a sus hijos y que todos sufriremos las consecuencias.

Excelente el escrito: qué realidad tan grande. Ojalá no fuera así… Pero Dios tenga misericordia de nuestro país, y de estos revoltosos!!!

A nosotro, los mas grandes, se nos olvidó educar los descendientes. Ya ahí los tenemos, sin rumbo cierto.

También le puede interesar

Un tesoro oculto en medio de Prado Centro

Un tesoro oculto en medio de Prado Centro

Le contamos sobre Al Prado, un patio de comidas poco convencional que se oculta entre las antiguas paredes de una de las casonas tradicionales del sector. Por: Valentina Castaño Caminar por el barrio Prado en el centro de Medellín, es deleitarse con la arquitectura de...

leer más
Medellín Despierta comienza este viernes en la ciudad 

Medellín Despierta comienza este viernes en la ciudad 

En el centro de Medellín, las actividades se concentrarán en el barrio Boston.   Luego del levantamiento de las restricciones para controlar el virus COVID-19 en Medellín, la estrategia ‘Medellín Despierta’ vuelve para fortalecer la economía local, mediante de la...

leer más
Diálogos que construyen sociedad

Diálogos que construyen sociedad

Colombia vive uno de los momentos más críticos de su historia reciente. El estallido social que se ve reflejado en las calles y carreteras del país, dan muestra del descontento de parte de la sociedad sobre la manera como avanza Colombia, cada vez más polarizado y sin...

leer más
Invasión del Espacio Público

Invasión del Espacio Público

En el centro de Medellín se ha incrementado la invasión del espacio público con las ventas ambulantes y en carreta por Por: Susana Ortiz Entiendo que esta situación es un poco compleja por su manejo en este territorio, pero estos venteros ocasionan más trancón por la...

leer más
Huecos en la vía

Huecos en la vía

La vía del Tranvía, exactamente en Junín entre Maturín y Pichincha, lastimosamente en vez de ser una zona transformada que enaltece el paisaje urbano y la movilidad de la ciudad se ha venido convirtiendo en una vía llena de huecos. Le puede interesar: Inoculado a los...

leer más
Inoculado a los 51

Inoculado a los 51

El día en que me iban a vacunar me levanté como a las 8 de la mañana sin saber que me iban a vacunar. << Inoculados >> Hacía tres días había cumplido 51 años y ese día del onomástico pensaba que, como iban las cosas, y al ritmo de vacunación y con todas...

leer más

Suscríbase a nuestro boletín