jueves, noviembre 23, 2017
Home > Infraestructura > Desentierran un pasado sobreviviente

Desentierran un pasado sobreviviente

Gracias al plan de manejo arqueológico de Centro Parrilla, este proyecto de renovación de las redes subterráneas ha permitido el rescate de valiosa evidencia sobre los antiguos pobladores de nuestro centro histórico.

Alexander Barajas Maldonado

Con justa razón, Medellín obtuvo hace 13 años el cuestionable honor de recibir el Premio Atila por permitir la destrucción de su patrimonio histórico, sobre todo, el que se podía apreciar a simple vista en la superficie del corazón de la ciudad. Todavía se suspira por la pérdida del imponente Teatro Junín, la plaza de mercado de Guayaquil o el Pasaje Sucre.

Un progreso mal entendido, parecía haber dejado muy poco para evocar en un territorio donde la ocupación humana suma 10 mil años. Sobreviven algunos topónimos indígenas prehispánicos, los templos de La Candelaria y La Veracruz son testigos coloniales, y todavía están en pie construcciones republicanas como la casa Barrientos o los edificios Carré y Vásquez.

Paradójicamente, ese mismo progreso -que no solamente derruyó, sino que también sepultó bajo concreto y asfalto- hizo que se conservaran hasta nuestros días artefactos y estructuras que nos conectan con ese pasado, los cuales están viendo de nuevo la luz gracias a Centro Parrilla, el proyecto de EPM que hace 18 meses ausculta bajo calles, parques y otras construcciones con el fin de renovar redes de acueducto y alcantarillado en la Comuna 10.

De los $207 mil millones destinados al proyecto, cerca de $400 millones financian labores arqueológicas que ya muestran hallazgos significativos como urnas funerarias indígenas (Juanambú, cerca de la plazoleta Zea), loza europea de la colonia y buzones de correo de finales del siglo XIX, entre muchos otros.

Los puentes sobre la quebrada Santa Elena (a la altura de Junín y Palacé), tapados ocho décadas atrás para trazar la avenida La Playa, también fueron redescubiertos en muy buen estado, estudiados y vueltos a cubrir para cuando puedan disfrutarse en una eventual reapertura de la quebrada y sus riberas como ejes peatonales

Paola Gallego, antropóloga e interventora de los programas de arqueología en las obras de EPM, confirmó que a la par con los actuales trabajos, seguirán las tareas de monitoreo, rescate y análisis de los artefactos recuperados con motivo de Centro Parrilla; “esos elementos harán parte de la colección del próximo museo histórico del centro, dentro del futuro Pabellón del Agua que esperamos construir en 2017, en Ayacucho con Mon y Velarde, donde hace tres años, cuando empezaron las obras del tranvía, se encontró el primer acueducto de la ciudad”.

Centro Parrilla va en 52%

Hugo López es el director del proyecto Centro Parrilla en EPM. Aseguró que cumplido el 58% del plazo total (dos años y medio), hay un avance del 52% en las obras. “De los 40 km de tuberías de acueducto que vamos a intervenir, ya se renovaron 20 km; en alcantarillado llevamos 20 km de los 35 km totales. Creemos que entregamos las redes listas en el segundo semestre de 2017; el urbanismo y nuevos andenes están a cargo del Municipio”.

Agregó que el segundo grupo de obras (Villanueva, Prado Centro y Minorista) será el primero en terminar, a más tardar en octubre. Los otros tres grupos estarían listos en distintos trimestres del año entrante.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *