Con 56 proyectos urbanísticos y ambientales, el centro de Medellín recupera el protagonismo.

Por: Íngrid Cruz Riaño

El Centro de Medellín está siendo renovado: hay obras terminadas y otras que están en proceso de ejecución. Todas se conectan, se entretejen y hacen parte del Plan de Intervención Integral del Centro. Es así como los corredores, paseos, pasajes, plazuelas y parques de este sector de la ciudad están siendo reverdecidos, tienen nuevo mobiliario urbano, mayor espacio público y le dan más espacio al peatón y a los biciusuarios, reduciendo las vías, ampliando los andenes y estableciendo más kilómetros de ciclorrutas.

La idea es que la ciudadanía se apropie del Centro, viva en él, lo camine, desarrolle sus actividades educativas, culturales y empresariales, y disfrute de los espacios públicos de este sector. Con la recuperación del espacio público, se aporta al mejoramiento de la calidad de vida de cerca de un millón doscientas mil personas que pasan diariamente por la comuna 10 –La Candelaria.

Son 56 proyectos urbanísticos y ambientales en el centro, con una inversión de $410.000 millones por parte de la Alcaldía de Medellín. Dentro de estos se destacan por su representatividad histórica, urbana y social, el paseo Bolívar, el corredor verde de la avenida Oriental, el paseo La Playa, el corredor Junín, el parque Berrío, el parque del Periodista y la plazuela Nutibara.

La secretaria de Infraestructura Física de Medellín, Paula Palacio, afirmó que “el centro de Medellín es para la administración municipal un proyecto estratégico donde se hace una intervención integral del territorio, partiendo de dos conceptos: el del urbanismo ambiental que busca proteger y mejorar las condiciones urbanas y del paisaje de la ciudad, y la movilidad sostenible que busca también generarle a la ciudad mejores formas de movilizarnos, pero que también sean amigables con el medio ambiente y con el concepto de ciudad verde que estamos trabajando”.

¿Qué piensan los ciudadanos sobre las obras?

Centrópolis habló sobre la transformación del centro con trabajadores, estudiantes y transeúntes del sector. Esto fue lo que dijeron.

Alba Nury Cano, vendedora de flores, opina sobre la transformación del centro

Berta Ibarra, vendedora informal, manifestó que “los andenes más anchos hacen que la gente tenga más espacio para que camine mejor. Con las bancas, palmas y jardineras, el centro está quedando muy bueno, bonito y organizado. Si los ciudadanos tuviéramos conciencia, el Centro sería una maravilla.

 

 

Jorge Durán Blandón, transeúnte, afirmó que “los espacios son amplios y bonitos, se le está dando un aspecto distinto al centro. Hay espacios donde uno puede conversar con la gente y puede esperar tranquilo. El aseo está muy bueno y se ve más cultura de la comunidad. Vi que pusieron unos stands donde le enseñan y le explican a la gente cómo utilizar y movilizarse por los espacios públicos, lo cual se debe hacer de una manera continua para crear cultura, educación, en las personas”.

 

Laura González Vergara, estudiante, expresó que “la movilidad de los peatones mejora porque las aceras son más amplias y espaciosas haciendo que las personas puedan caminar más fácil. El centro es un espacio que se puede aprovechar no solo para comprar o hacer vueltas, sino para pasar un buen momento. Las zonas verdes me han gustado mucho porque son una de las mejores obras para sensibilizar sobre el medio ambiente. Se deben poner más canecas en las calles y concientizar a la gente para que tenga sentido de pertenencia al centro, a su cultura, a su historia, y se sienta orgullosa de él”.

Osvaldo de Jesús Atehortúa, pensionado, refirió que “el Centro ha quedado muy bonito, muy cómodo y muy fresco. El cambio ha sido total. Me mantengo en el centro porque hay mucho espacio, aire fresco y mucho esparcimiento, la gente se ve más animada. Me gustan mucho los jardines, el aseo y la cultura de la gente, casi no se ven basuras, las personas las están tirando en las canecas. Es importante que se siga haciendo un buen manejo de las basuras y que los comerciantes o habitantes del centro colaboren regando las matas. Ojalá todos los alcaldes que vengan sigan este proceso de mejora del medio ambiente”.

María Cristina Guerra Blandón, estudiante, dijo que “Hay una forma más fácil de moverse por el Centro de la ciudad: los espacios para los peatones son más amplios, uno puede caminar con más libertad y no temer a que los carros lo cojan. Pusieron ciclorrutas, lo cual hace que los que andan en bicicleta no se metan en el espacio de los carros y de pronto les pase algo. Muy bueno que ahora hay más sillas, usualmente paso caminando por acá y a veces estoy muy cansada y me siento un momento y vuelvo a seguir el camino. No debemos tirar la basura en la calle ni dañar lo que acaban de hacer, sería como muy mala onda”.

Camilo Carrero Clavijo, repartidor de volantes, “por la organización de los espacios, no se ve tanta congestión. Me gustan los sitios abiertos, las zonas para sentarse y descansar un rato a la sombra, mientras se toma un tinto. Me gustaría que organizaran mejor a los vendedores ambulantes para que no estorben a los transeúntes. No se debe tirar la basura a la calle y se deben mantener bien los lugares porque van a seguir utilizándose”.

 

Fernando Pérez es un usuario de bicicleta y esto es lo que opina sobre la transformación del centro de Medellín.