Search
Generic filters

Algunas de las instituciones educativas más emblemáticas del centro de Medellín

Nov 14, 2020 | Educación

Pasado y presente de algunos de los mejores colegios y universidades de la ciudad que tienen o han tenido su sede en la comuna 10. 

Por: Andrés Puerta 

En su novela Camila todos los fuegos, el escritor Juan Diego Mejía retrata la vida de los colegiales que transitan por el centro de Medellín, sus paseos por Junín, los amores y desamores y la desfachatada ambición de atraparlo todo, aunque sea con la mirada, que se tiene en esa etapa de la vida. La que retrata Mejía era la Medellín de los sesenta, en la que se demolía un teatro emblemático (Junín) y comenzaba la construcción del edificio Coltejer, una ciudad que aún no imaginaba los rigores de la violencia que vendría unas décadas más tarde. Los estudiantes de esa época caminaban presurosos y le impregnaban una vitalidad desbordada al corazón de Medellín.  

Hoy en día, más de 200 mil personas estudian en el centro, la mitad están en básica secundaria y el resto en instituciones de educación superior. En total, según datos de la Secretaría de Educación, hay más de 100 establecimientos educativos. De hecho, la comuna 10 es la que más colegios alberga en Medellín, con un total de 58, este lugar lo comparte con la comuna 16, Belén. Estos números demuestran la importancia que tiene el corazón de Medellín como espacio educativo. Este hecho, sumado a la cantidad de instituciones universitarias, institutos tecnológicos, centros de formación para el trabajo, conforman todo un ecosistema educativo que convive y crece todos los días. 

Si alguien realiza un recorrido hoy por el centro, no podrá encontrar la vivaz algarabía, de hecho, la palabra de la pandemia ha sido reinventarse. De un día para otro las universidades y los colegios tuvieron que refugiarse detrás de las pantallas. Los profesores se convirtieron en pernos de anclaje sin los que era imposible continuar. Por ejemplo, el Colegio Militar José María Córdova ha llevado sus clases desde la virtualidad, capacitaron a sus docentes para garantizar un mejor proceso y verificaron la conectividad de los estudiantes a través de encuestas. El problema con las palabras que se extienden es que su uso continuo las desgasta, se ha escuchado tanto esta palabreja que ya dudamos de su real sentido, que, en estas circunstancias, es supervivencia pura. 

Pero, esas reflexiones tienen que ver con la actualidad, y la importancia del centro como pilar de la educación en la ciudad es de vieja data. En el centro, aparte de los colegios que funcionan hoy en día, se fundaron algunos de los más emblemáticos, por ejemplo, la Escuela Normal Antioqueña de Varones, vio su origen en 1872 bajo la dirección del pedagogo alemán Amadeo Weiss, estaba ubicada en la Plazuela San Ignacio. Para la labor de enseñanza se contrataron a profesores católicos alemanes como Christian Siegert y Gustavo Bothe, quienes ayudaron a la formación de algunos de los primeros maestros antioqueños. En 1933, el establecimiento pasó a ser de orden nacional y cambió su nombre por el de Normal Nacional de Varones.   

La comuna 10 es la que más colegios tiene en Medellín. Más de 200 mil personas estudian en el centro. 

También es importante mencionar a la Escuela Normal Antioqueña de Señoritas, que comenzó su funcionamiento en 1875, por sus aulas pasaron educadores como Manuel Uribe Ángel o Baldomero Sanín Cano. Si uno hace el recorrido por Ayacucho, se ve la sede, una especie de oasis en medio del cemento que, desde afuera, muestra unos árboles frondosos por encima de la tapia de ladrillos que bordea sus instalaciones. Al ingresar, parece un inmenso parque. Frente a la portería principal, hay una casa en la que un pitbull blanco y café, se asoma a la reja, tiene una mancha en la cara, es alto y musculoso, tiene apariencia amenazante, pero cada que los transeúntes se acercan, en lugar de ladrar, suplica caricias con sus ojos saltones y les mueve la cola. Si alguno acepta su juego, él lo saluda montando las patas delanteras en la reja y lamiendo su mano. 

También en el centro se fundaron el Colegio de la Presentación (1880), que estaba ubicado en Pichincha con la antigua carrera San Félix (cerca de la iglesia de San José); el Colegio de San Ignacio (1886), situado en la Plazuela San Ignacio, entre cuyos discípulos están Luis López de Mesa o Fernando González. Así, desde el principio la educación estuvo ligada al centro de la ciudad. 

En 1890, se fundó el colegio San José, que estaba en Girardot con Bolivia; mientras que el Liceo Antioqueño, ubicado en el Paraninfo de la Universidad de Antioquia fue fundado en 1901 y durante mucho tiempo fue considerado uno de los más importantes del país. Esta Institución antes se había llamado Colegio de Antioquia (1822) y posteriormente se trasladó al sector de Robledo, donde comenzó a funcionar en 1960, hasta su cierre en 1988

Lea también: Ubicación estratégica del centro, mayor fortaleza para atraer estudiantes. 

También en el centro se fundó el Colegio La Enseñanza (1914), que estaba en Colombia con Tenerife, pero que en 1955 se trasladó a El Poblado. El María Auxiliadora fue fundado en 1915, por las hermanas Salesianas, ubicado en Bolívar con Perú y luego se trasladó a Echeverri con el Palo, esta institución ha estado por varios años en el nivel Muy Superior de las pruebas Saber 11, además de haber sido finalista, en reiteradas ocasiones, de las Olimpiadas del Conocimiento.  

En esta lista también está el Colegio Salesiano El Sufragio, que fue fundado en 1938, es católico y está dirigido por la comunidad Salesiana, además, la Institución Educativa Javiera Londoño (1949), creada en honor a una mujer que luchó por la libertad de los esclavos y la Institución Educativa Tulio Ospina (1947), que tiene un enfoque humanista. 

Recorrido educativo 

Al hacer un recorrido por la avenida Ayacucho, por ejemplo, se puede estar cerca de la historia de la educación en Antioquia. A la altura de la Plazuela de San Ignacio se está frente al Paraninfo de la Universidad de Antioquia, antigua sede del Liceo Antioqueño, donde estudiaron Antonio Roldán Betancur o Fernando Botero. Allí mismo tenían su sede colegios como la Normal Antioqueña de Varones y el San Ignacio. En los alrededores del Tranvía, entre panaderías, mueblerías y casas de banquetes cerradas por la pandemia, no se encuentra el panorama habitual de los estudiantes que caminan por las aceras. En cambio, se puede ver a los transeúntes que caminan presurosos y hasta los vendedores de tintos que empujan su carrito y están a la vanguardia de la tecnología, ya cuentan con código QR para hacer transferencia cuando uno va a pagar su café.  

En el camino uno se encuentra al Instituto de Bellas Artes, que nació en 1911 y siempre ha representado un referente del centro; por sus aulas han pasado nombres como Francisco A. Cano, Pedro Nel Gómez, Rodrigo Arenas Betancourt o Teresita Gómez, algunos de los artistas más representativos del país. Muy cerca de allí está otro colegio emblemático de Medellín, la Institución Educativa Centro Formativo de Antioquia, CEFA, fundada en 1935 por Joaquín Vallejo Arbeláezcon una ideología Liberal. Otra institución de renombre en el sector es el Colegio Militar, que imparte educación preescolar, básica primaria, secundaria y media académica, basada en principios y valores de la cultura militar. Una de las escenas más impactantes del recorrido está frente a su puerta, a través de la reja, delante de una cancha y las aulas solitarias, el busto del prócer José María Córdova tiene puesta una mascarilla. 

Foto: Omar Portela

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Más noticias