Alertas del centro para el Plan de Desarrollo

Mar 11, 2020 | Comunidad, Principal, Últimas noticias

CENTRÓPOLIS escuchó a diversos actores para conocer sus preocupaciones sobre el centro. Estos son los temas que, según ellos, debe atender la Alcaldía en este periodo y que no pueden quedar por fuera del documento rector.

Por Víctor Vargas

El palpitante centro de nuestra ciudad tuvo una importante intervención durante la administración de Federico Gutiérrez, sin embargo, la transformación de la zona requiere, según varios de sus principales actores, resolver problemáticas que una transformación física por sí sola no ha resuelto. Estos son los temas críticos:

Espacio Público

Para los consultados, este es un tema grave que extiende sus consecuencias a muchas de las demás problemáticas. “Es que dentro de la dimensión del espacio público tenemos el microtráfico, la extorsión y la invasión del mismo para explotarlo”, señaló Daniel Manzano Cárdenas, director ejecutivo de Asoguayaquil. Este aspecto genera impactos negativos en el comercio formal (desempleo y pérdidas económicas), delincuencia, contaminación visual, auditiva y problemas de movilidad que afectan el desarrollo económico y la convivencia del centro.

Pese a la intervención física que durante la administración anterior tuvieron diversos sectores “esos pasajes ya están llenos de vendedores ambulantes”, agregó Juan David Belalcázar, director de la Alianza Cultural por el Centro. Por su parte, Jorge Mario Puerta, director ejecutivo de CORPOCENTRO, resalta la importancia de acciones para evitar el crecimiento del comercio informal y de medidas para impedir que ese espacio público sea mal explotado económicamente, además se cuestiona sobre qué propuestas hay para avanzar en la formalización de esta población.

Pero también hay otra visión del espacio público y es la que pone de relieve la presidenta de la JAL de la comuna 10, la edil Lucy Estela Pamplona: hace falta más espacio público para poblaciones como los adultos mayores, sitios en los que la comunidad se pueda reunir, y en eso coincide también Luz Miriam Arango, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Prado. “La gente piensa que en barrios como el nuestro solo hay adultos mayores y no es así. También hay población joven y niños que necesitan parques recreativos, con juegos infantiles por ejemplo”.

Habitantes de calle

Según indica Jorge Mario Puerta, en el centro circulan y viven más de 3.000 habitantes de calle, muchos de los cuales se concentran en el barrio Prado. Desde allí, Luz Miriam Arango, pidió a la Administración soluciones de fondo para esta problemática. “Ellos traen mucho deterioro, por ejemplo, con el tema de los residuos sólidos, la suciedad personal y la que generan en las calles del barrio. Reconocemos también que los vecinos les entregan colchones viejos y demás objetos que van a parar a las esquinas”. Sumado a ello, el rector de Uniremington, Arcadio Maya Elejalde, destaca que muchos de los habitantes de calle son foco de agresiones a ciudadanos y estudiantes que no acceden a darles una moneda. Los comerciantes formales

también se ven afectados por esta población que duerme en las entradas de sus locales generando malos olores y también algunos robos o daños en las infraestructuras de sus locales, además de la presencia que disuade a posibles compradores y que por la situación se alejan de estos sectores.

Movilidad

Para Asoguayaquil, un sector con más de 17.000 unidades productivas, el que la movilidad del centro sea caótica y hasta restrictiva, tiene profundos impactos económicos para el sector.

“Para nosotros es muy importante que nos expliquen cómo se va a garantizar que la gente llegue y que también pueda salir porque la única acción que en este momento estamos observando es que las autoridades cierran prácticamente el acceso”, indicó Manzano Cárdenas. Lamenta que el bajo nivel de regulación por parte de la Secretaría de Movilidad afecte el cargue y descargue, facilite el parqueo informal y estimule la indisciplina en las vías impactando la dinámica comercial y su aporte económico a la ciudad.

La falta de agentes de tránsito ha afectado la regulación de la movilidad.

En este aspecto Jorge Mario Puerta señala que es urgente la reorganización de la movilidad del centro, en especial del transporte público colectivo proveniente de otros municipios, pues estos no solo ingresan, sino que hasta recorren el centro de la ciudad generando la saturación de las vías y el deterioro del medio ambiente, entre otros impactos. Frente a ello, el líder propone la creación del anillo vial que limite ese ingreso, medida a la que agrega la próxima implementación de la trocal de Metroplús que no puede competir con otros modos.  Finalmente pidió que el Plan de Desarrollo, debe contemplar medidas restrictivas a la movilidad que sean de ciudad y no solo para el centro.

La migración venezolana

Para la mayoría de los diversos actores que participaron en esta consulta, el tema de la migración venezolana está cruzando varios de los temas que afectan el centro como la informalidad, invasión al espacio público, el empleo, el hábitat y hasta la inseguridad.

Resulta obvio para los consultados que la población venezolana está también engrosando el grupo de vendedores ambulantes que se calcula son ya la mitad de comercio en el sector. Agregan que otro aspecto bastante negativo es el aumento de la mendicidad que señalan es ya tan frecuente que afecta e incómoda a los visitantes y clientes que jalonan el comercio, de hecho, destacan que son frecuentes los hechos de violencia o disputa por el espacio público.

La migración venezolana ha agudizado varios de los problemas del centro: informalidad, mendicidad, entre otros.

A ello se suma el innegable impacto que ha tenido esta población en el deterioro del patrimonio histórico y arquitectónico del barrio Prado. La presidente de la Junta de Acción Comunal explica que tiene testimonios de inquilinatos en los que se han construido hasta 40 habitaciones en las que viven hacinadas cinco e incluso más personas y en especial niños que viven en complejas condiciones. Esto, además de la destrucción interna de las casas que están siendo adecuadas para este tipo de explotación que solo se enfoca en las ganancias económicas, pero no en las condiciones de hábitat, incluso con impactos en materia de residuos sólidos, ventas informales, alteraciones del orden público y lo más grave, explotación y abuso de menores de edad.

Recuperación de lo social con fomento y promoción de la cultura

Lo social y la cultura son dos de los elementos determinantes para un centro de ciudad revitalizado y cívico. Así lo considera Juan David Belalcázar, director de la Alianza Cultural por el Centro. Y lo expresa haciendo un llamado ya que considera que durante la administración anterior lo social y lo cultural no tuvieron la importancia necesaria para avanzar en un nivel más alto de impacto. “Sin lugar a dudas el aspecto social no puede ser solamente un nombre. Entonces en ese ejercicio de recuperación de lo social no se puede eludir la perspectiva de género en la construcción del Plan de Desarrollo. Tampoco podemos obviar un centro accesible e inclusivo, que tenga en cuenta la diversidad de las personas que lo habitan y visitan. Frente al tema de la cultura, Belalcázar llamó la atención para que la Alcaldía apoye determinadamente la oferta cultural del centro, en el sentido que la Administración no se puede entender como el creador de esta, sino como el impulsor de la que ya existe, que está siendo generada desde hace tiempo y con una trayectoria innegable. “Medellín en particular es una ciudad que tiene una producción artística y cultural muy potente y de vieja data, con procesos bastante desarrollados e iniciativas emergentes que cada vez son más cualificadas. Una de las apuestas que tiene que hacer la administración local es fortalecer esas iniciativas”, recalcó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Más noticias

Suscríbase a nuestro boletín mensual

Ya está suscrito