Miembros de El Derecho a No Obedecer se manifestaron esta mañana en un acto simbólico en contra de las 1.752 muertes violentas que ocurrieron en Medellín desde 2016 hasta 2018

La mañana del jueves 15 de agosto, en el centro administrativo La Alpujarra, los integrantes del colectivo ciudadano El Derecho a No Obedecer realizaron un camposanto simbólico con 1.752 lápices que representan a cada persona asesinada en Medellín entre 2016 y 2018. Se trata de un acto visible y contundente que invita a la reflexión.

Esta acción se lleva a cabo en el marco de las conversaciones públicas que se han dado a través de #HablemosDeMedellín, en donde varias organizaciones se han unido para que el tema de los homicidios circule nuevamente ante la opinión pública.

Con esta acción, los activistas invitan a la ciudad a entender el dolor ajeno, escuchar al otro, cuidar y reconocer la importancia de la vida.

¿Qué es el Derecho a No Obedecer?

El Derecho a No Obedecer es un proyecto de la Corporación Otraparte que funciona como una plataforma de iniciativas ciudadanas que explora nuevas formas de participación y de activismo a partir de la desobediencia.

Lea aquí el comunicado del colectivo