En la calle Ayacucho, entre las estaciones Bicentenario y Buenos Aires del tranvía, se consolida una nueva oferta gastronómica que busca convertirse en un referente para el centro.

Por: Daniela Jiménez González

A lo largo de 520 metros cuadrados las luces, la decoración rústica y la música suave, ambientan la plazoleta central de Mercado del Tranvía, un lugar que está construido en un ochenta por ciento de maderas reciclables y otros materiales recuperados como tuberías, canecas o estibas.

Al estilo de un mercado europeo y con un aforo de 450 personas, el proceso de planeación de este nuevo proyecto tardó alrededor de un año, desde que se trazaron los primeros diseños en el papel hasta su construcción, y ya cumple dos meses de funcionamiento en el barrio Buenos Aires, entre las estaciones Bicentenario y Buenos Aires del tranvía.

Mercado del Tranvía se encuentra ubicado en el mismo punto en el que durante décadas operó el tradicional Estadero Jardín Clarita, uno de los sitios referentes del centro de la ciudad. “Recorriendo el tranvía yo vi que estaba vacío el lugar donde estaba el Jardín Clarita, un lugar que funcionó por cincuenta y tres años y que tenía billares y mucha gastronomía. Se nos ocurrió la idea de montar aquí un mercado tipo europeo de comidas”, afirma Julio Medina Agudelo, uno de los tres socios del proyecto.

La primera planta del establecimiento es una plazoleta grande, distribuida en dos niveles, en los que se encuentran veintiún locales de comidas y bebidas. En la zona de arriba existen tres plazoletas independientes a manera de terrazas, para pasar el rato, conversar o estar con amigos. Quien necesite una de estas terrazas para un evento, puede realizar una reserva. Ya se han realizado allí algunas fiestas de cumpleaños, quinces y hasta unas bodas de oro.