Con el fin de reducir los casos de enfermedades como dengue, zika y chikunguña que en los últimos años han afectado tanto a Medellín, continúa la liberación de una clase de mosquitos que contrarrestarán el problema. Le contamos de qué se trata esta solución.

Por: Daniela Jiménez González

La bacteria Wolbachia se encuentra presente, dentro de las células de algunos insectos como mariposas, polillas o moscas de la fruta. Cuando los mosquitos Aedes aegypti, responsables de infectar a los humanos con enfermedades como dengue, zika y chikunguña, son modificados con esta bacteria, quedan incapacitados para propagar dichas enfermedades.

El descubrimiento de este fundamento científico, fue realizado por investigadores australianos del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet) de la Universidad de Antioquia, quienes lideran el proyecto “Eliminar el Dengue Desafío Colombia”. La iniciativa consiste en liberar en Medellín mosquitos portadores de Wolbachia para que se apareen con los mosquitos locales, transmitan la bacteria a su descendencia y así disminuyan los casos de dengue, zika y chikunguña en la ciudad.

La prueba piloto inició en el barrio París de Bello. Allí presentaron el proyecto de casa en casa, realizaron capacitaciones y la comunidad dio su consentimiento para liberar los mosquitos. Así, se liberaron entre dos y tres mosquitos por vivienda durante varias semanas. La evaluación posterior de los resultados fue muy positiva: tras terminar las intervenciones, el 95 por ciento de los mosquitos del barrio Paris ahora portan Wolbachia y no pueden propagar el dengue.

Con estos buenos resultados, la Organización Mundial de la Salud —OMS— avaló el proyecto y le pidió al gobierno y a los ministerios que evalúen esta nueva medida de control, debido a su preocupación ante la ineficacia de los métodos actuales para mitigar los contagios de dengue y de lo contaminante que resulta para el medio ambiente procesos como las fumigaciones.