Por: Ana Carolina Sánchez

En esta edición nace “Los candidatos a la Alcaldía responden” un espacio donde CENTRÓPOLIS conversa con los aspirantes al cargo de primer mandatario de nuestra ciudad, acerca de sus propuestas para el centro. Hoy, hablaremos sobre Prado.

Si un barrio tiene historia e influencia en el desarrollo de Medellín, es el barrio Prado. Allí se pensó el crecimiento de la ciudad, se habló de economía, de industria e incluso se realizaron reuniones políticas de la época. Es un barrio lleno de historia, de cultura y de hermosa arquitectura.

Hoy, Prado ve el deterioro de sus casas y, sus calles ven reflejada la inseguridad de la ciudad. Sin embargo, sigue teniendo grandes posibilidades de desarrollo cultural, económico y social.

Estas son las propuestas que los aspirantes a ser Alcalde o Alcaldesa de Medellín, harían si llegan a ocupar el cargo de primer mandatario de Medellín.

Ana Cristina Moreno Palacios

Hay dos caminos, uno práctico en función de destinar un equipo social y técnico de la alcaldía de Medellín que visite cuadra por cuadra cada una de las viviendas con el fin de realizar acompañamiento social y verificar los usos de los lugares, qué está funcionando y en qué condiciones, y con la información recogida realizar un plan de trabajo para ajustarlo a las condiciones que se deben cumplir.

Lo segundo, tiene que ver con la generalidad, el barrio tiene plan especial de protección patrimonial, está regulado a través del plan de ordenamiento territorial de Medellín, el cual está vigente desde 2014, y adicionalmente está inmerso en el proyecto Río Centro, que está por decreto de 2015. Todo lo que vaya a hacerse en Prado, debe circunscribirse a estos instrumentos, por eso estamos en mora de tener reglamentados los instrumentos de gestión del POT 2014, estos instrumentos le darán vida los desarrollos previstos para Prado, por ejemplo, la transferencia de derechos de construcción, se necesita que esto esté reglamentado para poder obtener como alcaldía de Medellín unos recursos que permitan intervenir en la restauración y conservación de la arquitectura patrimonial del barrio.

Alfredo Ramos Maya

Yo quiero crear áreas de desarrollo naranja, algo que el gobierno nacional viene implementando, son áreas de desarrollo e innovación. Particularmente en el barrio Prado debemos trabajar en la conservación arquitectónica y patrimonial, es una zona que debe ser bien cuidada y protegida.

Se debe promover unas alternativas de desarrollo económico asociadas a la cultura, pues es una característica de la zona, en esta misma línea promover eventos gastronómicos, por ejemplo. Esta debe ser una zona de teatros, museos, restaurantes de alta calidad, hoteles boutique, salas de exhibición, promover un entorno asociado a la cultura, al entretenimiento y al desarrollo de ciudad, conservando las características patrimoniales y con zonas peatonales, fortalecer la arborización y aumentando jardines.

Habilitar parqueaderos en los alrededores, pero que la personas ingresen peatonalmente para el disfrute del lugar. Las vías con tránsito vehicular, no deben ser vías rápidas, máximo 30 k/h, con sobresaltos, que desaceleren el paso de los vehículos para que sea una zona habitable, caminable, disfrutable por parte de los ciudadanos.

De esta forma se puede generar esa área de desarrollo naranja en concordancia con el gobierno nacional, generando una zona descentralizada de la cultura, recuperando la caminabilidad, donde los ciudadanos se sientan tranquilos y seguros, con iluminación, actividades culturales nocturnas, no solo al interior de las casas, sino también callejeras.
Prado tiene toda la infraestructura física para volverse ese centro patrimonial, con inversión pública y privada. No solo tiene gran valor patrimonial e histórico, es una zona de alto potencial de desarrollo en el centro de Medellín.

Por su parte, la seguridad comienza con recuperar la confianza de los ciudadanos en el lugar, con actividades en las que las personas puedan apropiarse de sus calles. No obstante, se debe trabajar de la mano con la policía para una mayor operatividad, sin ser una policía invasiva, además de invertir en mucha tecnología que permita mayor control.

Beatriz Rave

La recuperación del Centro en general y de Prado en Particular tiene que ser integral, físico espacial, económica y social. Algunos de los problemas del centro tienen que ver con qué los edificios existentes, especialmente los de valor patrimonial son insostenibles.

Teniendo en cuenta lo anterior, Prado requiere:

1. Una recuperación integral físico espacial, social y reactivación económica. El abandono de los usos más rentables genera una espiral de deterioro y ocupación de usos informales.

2. Promoción de vivienda nueva y reciclaje de edificios de interés cultural, permitiendo la subdivisión, conservando los atributos de valor patrimonial. Generando espacios para familias pequeñas o unipersonales. Esta subdivisión aplica también para los edificios residenciales, no solo a los de valor patrimonial, favoreciendo una oferta de calidad arquitectónica con áreas más acordes a la demanda, bajando costos fijos de administración y predial.

Lo anterior porque actualmente hay una subdivisión de los apartamentos de grandes áreas q se han ido convirtiendo en inquilinatos. Lo que se pretende es favorecer la subdivisión formalmente.

3. Promoción de usos diversos complementarios, incentivando uso institucional educativo y cultural, además de otros usos que permitan la reactivación económica y que revitalicen el sector.

4. Privilegiar en esta zona la peatonalización y el uso del transporte público y sostenible, para recuperar de paso el espacio público

En síntesis, la recuperación tiene que ser integral, tiene que ser físico espacial, social y reactivación económica, no puede ser solo recuperación del espacio público. Esta recuperación debe convocar a nueva vivienda a través de redensificación en los bordes del barrio Prado y probablemente el reciclaje de los edificios que hay tradicionales, a través de subdivisión predial, con desarrollos restringidos en altura al interior de las manzanas. Promover nuevos usos institucionales como las universidades, hospitales y otros servicios complementarios que generen reactivación económica.

César Hernández

Desde mi ejercicio de lo público, tuve la inmensa fortuna de participar en la Planificación de lo que hoy hace la Alcaldía de Medellín. En el desarrollo del Plan Estratégico del Centro, pudimos cruzar las 13 propuestas que se tienen para la comuna 10, las cuales incluyen lo que propone el POT, y las políticas de los alcaldes Fajardo, Alonso, Aníbal y Federico, lo que permitió lograr un procesos claro de priorización, que llevó a que esta Alcaldía debía ejecutar los proyectos desde la Playa parta Alta, hasta el Museo de Antioquia, y entre Carabobo y la Avenida San Juan. Se generó un polígono de trabajo para el desarrollo de 14 paseos urbano, 26 parques públicos y el ordenamiento del espacio público.

Coherente con lo que planificamos, y teniendo en cuenta la etapa que se le propone al siguiente alcalde, la idea es trabajar el polígono que va desde la Playa hacia el norte, hacia el Parque Bolívar, y de ahí la conexión de Ecuador, Argentina, de ingreso al plan específico de manejo y protección para Prado, el cual está constituido en el POT.
Para ello hay que tener en cuenta:

1. El Plan Específico de Manejo y Protección requiere hacer un inventario que ya existe, a partir de este generar alianzas pública privadas, buscando que las edificaciones que son patrimoniales, y que tienen hoy una ocupación que no van de la mano con la infraestructura que hay allí, se les dé el uso permitido. Con estas alianzas público privadas se busca promover la conservación de lo patrimonial, y enfocar esfuerzos a la construcción de un distrito de cultura, arte y gastronomía, de tal manera que cuando se completen los paseos urbanos que van de conexión entre la Playa y Prado, realmente Prado ya tenga una transformación y se articule con el Centro de Medellín.

2. Y para cerrar el proceso con Prado, hay que armar el anillo del centro para el sistema de transporte, que está entre Echeverri, La Oriental, San Juan e Industriales, porque por Ecuador, por todo el barrio Prado, pasa la conexión de la línea 2 de Metroplús, que va hacia Palos Verdes, allí debemos hacer una manejo especial de tránsito y de red caminera, para que el día de mañana los pasos urbanos que se hagan en Prado tengan todo la iluminación, espacio público y señalética, acorde a un distrito gastronómico, cultural y patrimonial

Jaime Cuartas

Para la recuperación del barrio Prado es importante la recuperación del espacio público, el cual requiere de diferentes estrategias desde la administración municipal, debemos ser capaces de devolverle a la ciudad la confianza en las calles, es por esto que la iluminación es clave, estamos en la capacidad de tener un sistema de iluminación envidiable a nivel mundial y debemos trabajar por ello.

Además, recorrer el barrio Prado, así como los diferentes barrios del centro, debe ser cómodo para el peatón, es por ello que las rutas camineras, ciclorutas y sus jardineras, deben estar en las mejores condiciones, con mantenimiento constante y continuidad en su recorrido.

Con mejor iluminación y más espacio público acorde a la necesidad del peatón se establecen unas bases mínimas, sin embargo, la seguridad no se consigue sólo con estas dos estrategias, debemos tener un patrullaje constante por parte de nuestra fuerza pública, con respuesta oportuna y monitoreo de cámaras, así como son herramientas de nueva tecnología para la seguridad.

Desde el 2017 Medellín cuenta con una Política Pública para los Inquilinatos, este es un instrumento de orientación y planificación encaminado a mejorar la calidad de vida de las personas que habitan este tipo de edificaciones. Es importante fortalecer este recurso con programas y proyectos que reconozcan las necesidades de esta población y les brinden acompañamiento y oportunidades a la vez que se conserva el valor patrimonial de estos bienes.

Jesús Aníbal Echeverri

Prado Centro es un ícono de nuestra ciudad, ya que en este barrio vivieron grandes personalidades del mundo político y empresarial. Lo primero que tenemos que hacer es organizar un referente de ciudad que realmente nos lleve a lo que significa este barrio, y para eso tendremos que organizar un liderazgo con sentido de pertenencia de cada uno de los ciudadanos que residen en el sector, así como de los que están de paso porque montaron una empresa, hay una clínica u otras razones. Para ello es importante definir un Plan de Desarrollo Local, en el cual queden explícitas las problemáticas para buscar soluciones.

Hay unos temas muy importantes, frente a la seguridad, aquí debe haber aumento del pie de fuerza y aumento de cámaras, además de un programa que realmente ataque el consumo de droga, de habitante de calle, que en muchos casos están relacionados.

Hay que trabajar mucho el tema de los equipamentos y hacer una revisión del POT, pues allá hay lugares que sirven para aumentar el problema de desorden y no cumplen con los usos que promueve el POT, y los que realmente cumplen con la norma, tienen un nivel de exigencia tan alto que difícilmente pueden cumplir.

Al residente hay que protegerlo y motivarlo a que permanezca y tenga una querencia por el barrio.

Allí tenemos que unificar una cantidad de elementos y de hechos, y por eso en el plan de desarrollo del futuro alcalde de Medellín, deberá haber un único capítulo que se llame problemas y soluciones del barrio Prado Centro, para que este barrio en el tiempo permanezca como ícono de la ciudad.

Luis Bernardo Vélez

Prado está ubicado en medio del Centro Tradicional y el Distrito de la Innovación, esto sumado a sus grandes características históricas y arquitecturas que lo hicieron merecedor de ser considerado el único barrio patrimonial de Medellín, lo convierte en una zona muy atractiva para el desarrollo y articulación de la cultural, identidad y el desarrollo económico y social de la ciudad, donde podrían interactuar permanentemente grandes empresarios, turistas y funcionarios, de Medellín, Colombia y el Mundo.

El esfuerzo debe ser de la Administración, pero en compañía de la inversión privada que llegue de manera articulada y estructurada, buscando potenciar las casas de reconocimiento patrimonial, con algunas actividades que promuevan la cultura, la historia, el comercio, la gastronomía y la hotelería de primer nivel. Volver a llevar la Casa del Alcalde al uso que se propuso cuando se adquirió en la administración de Juan Gómez, pues con la presencia del alcalde no solo se ratifica la importancia del barrio para la administración, sino que se refuerzan temas como el de vigilancia y acompañamiento. Además, algunos de los predios patrimoniales que hoy pertenecen a la administración, podrían convertirse en almacenes especializados para la venta de artículos de los emprendedores de la ciudad, brindando oportunidades de comercialización e ingresos de los ciudadanos de zonas vulnerables.

No obstante, se debe reconocer el trabajo que ya vienen realizando los colectivos culturales y los líderes del barrio, con el fin de promover la apropiación del espacio público con actividades culturales que inviten a la ciudad a volver a este barrio tradicional. Para ello la administración también debe invertir en iluminación que invite a caminar y resalte los valores arquitectónicos del lugar, y semipeatonalización de algunas de sus calles; llevar a cabo el parque que ya se le prometió a la comunidad en límites con Barranquilla y revisar la situación de las casas a las que hoy no se les está dando el uso permitido por la normatividad. Darle vida a las calles es muy importante, porque la oscuridad y la soledad de las calles le abren la puerta a la delincuencia.

El tema de los inquilinatos es un tema sensible, hay que brindarle oportunidades a todas estas personas que llegan hoy al barrio a hacinarse en estos hogares, y a los dueños de estas casas, ofrecerles orientación en desarrollo económico legal, con estándares de calidad y protegiendo los bienes patrimoniales, convirtiendo el uso habitacional sin condiciones en un uso legal y con ingresos más rentables y seguros.

El tema de habitantes de calle y en situación de calle, no es un problema solo de Prado, para ellos hay que duplicar esfuerzos en procesos de acompañamiento psicosocial, aumentar los cupos y sedes de las granjas productivas que ya han demostrado resultados importantes en términos de resocialización. Hay que invertir en procesos que tengan un efecto permanente y no que traslade la problemática de un barrio para el otro.

Con lo anterior, se puede lograr generar corredor que una a todo el sector de emprendimiento y universidades con el centro tradicional, convirtiendo a Prado en un punto de encuentro cultural, social y económico de la ciudad.

Luis Fernando Begué

El barrio prado se puede recuperar resolviendo el problema de sus alrededores, construyendo vivienda de interés social o no, y así evitar los problemas de inseguridad que baja de los barrios que lo rodean. Segundo, se debe crear bulevares turísticos y parques, así como recuperando las viviendas patrimoniales. Tercero, llevando algunas instituciones del municipio para esa zona, de tal forma que llegue mucha seguridad al barrio.

Así como incluir un colegio de calidad en la zona, para los jóvenes que viven en el sector.

Luis Miguel Úsuga

Para atender la problemática que se presenta en el barrio Prado en temas de seguridad y habitantes en situación de calle, se debe implementar la misma estrategia de toda la ciudad.
Para Prado, específicamente, nosotros vamos a implementar una política pública de emprendimiento cultural y creativo, con el diseño e implementación de Distritos culturales y creativos.

Ya hoy contamos con dos Distritos que se están implementando desde el sector privado, uno en el Perpetuo Socorro y otro en San Ignacio (Comfama los está impulsando). La idea de estos Distritos Culturales, que además están impulsados por la política del Presidente Duque, se denomina Áreas de Desarrollo Naranja –ADN-. Estos espacios tienen varias intervenciones, dándole una vocación diferente al territorio, se logran solucionar problemas como los inquilinatos y la depreciación de las propiedades.

Debemos contar con que el barrio tiene una declaratoria patrimonial, que debe proteger la integridad arquitectónica. Un distrito creativo como el que proponemos tiene en cuenta la adecuación del espacio como herramienta para fomentar los emprendimientos culturales y creativos, incluyendo una iluminación adecuada, que sea funcional y que resalte las características arquitectónicas del barrio para que atraiga la mirada del público local y turístico.

Es importante ampliar los espacios peatonales y asegurar espacios para parqueaderos. Incentivar la inversión de privados, para lo cual revisaremos cómo hacerlo desde el POT, teniendo en cuenta el uso del suelo. Otras medidas como conectividad y acompañamiento de créditos puente son importantes. Hoy hay más de 800 mil millones de pesos a través de FINDETER y otros mecanismos, acompañamiento en crédito y formación, con la oferta de la ciudad que se vincularían a los proyectos culturales y creativos que ya existe en el Barrio, lo que fomentaría la llegada de unos nuevos.

La administración ya ha adquirido algunos predios en el barrio, y se implementará política de compra de propiedades que estén en riesgo, como el caso de inquilinatos, para proteger los bienes y para desestimular el uso indebido. La idea es que haya una concentración de proyectos productivos en temas muy específicos como gastronomía, cultura, moda, diseño, teatro, cine, entre otros. Cuidando lo que ya está.

Santiago Gómez

Para el 2019 comienza a desarrollarse un proyecto de la Agencia APP de la Alcaldía de Medellín, donde se van a intervenir en varias vías, con urbanismo verde y además se está trabajando en 12 propiedades con reconocimiento patrimonial, para llevar negocios (restaurantes, galerías de arte…) que llamen la atención de ciudadanos y turistas, en total hay una inversión de más de 7 mil millones de pesos.

Lo que sigue es trabajar en la disminuir la inseguridad y en las ventas informales, esto lo logramos llevando vivientes y negocios que le den vida al Barrio.

La idea es continuar con el proceso que se viene realizando en el Centro de la Ciudad.

Víctor Correa

Uno de los elementos más importantes para recuperar la seguridad en un territorio, es que el territorio tenga vida, y esa vida debe estar relacionada con la vocación que ya se ha construido allí.

Más allá de las drogas, los problemas de habitantes de calle y otros que recientemente se han presentado allí con inquilinatos y otras formas irregulares de vivenda, hay que potenciar el valor artístico y cultural, buscando formas de apropiarse del territorio desde la cultura y la arquitectura, que ayude a recuperar el dinamismo y la vida.

Un lugar que no se ocupa, y que no se habita es un lugar inseguro. Se debe trabajar en una agenda de ocupación cultural y artístico espacio público, por eso es importante acompañar a las organizaciones culturales que tienen asiento allí en el territorio, sin descuidar una serie de problemas que circundan el sector, las cuales deben ser atendidas, ejemplo: habitantes de calle, consumo de drogas y demás, muchos de ellos asociados a problemas de sectores cercanos, como por ejemplo el caso del desalojo de Barbacoas, que ha provocado alunas situaciones difíciles que requiere una atención más integral, teniendo en cuenta, además, que hay unas dinámicas criminales que se han asentado en el territorio, lo que requiere un ejercicio muy fuerte de inteligencia por parte de los organismos del estado, para también dar con la desarticulación de las mismas.

Durante esta edición algunas voces no respondieron a la invitación, sin embargo, se espera que se sumen pronto a “Los candidatos a la Alcaldía responden” un espacio neutral para acercar el futuro de Medellín a sus habitantes.