Aguadulce está ubicado al lado de Profamilia, en el Parque del Periodista, en una hermosa casona de los años 30.

Aguadulce es como un restaurante de esos hippie chic de El Poblado o de Laureles. Funciona en una casona de los años 30, de las que tienen zaguán, patio central, salas inmensas y esas cocinas para alimentar familias de 20 hijos. Se levanta independiente y poderoso al lado de Profamilia y de la Academia Antioqueña de Historia, en el Parque del Periodista. Tan señorial es que ni el humo emanado por los marihuaneros de la zona llega hasta sus adentros. En este sitio venden la mejor crema de zanahoria con jengibre y naranja del mundo.

Lo regenta el artista plástico jericoano Alonso Giraldo Santa desde hace 12 años, cuando ocupó la casa gracias a una herencia familiar. “Estaba caída, en manos de viciosos. Mi esposa estudió administración educativa pero el trabajo estaba duro, entonces hizo un curso de cocina en Comfenalco, ya habíamos tenido un restaurante en Jericó, y decidimos montarlo aquí en esta casa, en la que también vivimos y tengo el taller artístico porque es inmensa. Soy un reciclador”, dice Alonso.

“Me traje un señor de Jericó con un camión de boñiga y con esa técnica restauré la casa. Espanté a los viciosos y aquí voy, me llevo muy bien con los vecinos, no tengo problema con los pelaos del parque”. Cuenta.

En este sitio venden la mejor crema de zanahoria con jengibre y naranja del mundo.

La casa está adornada por antigüedades, carteles viejos, de esos que se hacían en aluminio. Hay fogones de época, surtidores de gasolina, exhibidores y, claro, obras de arte contemporáneo, autoría de Alonso, colgando de las enormes paredes. En la sala de espera hay sillas de los cines de antaño, porque a veces, en semana y a la hora del almuerzo, la fila es de respeto.

Alonso empezó con cuatro mesas. El lugar se caracteriza por su aseo y la calidad de su cocina, dice que la bandeja con chicharrón es su plato estrella, aunque para el menú del día hay planificación de dos meses sin repetir receta.

La idea a futuro es abrir de noche, aunque el tema no lo trasnocha. Solo quiere dar la oportunidad a muchachos que quieren trabajar. “La gente viene aquí porque somos tranquilos y sencillos, esa es la clave del éxito”. Puntualiza Alonso.