Por Piedad Patricia Restrepo Directora de Medellín Cómo Vamos

En Medellín Cómo Vamos siempre hemos entendido la calidad de vida desde un concepto integral que involucra también la opinión de los ciudadanos, especialmente sobre su satisfacción con los bienes y servicios que ofrece la ciudad. Es por esto que desde el año 2006 realizamos de forma ininterrumpida una Encuesta de Percepción, llegando a más de 1.500 hogares de la ciudad, con representatividad para las seis zonas urbanas, por sexos y niveles socioeconómicos.

Aunque la Encuesta no tiene representatividad por comunas, La Candelaria está incluida en la zona centro-oriental, junto con Buenos Aires y Villa Hermosa. Este año las tres representaron un 16% de la muestra y para ellas en su conjunto sí es representativa.

El contexto general de la Encuesta muestra que en la zona centro-oriental, con un 79%, hubo menor satisfacción frente a la ciudad como un lugar para vivir en comparación con el promedio de la ciudad. Se ubicó cuatro puntos porcentuales por debajo, mientas que frente a la de mayor satisfacción, que fue la sur-oriental, se ubicó once puntos por debajo.

Lea también “habitemos el centro”, otra columna de Medellín Cómo Vamos. 

En la evaluación individual de la calidad de vida en una escala que va de cero a diez, donde cero es la peor vida posible y diez la mejor, los habitantes de la zona centro-oriental se ubicaron en el penúltimo lugar con una calificación de 6,9/10, es decir 0,3 puntos por encima de la zona nororiental y 0,6 puntos por debajo de la suroriental que fue la de más alta valoración.

En cuanto a la autopercepción de pobreza, la zona centro-oriental se ubicó similar al promedio de la ciudad con un 17%.

Frente a los bienes y servicios, la zona centro-oriental es la de menor satisfacción con la educación que reciben los niños y jóvenes de 5 a 17 años con el 67%, doce puntos por debajo del promedio de la ciudad y veintiséis puntos porcentuales menos frente a la zona de más alta satisfacción con la educación que fue la suroriental.

En seguridad, un 16% de los habitantes de la zona dijeron haber sido víctimas de un delito en el último año, estando solo por debajo de la centro-oriental donde ese porcentaje llegó al 17%.

La satisfacción con la vivienda muestra a la zona centro-oriental en el último lugar con un 79%, seis puntos porcentuales menos que esta valoración en el promedio de la ciudad, y dieciséis puntos porcentuales menos que la de más alta satisfacción que fue la suroriental. Asimismo, la satisfacción con el espacio público de la ciudad fue la menor en la centro-oriental con un 47%, seis puntos por debajo del promedio de la ciudad y quince puntos porcentuales menos en relación con la suroccidental que fue la de mayor satisfacción.

En gestión pública, los habitantes de la zona centro-oriental fueron los menos satisfechos con la forma en la que la Alcaldía invirtió los recursos, frente a las otras zonas urbanas de la ciudad, así como la zona donde hubo un porcentaje más alto de personas que consideraron que la corrupción en Medellín aumentó en el último año.

Los tres temas priorizados por los habitantes de la centro-oriental como los más importantes para que la Alcaldía de Medellín destine recursos y esfuerzos coinciden con los de la ciudad en general: salud con el 53%, empleo con el 50% y educación con el 46%, este último tema fue más demandado en esta zona, con cuatro puntos porcentuales por encima del promedio de la ciudad, en consonancia con una menor satisfacción de los hogares en esta zona en cuanto a la educación que reciben sus niños y jóvenes.