¿Cómo es el proceso para la instalación de los jardines verticales y qué beneficios traen para la ciudad? Le contamos qué hay detrás de estas estrategias ambientales de la Alcaldía de Medellín. 

Por: Valentina Castaño Marín

En el año 2017, entre múltiples debates por opciones para frenar el crecimiento del problema ambiental en la ciudad, los muros verdes comenzaron a erigirse como una llamativa novedad. Hoy, ya no es extraño ver enormes áreas de paredes y columnas cubiertas por enredaderas espesas.

Si bien pareciera a veces que las plantas engullen del asfalto de un día para otro, como si de magia se tratase, la realidad es que la Secretaría de Medio Ambiente ha trabajado de forma ardua en estos jardines verticales, implantando 7.105 m² de estos desde el año 2017, acción que supera la proyección inicial de 5.000 m² para el final del cuatrienio de la administración de Federico Gutiérrez.

El procedimiento

Toda gestión de infraestructura verde por parte de la Secretaría de Medio Ambiente está compuesta por cuatro fases: planeación de la infraestructura verde, diseño del componente verde, operación y mantenimiento, acompañadas de un componente social que está activo durante la totalidad del proceso.

La red de infraestructura verde, de la que hacen parte los muros verdes, está compuesta por plantas que deben pasar por largos procesos antes de llegar a su último destino. Para esto, la Secretaría de Medio Ambiente tiene como contratista al Jardín Botánico de Medellín. A este lugar llegan las especies de plantas seleccionadas previamente al diseñar el componente verde, provenientes de viveros que tienen convenio con el Jardín (ver cuadro). Si bien hay una variada gama de especies para escoger dependiendo de las necesidades del espacio en donde se hará la instalación, se está apuntando fuertemente a que los jardines que se siembren sean de plantas hospederas que atraigan polinizadores, mariposas y abejas, en un afán por conservar la vida de estas criaturas de las que depende nuestra existencia.

Una vez las plantas son descargadas de los camiones por parte de jardineros expertos, se les destina un espacio controlado donde son vigiladas por una o dos semanas para asegurarse que estén sanas y en condiciones de sobrevivir al trasplante. De esta manera se asegura que la mayor cantidad de individuos permanezcan con vida una vez los jardineros completan la instalación.

¿Para qué funcionan los muros verdes?

Los beneficios son realmente sorprendentes. Además de atrapar polvo y material particulado nocivo para las vías respiratorias, es aislante natural del ruido, reduce la temperatura puesto que atrapa los rayos solares en lugar de reflectarlos y solucionan el síndrome del edificio enfermo (SEE).

El Secretario de Medio Ambiente, Sergio Andrés Orozco Escobar, comenta al respecto: “La infraestructura verde, entendida como las adecuaciones paisajísticas conformadas por árboles, zonas verdes blandas y otras zonas no impermeabilizadas con pisos duros, contribuye a minimizar los riesgos de inundación en época de lluvia. Esto, debido a que estas estructuras permiten la retención del agua de escorrentía producto de la lluvia, disminuyendo la intensidad y tiempo de entrega de los caudales a las quebradas u otras obras de recolección, con lo que finalmente se reducen los riesgos de inundación”.

En Medellín se han instalado 23 muros verdes, estos son:

Entregados en 2017:

  • Ecoparque La Hueso.
  • Villa del Socorro.
  • Plaza Mayor.
  • Ecoparque El Molino.

Entregados en 2018:

  • Biblioteca San Javier y Cedezo.
  • Alcaldía.
  • Avenida Ferrocarril por Metroplus de Plaza Mayor.
  • Palacio de Justicia.
  • Glorieta de la 33 con avenida
  • Ferrocarril.
  • Glorieta estación del Metro Aguacatala.
  • Viaducto Metro Estadio (carrera 70).
  • Viaducto Metro (carrera 73) y muro del Estadio Atanasio Girardot.
  • Viaducto del Metro, estación Hospital.
  • Casa de Gobierno Altavista. Entregados en 2019:
  • Dos en Glorieta estación Aguacatala del Metro.
  • Intercambio Vial Puente de la 4 Sur.
  • Dos en Intercambio Vial Loma de los Parra.
  • Dos en Deprimido San Juan Alpujarra.
  • Quebrada El Aguacate.
  • Viaducto del Metro de estación Suramericana hacia la Macarena.

Componente Social

El Jardín Botánico opera dos proyectos de silvicultura, uno de Secretaría de Infraestructura Física relacionado con las instalaciones en vías (corredores verdes), y el otro de la Secretaría de Medio Ambiente, que se ejecuta en retiros de quebradas y eco-parques.

Este último proyecto se caracteriza por su componente social, que va de la mano de una profesional en esa área, una técnica y dos promotores que están en campo de manera constante. El componente forestal por otro lado, lo conforman ingenieros, técnicos y jardineros, quienes cumplen un papel imprescindible en la siembra, repoblación de jardines e intercambio de árboles.

La parte fundamental del componente social es el trabajo que se hace con la comunidad para la correcta apropiación de esta infraestructura verde. En la comuna 10, un lugar donde convergen miles, pero habitan por pocos, hay una gran falencia en cuanto al sentido de pertenencia al territorio, no muchos sienten el espacio público como algo suyo que está ahí pensando en su bienestar.

Conscientes de esta problemática y entendiendo la infraestructura verde, más allá de su componente estético, como factor determinante para la sostenibilidad y la calidad de vida de los ciudadanos, la Secretaría de Medio Ambiente, de nuevo con el apoyo técnico del Jardín Botánico, realizó el Manual de Silvicultura Urbana para Medellín.

Esta es una herramienta que busca consolidar una cultura en torno al espacio verde, que nos invite a una relación más consciente y armónica con la flora urbana y que se puede consultar de manera sencilla y gratuita en el portal del SIGAM (Sistema de gestión ambiental de Medellín) www.medellin. gov.co/sigam/

La invitación ahora es a leerlo y conocer un poco más a fondo de qué se trata todo esto de la flora urbana, la conservación de la biodiversidad y la relación respetuosa con las zonas verdes.