“Lo que hay detrás de una moneda” es la campaña que tiene el propósito de reintegrar socialmente a 400 personas en estado crítico y alto riesgo social y generar conciencia ciudadana frente a las implicaciones en la mendicidad que trae dar una limosna.

El Centro, Laureles, El Poblado, Belén y Guayabal son las zonas hasta donde se espera hacer llegar el mensaje para desestimular la entrega de limosna a personas en situación de calle.

“Esa moneda lo que hace es propiciar que la persona caiga más en el mundo de las drogas, que siga esclavizada. Nosotros tenemos toda la oferta con granjas para la resocialización. La apuesta es sacar a las personas de las drogas y que rescaten su proyecto de vida”, dijo el secretario de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, Luis Bernardo Vélez Montoya.

Con la campaña Lo que hay detrás de una moneda, la Alcaldía de Medellín busca que los ciudadanos conozcan la realidad de la entrega de dinero a las personas en situación de calle.

La Administración enfatizó en que la mejor forma de ayudar a las personas adictas en situación de calle es vigilando que los recursos destinados por dicha entidad para su tratamiento se ejecuten correctamente y se evite así darles limosna.